lunes, 18 de junio de 2018

Tras el traslado




Foto del autor



Tras el traslado

La operación búsqueda, encuentro, mudanza e instalación está a punto de completarse.

Tras arduos esfuerzos, con crisis de desasosiego incluida, ante la desesperanza por no encontrar algo mínimamente decente a un precio asequible, dentro de los límites de la ciudad, al fin puedo anunciar: 

¡Ya tengo vivienda!

Al menos por un tiempo de tres años, que es lo que últimamente duran ahora  los contratos de alquiler.

Puedo dar fe, que es así en las mejores condiciones, pues hay quién firma por menos. Todo depende del grado de confianza que irradies y de las ganas de la propiedad por tener siempre disponible la vivienda, por si hay cambios que le representen la obtención de un mejor beneficio.

Así las cosas, el desmontar una vivienda, mudarse  a otra y acondicionarla, pintándola y esas cosas que se hacen al entrar en un nuevo piso, te provocan un estrés, que no es moco de pavo.

A pesar de que te acostumbras a vivir entre cajas y a buscar las cosas, siguiendo las pistas que tú mismo has dejado por escrito, para que lo comprenda el indio que fuiste de pequeño, la cosa muy cómoda no es.

Acabas trasladando las montañas artificiales, cual dunas movidas por una fe que desconocías poseer, para poder despejar  lo mínimo que permita acceder a esa pared rosa palo desvaído, que no sabes a quién en su sano juicio se le ocurrió pintar.

A no ser, todo es posible, que estuviera bajo los efectos de un alucinógeno, lo cual no puede servir de eximente ante un buen togado mesetario.

De forma que arremeto con un rodillo bien untado de una impoluta pintura cuyo blanco no ofrece ninguna duda de la neutralidad de los habitantes.

Podemos haber traído algún elemento nocivo, una pulga infecciosa, un roedor escondido entre las cajas de la cocina, una cucaracha con veleidades literarias, nunca se sabe.

El estar leyendo La peste del insigne Albert Camus, me hace delirar más de la cuenta, dada la paranoia que se vive por nuestros lares últimamente.

Parece, que lo que era válido tras los desgraciados efectos desbastadores, que el enfrentamiento europeo produjo en la fértil mente del escritor, siguen plenamente vigentes hoy en día.

La peste nos puede atacar de nuevo, hay quién se relame sólo de pensarlo, pues le puede dar los beneficios de una tajada importante en sus mezquinas aspiraciones políticas cortoplacistas.


Junio 2018


42 comentarios:

  1. Hola Alfred!
    Conozco ese estrés, llevó seis mudanzas en mi vida adulta, así que vengo a animarte: en un mes ya te sientes en tu nido de nuevo!
    Aprovecha y tira aquellas cajas que tardes en abrir que no desechaste por nostalgia. Aire!
    Un achuchón fuertote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola lopillas!
      Este es el quinto para mi, está vez sólo con uno de mis hijos, la familia se reduce. Si bien hay que decir que los otros vinieron a echar una una mano.
      Sí, ahora es cuestión de poner un poco de orden y adecentar el caos.
      No sabes la cantidad de cosas que he dejado por el camino y las que voy a dejar.
      Gracias por el achchón, reconforta!

      Eliminar
  2. Espero que las cosas se vayan normalizando poco a poco para ti y puedas darle a tu nueva casa la categoría de hogar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso de darle tal categoría...está por ver. Ahora no hay señora que ponga ese toque. Pero todo se andará.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Alfred , se bienvenido a tu nueva casa , que estoy segura que aquí también seras feliz , con todos nosotros ya que como físicamente no podemos estar contigo , pues lo estamos de forma virtual , yo te digo como nuestra amiga Lopillas , yo también tengo unas cuantas mudanzas en mis 42 años y todavía no estoy segura de hacer otra más , me alegro de que ya tengas casa , sabes en estos días te echado mucho de menos , te deseo una feliz semana amigo mío , aquí te dejo mi beso de buenas noches , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor!
      Gracias! Espero que una vez bien instalados, podamos desarrollar una vida feliz. Gracias por el beso, que me da muchos ánimos.

