viernes, 26 de enero de 2018

VISITANDO CIUDADES



Foto colección del autor




A veces, te vienen recuerdos de visitas antiguas,

caras y ciudades perdidas por rincones de

la memoria, de otros viajes o de cualquier tipo de

recuerdo que desate una experiencia placentera.

Revolviendo entre viejas fotografías, esas hechas

tras muchas miradas, asegurando encuadre, luz,

velocidad y sobre todo motivo. He regresado a una

época, en que no existía tanta masificación, ni

tantas facilidades, para moverse por eso del

turismo.




Tiempos de partir al grito de: “Carretera y manta”

como forma de viaje.

Aunque las ciudades punteras, en eso de atraer

masas, sean las mismas ahora, que hace cientos de

años, cuando sólo unos pocos visitantes o viajeros,

de esos engominados y con buenos sombreros, se

paseaban por sus monumentos, en esas épocas tan

remotas.


Parecía mentira, que una ciudad tan hermosa y tan

grata de visitar, como era Venecia, se hiciera

esquiva ante la masificación que ya por aquellos

lejanos setenta se preveía.

Viene esto a cuento ante la noticia de la próxima

implantación de semáforos para regular el tráfico

humano, entre sus recoletas calles, con esos

puentes cruzando los canales, donde los

gondoleros hacen auténticos requiebros para no

chocar.


Ha de ser bonito, ver colas de turistas aguardando

su turno para ocupar una calle, plaza, museo,

jardín, posición fotográfica ante la estatua o

elemento arquitectónico digno de tener gravado

para la posteridad.


Imagino que esta medida se irá importando e

imponiendo, en los centros históricos de las

principales capitales con flujo de turistas

desbordante, como puede ser nuestra querida

ciudad de los prodigios, o Viena que es la última

que he visitado y sufrido, del agobio que

producimos, nosotros los turistas.



Sarrià, 26 Enero 2018

32 comentarios:

  1. Son dos asignaturas que tengo pendientes: Venecia y Viena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para la primra has de ir armado de paciencia, para la segunda, en función de la época del año, también :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Venecia e un disparate, por lo que no me sorprende que piensen en el uso de semáforos peatonales. Queda la gracia de perderse en sus rincones, de pasear al anochecer, porque la iluminación es pésima, pero sobre todo queda la esquiva seguridad de que se hunde, sin remedio. Yo estuve tarareando la vie en rose todo el tiempo que estuve. Era la música que me provocaba sin ruido. El ruido ambiental es inmenso, pero para mí vale la pena. O la alegría, mejor dicho :-). Viena es otra historia por los espacios.

    Un beso Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor forma de conocer una ciudad, es no hacer caso de las guías al uso y como bien dices perderse literalmente por ella.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Pues sí, la verdad es que hay lugares tan emblemáticos para el turismo, que la afluencia de personas es increíble, pero bueno, por lo menos ahora podemos viajar con más facilidad, vaya una cosa por otra.
    Venecia, divina, y Viena me encantaría visitarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos queremos conocer, ver, pisotear y disfrutar de lo mismo en el mismo momento. Lo cual hace la cosa algo difícil.
      Te recomiendo su visita, es una ciudad encantadora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Alfred!
    Las aglomeraciones humanas y de vehículos requieren de normas que a veces, en la práctica, no son todo lo estéticas que debieran ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      La afluencia de personas es tan alta que al final se hande tomar medidas drásticas. Es el precio a pagar.

      Eliminar
  5. Ya no voy a ningún sitio donde haya aglomeraciones.
    Para mí es insufrible.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontrar un sitio tranquilo y encantador, lleva su tiempo.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Ya no hay rincón de la tierra, exento de la marabunta humana.
    Abrazo grande, mi amigo poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre quedará ese rincón alejado de la marabunta, que solo conocemos tú y yo. ;)
      Abrazo grande amiga.

      Eliminar
  7. Hace años visité Viena y la disfruté; gente, sí, pero no como para darte codazos. Con Venecia puedo decir lo mismo, ¿semáforos en los canales? Qué horror. Hace unos años que no voy por nuestra querida Ciudad de los prodigios, no me puedo creer que no puedas dar un paso por la masificación turística. Cuando vaya preguntaré en qué época hay menos gente...
    Me gusta esta entrada, has tocado la cultura del viajar y a mí me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los años, los niveles de saturación en las ciudades emblemáticas, van subiendo de forma exponencial.
      Barcelona está cada vez más imposible, pero siempre quedará un rinconcito tranquilo para ti:)
      Muchas gracias.

      Eliminar
  8. Cuan cierto....agobio de turistas
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero a todos nos gusta viajar y conocer, así que hemos de ser respetuosos con los visitantes.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  9. En invierno y de noche puede que haya suerte y no haya atasco de góndolas...

    Besos y buen domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) De noche igual aprovechan para deshacerse de algún cuerpo y tropiezas con ellos en el paseo en góndola.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  10. Es lo que tiene poder moverse por el mundo que somos taaaaaantos. Aún así, prefiero unos empujones que tener que mirar por foto lo que no estaría a mi alcance, por lo menos de momento. Con el tiempo igual me apabulla, a saber.
    La foto es preciosa Alfred, me encanta.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, por bonitas que sean las fotos, estar in situ, no tiene precio. Bueno sí lo tiene pero es otra cuestión.
      Muchas gracias.
      Besitos.

      Eliminar
  11. Cada vez me gusta menos ir a sitios tan turísticos, de hecho, excepto París ya no voy donde hay tantísima gente. Es algo que nunca me gustó, pero con los años, mucho menos.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que los más saturados son los más apetecibles. Paris siempre será una fiesta.
      Besines.

      Eliminar
  12. Son modas, al final se disfruta más de las ciudades fuera de las guías que de las masificadas. Venecia es de esos sitios donde no tengo intención de ir al menos a corto plazo. A largo plazo tampoco porque supongo que habrá desaparecido bajo el mar ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está haciendo esfuerzos para contener las aguas, siempre valdrá la pena hacer una escapada a Venecia a pesar de los pesares. ;)

      Eliminar
  13. Qué bonito leer transparencias de otros tiempos, sin masas.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está foto es de los años setenta y ya tenía que hacer multiples esfuerzos para evitar público en las fotos.
      Gracias a ti.

      Eliminar
  14. Hola Alfred, cada vez más me desencantan las aglomeraciónes, me gusta ir tranquila y sosegada para poder disfrutar del camino, aunque no me causa buena impresión ir a un sitio donde reine el silencio, me da yuyu... todo en su medida que es dificil conseguir. La imagen es preciosa.
    Feliz día
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen! Ese es el ideal para visitar cualquier cosa, pero en los tiempos actuales es harto imposible.
      El silencio cuando la luz del sol rompe con la oscuridad nocturna, es un buen momento para obtener buenas vistas. :)
      Feliz día.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. ¿En serio? Yo creo que ni en China hacen semáforos para humanos jaja ¡Cómo será la de turistas que colman/estorban/ahogan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan es serio, una ciudad tan invadida de peatones despistados y que encima tiene calles entre canales, debe de ser un suplicio moverse por ella.

      Eliminar
  16. A veces es ironico que las mismas personas somos los mismos que causemos caos y desastres... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos responsables de nuestros propios desastres.

      Eliminar