miércoles, 8 de marzo de 2017

VOYEUR


Oleo de Amedeo Modigliani (1918)




Cae la noche sobre la ciudad, las teles se apagan a la vez que muchas luces que asomaban por las ventanas.

Una tranquilidad impuesta se adueña de las viviendas, pero no en todas, hay los insomnes que siguen viendo la pantalla multicolor, escuchando el susurrar de los locutores nocturnos, o los suspiros que se cuelan por debajo de las puertas.

Estudiantes enfrascados en memorizar cantidades ingentes de materias académicas, amas de casa sin límite de jornada, y pluriempleados cuadrando contabilidades de partidos ajenos a la responsabilidad de “Hacienda somos todos”.

Una pareja, una de tantas, entre paredes propias y ajenas, se enfrasca en un intercambio de palabras sin pronunciar, de las que aprovechan cualquier gota de saliva ahorrada, para lubricar sus lenguas.

Con la tenue luz de una lámpara para leer, sentados en un sofá de escuetas medidas, donde les sobra espacio, dadas sus ansias de aprender, como son  la textura y firmeza de sus labios.

Están situados frente a un amplio ventanal, asomado a uno de esos patios interiores de manzana urbanística, donde apenas asoma una luna tímida, y algunas, muy pocas, ventanas aún iluminadas.

Las plantas del patio se apartan ante una sombra, que intenta de forma discreta, asomarse lo más posible, marcándose los barrotes de la verja en la cara, desde otro patio, para ver que hacen esos cuerpos tan cercanos, tenuamente iluminados bajo una lámpara de lectura.

Dado que evidentemente están por debajo del nivel de la ventana, no le queda otro remedio que ganar altura, para lo cual, la sigilosa sombra se encarama sobre una maceta de su patio, donde un generoso ficus goza de un amplio y alto lugar propio, justo al lado de un rosal con muchos años de servicio, engalanando su territorio.

Con ello consigue poder ver un momento interesante, de la conversación silenciosa que se mantiene al otro lado de la ventana, ese en el que una parte desabrocha la blusa de la otra.

Ante el interés por el lenguaje corporal, no atiende a las leyes básicas de mantener un mínimo de tres puntos de apoyo, para mantener el equilibrio en una superficie irregular.

Lo que le hace tambalearse, justo por oír a su amante esposa, recordarle que ya tiene la leche caliente a punto, para antes de irse  a dormir, y que no se entretenga pues se enfría, y que deje las plantas del patio para la mañana.

En su afán de no caerse por el susto y agarrase a algo estable, aprieta con fuerza uno de los barrotes de la verja, exactamente la que tiene enlazada un rama del esplendido rosal, con todas sus espinas puestas y armadas.

Justo cuando parecía que la parte con el pecho al aire, empezaba a desabrochar los pantalones de su contrincante.

En su agudo dolor, al tener más de una espina clavada, su peculiar equilibrio se desvanece y el borde donde tiene los pies cede, provocando su caída, con un estruendo considerable, despertando a uno de los gatos que estaba tranquilamente reposando sobre una de sus tumbonas.

A su grito de dolor, se le suma entonces el maullido del gato, al cual se le añade los ladridos de un perro de dos patios más allá y el gato de la vecina del otro lado, más la apertura de la ventana de los actores aficionados sin saberlo y la de su mujer exclamando con su aguda e histérica voz, que está haciendo con: Su rosal.

El voyeur descubierto, con su batín a rayas, calcetines blancos, pijama con dibujos marineros, dolorido en el suelo, mira desconcertado a su esposa y a sus vecinos que muertos de risa optan por cerrar la ventana.

La estampa de la mujer, con los rulos puestos y armada con una escoba, viendo con cara de pocos amigos, el cuerpo yacente de su esposo en el suelo, entre el estropicio de una maceta rota y otra volcada, quedando el rosal con las raíces al aire y sus flores cómo un crucificado, agarradas a la valla separadora de los patios vecinales, era todo un poema de declaración de guerra civil.


Sarrià, 8 Marzo 2017.



44 comentarios:

  1. Bueno. El pobre rosal acabo mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que se ha dado en llamar un daño colateral.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. jajajaja Alfred , le mejor regalo para el día de la mujer, unas risas , que de lo de la dignidad y la justicia ya me preocupo yo, como persona y como mujer, eso si hoy en mi balcón nada de que se queden marcados por el celo para pegar un cartel que no sirve para nada. Solo para que entre menos sol.
    un abrazo y buen ¿ qué día es hoy? ah si, el día de internacional de la mujer, hoy que se manifiesten otras, que yo estoy afónica de hablar tanto 364 días al año.
    Buen día, un abrazo y la mejor de mis sonrisas ( y ya sabes que me haces reír, contigo, por supuesto, jamás de ti)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marijose, me alegra que te provoque unas risas y más en este día. Todos los días tendrían que ser el de la mujer.
      Compartamos el buen humor.

      Eliminar
  3. eso si, la mujer de la historia un poco anticuada, digo por los rulos y la escoba, que horror dormir con eso en la cabeza! , y lo de la escoba, pero si hasta las monjas de clausura usan el barredor de suelos ese que se enchufa y de desenchufa solo, por Dios que mujeres que no saben que el siglo XXI , ha llegado. jajajaj, de verdad, que risas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay que tener en cuenta la plasticidad expresiva que supone una señora con rulos y escoba. :)

      Eliminar
  4. Y me decías antes a mi ¡qué desazón! Jajajajajaja. Si casi, casi, esto es otra perspectiva de lo que he escrito.
    Jajajajajajajajaj. Qué crack eres!!!!