      Eliminar
  4. Una aventura agotadora, pero que luego, ya instalado y sintiendo esa casa como propia, uno da por pasado y respira. Leer la peste mientras tanto no sé si era le libro más idóneo, por cierto :-)

    Un beso y feliz llegada a tu nuevo hogar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agotadora y que cada vez me cansa más. Esperemos que tenga una temporada larga de descanso.
      No, seguramente no era la lectura más apropiada, pero era la que no estaba embalada. :)
      Muchas gracias! Un beso.

      Eliminar
  5. Mucho ánimo Alfred. Me alegra que ya tengas un nuevo hogar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Alfred. ¡Cómo te entiendo! He cambiado cuatro veces de casa. Lo único positivo es que tiro mucho en cada cambio de lo acumulado.
    En cuanto a la peste sí, todo sigue vigente con otros nombres por desgracia. Bueno que seas muy feliz en tu nueva vivienda, ya nos contarás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mara. ¡Gracias! A veces con tristeza y a veces con alivio, en cada traslado se van dejando cosas que solo son recuerdos, o trastos viejos, según cómo se les mire.
      La evolución socio política, da que pensar que estamos en una regresión preocupante. El aumento del populismo y el comportamiento autoritario, como único argumento, lo hacen bien visible.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Jajajajajaj, eres tremendo Alfred, ya te echaba de menos.
    Me alegro ya tengas casa, las mudanzas son un auténtico infierno, el que viene justo después del infierno de encontrar la casa adecuada.
    Lo mejor para tu nueva morada. Ahora a disfrutarla.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)))) ¡Gracias!
      Dicen que es una de las cosas que más estrés produce.
      Espero disfrutarla y volver a poner aquí un buen estado de ánimo.
      Besines.

      Eliminar
  8. Bueno, ya te queda poco.
    Seguro que has pasado mucho estrés.

    En cuanto a la peste del algunos neofalangistas sólo puedo decir que son unos auténticos ciudamalos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se huele el final de este vía crucis personal.
      Un poco, no lo voy a negar.
      En la pequeña historia cotidiana, sólo nos contarán que no deja de ser las peripecias de un médico desencantado, que no se rinde en seguir con su trabajo, a pesar de un ambiente descorazonador. De lo que tu apuntas no les contaran nada de nada.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Suerte que ya has encontrado piso y ahora tienes que pintarlo. Tienes razón ¿A quien se le ocurriría pintar de rosa? Yo tengo toda la casa de blanco creo que se ve mejor.
    Bueno, espero que coloques las cosas pronto pero no te fatigues que hay tiempo para todo.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno ahora ya está blanco blanquito, me queda poca cosa por acabar. He ganado un montón de luz.
      Voy a un ritmo tranquilo, hay que limitarse.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Alfred, me alegro que ya tengas casa, ahora poquito a poco a colocar las cosas, que no se porque, cuando desempaquetamos parece que hayan mas cosas que cuando las empaquetamos.
    En cuanto a la peste, esperemos que no "llegue".

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja. Muchas gracias, no sabes bien, la cantidda de cosas, que aún tengo que poner, en el rincón de cosas para dar. :)
      Estamos en una situación preocupante para que vuelva y nadie hace nada para evitarlo. La ola que azota a Europa es altamente inquietante.
      Besos.

      Eliminar
  11. Hola Alfred, un placer verte tan pronto ,estos días te recordaba .gracias por venir....
    Veo que tú estás de mudanza de casa ,uf eso es algo que a mí me pone mal solo cambiar a veces un muele de sitio...esta casa la tenemos aun en vida de mi marido ,es muy cómoda como la tengo, puesta a mi gusto y así ya no lo cambiare me da mucha pereza mover los trastos. No te canses y disfrútalo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina-Emer, ya me gustaría tener un poco de tranquilidad y dejar durante un tiempo largo, dejar de mover cosas. ¡Gracias!
      Besos.

