jueves, 2 de noviembre de 2017

TUMBAS

Tumbas (Foto del autor)


Ya sé,
que todos cargamos
con nuestros muertos,
bien a cuestas.

  Que cada vez son más;
los que con el tiempo
vamos añadiendo,
 a nuestra colección.

 Todo eso forma parte
 de nuestra historia personal,
pero asusta, cansa, fatiga,
cuando llega el día,
 de honrarlos,
 y te das cuenta de ello.

Empezamos con muy pocos,
 los abuelos, algún tío ya mayor
 y poco cuidado;
 luego vamos añadiendo,
 familiares y amigos
 con mala suerte,
 ya se sabe,
 accidentes e irresponsabilidades
 de por medio.

Se incrementa con  todo tipo,
 de conocidos y parientes,
 mermados por el puto cáncer,
 que no respeta,
 edades ni jerarquías,
 da igual ocho que ochenta.

Todos ellos, van llenando
 nuestro saco de recuerdos,
 vivencias y experiencias mundanas,
 que forman la mochila de nuestra vida.

Por todos sentimos pesar,
 cierta indignación,
 siempre tristeza,
incluso odio a los de arriba,
 por tanta injusticia.

 Siempre es injusto despedirse,
 sea antes de tiempo o no.
 ¿Quién decide que ya es la hora,
 y eso es justo?

A veces,
 el dolor de una pérdida,
 dura tanto tiempo,
 que te cambia el carácter.

 Dejas de ser el que eras,
  te conviertes en otra persona,
extraña, diferente,
al que te cuesta reconocer.

 Hasta que haces el esfuerzo,
 para seguir tu camino,
 familia, amigos, descendencia,
 ayudan mucho,
 para seguir en este transcurrir solitario
 cargando con un paquete más.

Como ovejas en el corral,
 cuando nos juntamos y nos contamos
 notamos las ausencias,
 que muchas veces no mencionamos,
 para no herir susceptibilidades,
 sobre heridas,
 más o menos recientes.

Otras veces,
 levantamos copas al cielo,
  brindamos, incluyendo a todos,
ausentes, presentes  y por venir.

 Y un rayo nos ilumina,
 haciendo centellear los ojos,
 pues muchos llevamos
 cargas compartidas en el equipaje.


Sarrià, Uno de Noviembre 2017

40 comentarios:

  1. Todo lo que dices es cierto Alfred.
    Pero no hay culpables, venimos y tenemos que marchar, esa es la cadena de la vida.
    Venimos trayendo alegría al grupo familiar, y tristeza otras veces según el momento de la llegada, y como esta y sus circunstancias sean.
    Las despedidas son tristes, no importa en que forma ni cuando, al llegar la hora hay que marchar.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto no hay culpables y no nos queda otra que aceptar las leyes de la naturaleza. Pero hasta nuestra propia partida, no hacemos sino acumular recuerdos de las otras partidas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Según te vas haciendo mayor ya miras las esquelas para ver si apareces tú, es Ley de vida.

    Con los años son más los muertos que llevamos a las espaldas, algunos pesan más que otros y sí, en ocasiones hasta el carácter puede cambiar.

    No me gusta nada el 1 de noviembre, la honra hay que portarla todos los días.

    Qué difícil resulta soltar lastre. Pero hay que hacerlo y continuar camino.

    Hoy me llegó hondo este poema.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la Iglesia tiene la manía de acotar todas las cosas y dedicarles un santito y a los muertos pues todos los santos y un día.
      Besines.

      Eliminar
  3. Mientras les recordamos, en parte siguen con nosotros. Ese ir cargando que trae la edad es una garantía de que nosotros partiremos también.

    Pero mientras, no olvidar a quienes nos amaron y amaron. Pero sobre todo, y con cada despertar, el deseo de aprovechar la vida

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras tengamos en nuestro recuerdo a todos los que ya han partido, siguen vivos para todos.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me siento afortunada poder seguir estando con mi familia y amigos, pese que varias veces no contaban ya conmigo. Me aferraba a la vida, la verdad: es que pienso que no me llegó el día, así de sencillo es, es mi punto de vista.
    Tenemos que tirar para adelante, Alfred, siempre para adelante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, siempre para adelante y recordando todo lo bueno de quienes ya se fueron.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  5. Cuestan las despedidas.
    Y al final buscamos espacio dentro del recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuestan, pero hay que hacerlas, pero sin olvidar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Demasiados adioses a las espaldas.
    Duelen mucho.

    Un abrazo,Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, demasiados, poco a poco vas sumando, pesan y duelen, pero hemos de hacer que se sientan orgullosos de nosotros, los que seguimos.
      Un abrazo Carmen.