    Ya me contarás cómo van a acabar la de los rulos y el del batín y calcetos,...tal cual he dicho ;)

    Ya hasta para ser voyeur hay que ser un profesional, no se puede ser un chapuzas, te cargas el rosal, te pilla tu mujer y te quedas con las ganas...vaya voyeur de pacotilla :)))))

    Reír me he reido un rato, eso sí.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Livy!
      Veo que sabes apreciar las diversas aristas de la convivencia humana.
      Acabar, seguro que acabará bien, con una buena reprimenda y la curación a chorro limpio de alcohol, para que el herido sufra lo más posible.
      Un día como hoy, son muy necesarias las risas.
      Besines.

      Eliminar
  5. jajajaja, que bueno, menudo yoyeur, pues sí, hay que estudiar para todo,
    me puedo imaginar la cara de él y la de la mujer con sus rulos ante el panorama.
    Es un placer Alfred, gracias por hacerme pasar un buen rato de lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Carmen, un elemento de pacotilla, patoso y dependiente total.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Alfred!
    El escrito, aunque cómico, tiene algo de trágico y el protagonista se lo tiene ganado porque esto de fisgonear es algo muy feo. Un panorama para su mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Es un escrito tragicómico, cómo la vida misma, suerte que los espiados se lo toman a risa y el desgraciado ya será atendido por su mujer ;)

      Eliminar
  7. Lo he visto como en una peli...jajajajajah qué pringao el pobre,encima le va a caer la del pulpo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!
      Pringao total, nada del encanto y glamour de "La Ventana Indiscreta"
      Besos.

      Eliminar
  8. Todo iba bien hasta que a la señora se le ha ocurrido llevarle la leche calentita. ¡ Que desilusión después! Y que mala suerte con el dichoso rosal. Total, me ha parecido muy divertido.
    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las señoras siempre se lo huelen cuando algo no está bien...
      Un abrazo María De Los Ángeles.

      Eliminar
  9. Jajajajjja. Vaya guarrazo se ha pegado por pretender curiosear donde no le habían llamado.
    Aunque era tan emocionante.
    Describes los lugares a la perfección, Alfred.
    Muy divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tecla! Es que no hay que meter la nariz en asuntos ajenos ;)
      Muchas gracias.

      Eliminar
  10. Lo describes tan bien que he gozado de cada palabra
    Que mal momento han de pasar muchos que observan sin permiso je je
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Abu! Es que cada uno ha de estar por lo suyo ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Los mirones deben primero hacer buena condición física, para cualquier contingencia. Jajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara! ¿Estás proponiendo clases especiales de equilibrio en verja? ;)
      Un beso.

      Eliminar
  12. Triste imagen la del voyeur, muy irónicamente ridiculizada en tu texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre son personajes patéticos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Alfred, me has recordado la peli, "La ventana indiscreta", jeeeeeeee... genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola maricarmen! Ya me gustaría estar a la altura de esa película. :)
      Un beso.

      Eliminar
  14. me hiciste recordar a esos revolucionarios de sofá

    ResponderEliminar
  15. jajjajaja hoy duerme en el sofá, pero en el suyo jajja
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duerme en el sofá castigado, fijo! :)
      Besitos.

      Eliminar
  16. Y cúando un voyeur se va a salir con la suya? Y sin necesidad de hacer el ridículo, ni sentirse perverso ni culpable. Habría que inventarse un súper personaje, que esté más allá del bien y del mal jaja

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con rayos x en la vista cual Superman? ;)
      Muchos saludos!

      Eliminar
  17. Jjajajajaaj me imagino la escena ainssss vaya con el voyeur jajajaaj eso le pasa por ser un fisgón jajaaj.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves María, a escobazos para adentro y sin rechistar, durmiendo en un sofá, por fisgón :)
      Besos.

      Eliminar
  18. Muy divertido el desenlace; muy triste eso de oir suspiros debajo de las puertas y andar fisgoneando en la intimidad ajena. Que si se hubiera llevado a la esposa a cenar se hubiera ahorrado tanta pena! :D

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola taty! Muchas gracias!
      Es triste pero acorde con cierto tipo de gente que vive las vidas ajenas porque no le gusta la suya o vete a saber. A lo mejor la señora no es de fácil contentar ;)
      Saludos.

      Eliminar
  19. un placer el haberme encontrado con letras tan genialmente escritas Un abrazo desde lo lejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te gustara. Un abrazo de costa a costa ;)

      Eliminar
  20. Jajajaja, qué bien lo has narrado!!!
    Ayer me contaban una escena así que alguien contó en un programa de radio, sobre una pareja en un vecindario a la que le gustaban los disfraces y ella se disfrazaba cada vez de una cosa. En una de estas se disfrazó de Caperucita y todo el vecindario reunido observaban la escena desde un balcón y gritaban: "Cómetela, cómetela" , jajajajaja.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Celia!
      Jajaja!!! Menuda parroquia la tuya. Eso está bien, todos siguiendo la jugada. Jajaja!!!
      Besos y feliz finde.

      Eliminar
  21. Eso le pasa por querer ver demasiado y como dirían los clásicos " por ser un fisgón".
    Entretenido texto y anima a la sonrisa Alfred.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Puri! Cierto, eso es lo que les pasa a los fisgones que se quieren meter en vidas ajenas. :)
      Besos.

      Eliminar
  22. Hola Alfred , vaya con el fisgon alcahuete , le estubo muy bien empleado , yo de su mujer le doy un escobazo , jijijiji muy buen relato me he reído un rato , te deseo un feliz noche besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! Creo que el escobazo es más que evidente que lo recibió ;)
      Que tengas una feliz semanita.
      Besos.

      Eliminar