      Eliminar
  12. Primero. ríamos porque la caja de muy fragil, ha quedado debajo de todas. Esperemos que nada se haya roto :)
    Poco a poco y te adaptas a tu nuevo hogar. Enhorabuena y... busca otra lectura más edificante.
    Abrazo con fuerza y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es para llorar el ver el caso que hacen a las advertencias, los transportistas. Esperemos :)
      La lectura la acabé, es muy edificante y obligaría a lerla en las escuelas, pero ese es otro tema, no sea que se adoctrine indebidamente.
      Un ferte abrazo Sara.

      Eliminar
  13. En cada mudanza es el mejor momento de dejar cosas...atrás..de la vida...un saludo desde Murcia..y que te vaya genial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alp! Por necesidad o por higiene, hay que desprenderse de lastre.
      Un saludo desde Barcelona. Muchas gracias.

      Eliminar
  14. Yo he vivido hace años una mudanza y nunca he creído que fuese tan complicada ¡la cantidad de cosas que vamos guardando!
    Hora es de aligerar nuestra mochila y ser más austeros con lo que creemos es necesario para vivir.
    Y lo digo porque estos días me ha tocado bajar al trastero para rescatar las ropas de verano y bajar las de invierno, he acabado estresada y he llegado a la conclusión de que con mucho menos lo hubiese solucionado.
    Disfruta de tu nueva casa, de ese olor a limpio de las paredes y en cuanto a hacer de "indio" recordando otros tiempos, te deseo mucha suerte, a veces no se encuentran las cosas ni con pistas.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso no es nada, piensa que en el último sitio he estado cinco años, pero con varias mudanzas a cuestas, con lo que limpieza ya había hecho y con todo he tenido que desprenderme de objetos y muebles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Mudarse que espanto
    Lo hice muchas veces de pais de barrio de asa
    hoy encontré la perfecta compañia de no mudarme nunca mas saludos desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un verdadero espanto. La verdad es que me he cambiado mucho de zona. Suerte tienes, que la disfrutes!

      Eliminar
  16. Hola Alfred!
    Me hago cargo de la mala pasada que representa hacer una mudanza aunque yo no haya tenido que hacer ninguna. Tendría un mal humor como una catedral. Hecha lastre de lo que no sea realmente importante para ti. La vivienda tal y como está contemplado, es un mal rollo. Algo ha de cambiar para ir bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Ya ves, ya llevo unas cuantas y no sé cuando será ña próxima, así que al mal tiempo, buena cara.
      En cada una he ido dejando lastre, al final no es tan importante acumular cosas.
      La vivienda en este santo país, es un tema mal contemplado, por mucho que en la sacrosanta constitución, se haga mención al hedo de que todos tenemos derecho a una vivienda digna.

      Eliminar
  17. Espero que este cambio de casa te signifique el comienzo de una etapa feliz, Alfred.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Bravo, ya tienes vivienda, qué bien, Alfred!
    Has escrito un artículo estupendo con insinuaciones de Kafka y recuerdos de La peste, una obra literaria para pensar, no sólo en el ayer, sino en lo que pudiera esperarnos.
    Salud. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rud!
      Ya ves, con la mudanza y acompañado de cierta lectura, la cosa da para mucho. :)
      Salud! Un abrazo!

      Eliminar
  19. Felicidades porque ya la tienes, imagino la preocupación y desasosiego como bien cuentas que ha de generar buscar una nueva vivienda obligado y por desgracia eso es algo habitual y que se propicia con leyes que ayudan muy poco, aunque como bien dices se trata de poner al mal tiempo buena cara y permite ir haciendo limpieza de tantas cosas como se acumulan y que realmente sirven para bien poco.
    Las mudanzas siempre generan mucho estrés, de hecho es de las causas más estresantes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Conxita. Sinceramnete es muy estresante pero ya vamos camino de la superación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Cuánto me alegro de que ya estés casi instalado en tu nuevo hogar!
    Ánimo,Alfred,buena semana.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen!
      Ahora hay que acabar de ponerlo todo en orden :)
      Besos.

      Eliminar
  21. Dicen que las mudanzas son del diablo pero ahora que lo relatas, creo son mas hallar donde vivir y un buen casero.

    Yo no podria mudarme tanto con tanto libro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jo!
      Hay libros que aprecio demasiado para abandonarlos.

      Eliminar