      Eliminar
  7. Nunca nos acostumbraremos a la muerte. Tampoco nos preparan para ello.
    Un abrazo Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, siempre nos sorprende, sabemos que ha de llegar, pero procuramos no pensar en ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Todos sabemos que los que nos necesitan son los que quedan, pero cuando la pérdida es importante y reciente cuesta ponerlo en práctica.
    Un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que se quedan, sufren la ausencia y tratan de paliar esa ausencia.
      Un abrazo Chema.

      Eliminar
  9. Hola Alfred , y que razón tines en lo que dices que todos llevamos cargas acuestas , a unos les llega a edades maduras y en otros casos en edades muy tempranas , en este tiempo nos acordamos en nuestros seres queridos que no estan , yo hecho mucho de menos a mi abuelo , el padre de mi madre que murio por estas fechas , has hecho un bonito homenaje a todas estas personas que son tan importantes para nosotros y ahora ya no estan entre nosotros , te deseo una feliz noche amigo mío besos de Flor.

    Pd , Me gustaria pedirte un favor , ayer mientras lei tu entrada anterior vi la foto que le pusiste a la entrada , tú me prestarias la foto para uno de mis cuentos de la morgue , eso si cuando la ponga pondre el nombre de tu autoría , gracias por todo amigo mío , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tenerlos presentes y reconocer todo lo que nos aportaron.
      Puedes coger lo que quieras. :)
      Besos.

      Eliminar
  10. Mi mochila no pesa mucho, los recuerdos van desapareciendo junto con los que se fueron.


    Un abrazo Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de verlo, pero a mi no me importa tenerlos presentes, aunque pesen.
      Un abrazo Malque.

      Eliminar
  11. Tantas ausencias ya... no quiero ni mirar los álbumes de fotos...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Si considero que cada uno carga a su manera esos seres queridos
    Asombra la capacidad que tenemos para saber sobrellevar dolores ante perdidas irreparables
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una carga al uso, es una sensación, pasado el dolor por la ausencia, de reconocimiento.
      Al final nosotros seguimos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Alfred!
    Esta vez el poema es triste porque a veces la realidad es triste, como lo es, que se te muera una persona querida. El dolor lo siente uno y compartirlo es difícil. No se que más decirte, es una putada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad es triste y alegre a la vez, son las dos caras de la moneda, con despedidas y celebraciones por las llegadas.

      Eliminar
  14. Triste y tristes son las ausencias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro de la tristeza hay la sonrisa por los buenos momentos compartidos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Hoy ando con ganas de negar la muerte. Me quedo con una cita de Epicuro:

    "La muerte, temida como el más horrible de los males, no es, en realidad, nada, pues mientras nosotros somos, la muerte no es, y cuando esta llega, nosotros no somos".

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues visto así...vale! Pero no hace falta que me lo explique en tu ausencia.
      Salerosos saludos.

      Eliminar
  16. Hola, solo vengo a saludarte, he vuelto aunque aún no estoy repuesta, espero no estar ausente tanto tiempo y contestar los comentarios como hago usualmente.
    Después de tanto tiempo sin visitarte, espero que hayas pasado bien el verano.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!!!
      Una gran alegría que estés paseando por estos barrios.
      Un verano excelente.
      Besos.

      Eliminar
  17. Hola Alfred, mejor no lo has podido describir y me siento totalmente identificada con tus letras, duele perder a tantos seres queridos y sentir esa impotencia de no poder hacer nada, sentir ese odio que dices ante muchas injusticias de los que se supone que están allí arriba y nos los arrebatan, siempre he dicho que no me gustan los días d..., están el resto de días al año para acordarnos de ellos y no cuando lo impongan.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Piruja! Esto no tiene nada que ver con dedicarles un día, lo encuentro una tontería, es simplemente no borrarlos de nuestra memoria.
      Besos.

      Eliminar
  18. Para mi es lo peor que con el paso del tiempo, no pesan los años sino las despedidas, los recuerdos, da pena que nuestros seres queridos van bajando del tren en este viaje que es la vida, pero todos queramos o no, algún día lo haremos.

    Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pesan las despedidas, señal de ya hemos vivido mucho, aunque todos queremos seguir recorriendo ese camino.
      Besos.

      Eliminar
  19. Dicen por ahí que el recordar a los muertos es como traerlos de nuevo a nuestro lado,en estos días son muchos los que nos acompañan.
    Siempre en nuestra memoria.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
  20. Es ley de vida, pienso que aceptar la muerte de nuestros seres queridos es un paso muy importante hacia adelante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ley de muerte, a todos nos es aplicada, nonos queda otra que aceptarla, pero hemos de recordar a los que nos precedieron en ese viaje a lo desconocido.
      Un abrazo.

      Eliminar