jueves, 31 de agosto de 2017

Descansando sobre la arena




Fotos de I.C.C.



Recostadas sobre la arena,
varadas en la playa,
somnolientas al amanecer,
abrigadas contra la marinada,
esperan tranquilas
la próxima salida al mar.

Nada saben de lo que les espera,
entre sus cálidas aguas,
pueden encontrarse con cualquier cosa,
desde una pesca grata
hasta un rescate accidentado.

Un paseo bajo la luna,
intentando una seducción,
o bajo un sol implacable
capturando sardinas.

Descansan sobre la arena
siempre a la espera
de que la próxima salida,
nunca será la última.

La venidera aventura
puede ser la definitiva,
aquella en que se encuentren
una bella sirena o
un desabrido rey tritón.

Con permiso de Poseidón
navegarán por las aguas,
en pos de aquello
que siempre se busca.

Vivir





Sarrià, 31 Agosto 2017


24 comentarios:

  1. Siempre que salen es una aventura.

    Lo que se busca es vivir, así es y si es con aventuras, mejor ;)

    Espero hayas tenido buenas aventuras a la orilla del mar.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He tenido unos días frente al mar, tranquilos, relajados, como esas barcas recostadas perezosas. Las aventuras...muy controladas ;)
      Besines.

      Eliminar
  2. Hola Alfred!
    Bello poema. Esta vez el protagonista no es el pescador sino su barca, tratada con sensibilidad y belleza como la naturaleza que las rodea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Muchas gracias! Esas barcas nos dicen muchas cosas y son ciertamente las protagonistas de la historia.

      Eliminar
  3. Esos botes sí que saben de aventuras!

    Saludos y saludes, Alfred.

    ResponderEliminar
  4. Las barcas varadas, en espera siempre de un gran día. Un poema que rezuma ternura hacia las humildes barcas de pesca, que fueron signo de supervivencia de muchos habitantes. Hoy en día es casi reconocer en ellas una especie en extinción. Los grandes buques pesqueros nos generan más frialdad, y ninguna empatía.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hoy en día tienen mucho de paseo y pequeña aventura controlada.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Alfred, esas barquitas también merecen un poema bonito como el que les dedicas, protagonistas de aventuras y que casi siempre son las mas olvidadas, cuantas aventuras y desventuras habrán vivido verdad?, las imágenes son muy bonitas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de esas barcas posiblemente sean más interesantes que las de sus dueños. Muchas gracias!
      Besos Piruja!

      Eliminar
  6. Alfred, me has recordado al gran Paco Alba, que tenía en una de sus comparsas a su barquita como protagonista, en la playa de La Caleta de Cádiz, salvando las diferencias , claro.
    Es un precioso poema. No sólo es un medio de vida, sino la compañera cotidiana de mil aventuras y vivencias de su dueño, su cómplice también. Una entrada bonita y que guardaré como una joyita.
    Gracias Alfred.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! Cosa interesante me explicas :)
      Me alegra leer eso.
      Gracias a ti maricarmen.
      Un abrazo marinero.

      Eliminar
  7. Imaginar todo lo que encontrarán... belleza y vida, eso deseo imaginar con tu poema tan original y profundo.
    Mil besitos de anís.

    ResponderEliminar
  8. Son las siempre presentes en cualquier playa o puerto pesquero de cualquier pueblo marinero.
    Un poema muy acertado .
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestras costas están llenas de ellas, pero sólo falta fijarte un poco, para que te hablen de mil cosas curiosas.
      Muchas gracias!
      Besos Puri.

      Eliminar
  9. Qué bonito,Alfred,me has transmitido paz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Las barcas son libres precisamente por eso, ¿no? ni esperan ni piden nada, simplemente viven sus días sin hacerse muchas preguntas... esa, supongo, es otra forma de libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una libertad un tanto condicionada, dependen de ser necesarias, para una escapada al mar. No?

      Eliminar
  11. Quien pudiera en un instante ser barquita para navegar por el mar y sentir tan cerca las olas desde el placer de viajar sin ningún rumbo hacia donde te lleven las olas.

    Me encanta tu nuevo perfil.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tiene que ser una pasada disfrutar del mar de esa forma. Un poco en plan mascarón de proa. ;)
      Muchas gracias!
      Besos.

      Eliminar