viernes, 31 de marzo de 2017

El último tren



Foto del autor


La mujer le sonrió, no fue una mueca, fue una sonrisa sincera que le costaría la vida.

El era de pocos amigos, ningún familiar y conocidos los justos.

Los amigos se fueron desentendiendo, a medida que se adentraba en una espiral perniciosa, consumo de sustancias perniciosas, dejadez en el trabajo, petición constante de ayudas y tras la enésima promesa de redención, seguir en su provecto pozo personal.

Así las cosas, que aquella noche, una joven y atractiva mujer, se dignara al alzar la mirada de su libro, del que iba tomando notas, a sonreírle, así sin más, le desconcertó.

Nada hacía presagiar que la muerte estaba rondando por ahí y se había sentado para observarlos, con interés profesional.

Al sentirse sorprendido, tardó unos segundos en reaccionar, los suficientes para que ella volviera la mirada a su lectura sin ver su reacción.

El se culpabilizo por estúpido, ni sabía el tiempo que alguien se había dignado a mirarle de forma amistosa y menos una atractiva fémina.

Empezó a hacer castillos en el aire, de lo que aquella sonrisa podía llegar a representar, como podía cambiar su vida, si por fin una mano amiga, estiraba de él hacia el lado bueno.

Allí con el traqueteo de aquel tren pura antigualla, era materialmente imposible poder hacer nada parecido a escribir, pero ella lo hacía y a él no le sorprendía.

Era el principio del fin, se estaba entregando sin resistencia, no importaba que no hubiera nadie más en aquel vagón, tan lógico a aquellas horas de la noche, él se sentía protagonista de la historia con la chica guapa del tren.

Ella seguía con sus anotaciones en aquella pequeña libreta, estaba claro que el libro era una fuente importante de datos informativos para lo que fuera que estaba haciendo.

Él miro con avidez aburrida, el pequeño aparato pasado de moda, carente de señal, desde que dejo de pagar la cuota, por hacer algo mínimamente interesante.

Ni se había fijado en el enorme tamaño de la bolsa de mano que se encontraba depositada a buen recaudo en el asiento contiguo de la hermosa mujer, con la correa bien sujeta a su muñeca.

Y por supuesto no podía sospechar lo que llevaba ni calcular el peso que podía tener, de haberlo podido saber, quizás hubiera tomado una sabia decisión.

Ella, ajena a todas las vagas elucubraciones de su casual compañero de viaje, seguía con su manual de anatomía y tomando las notas pertinentes de lo que necesitaba recordar.

Estudiar por libre, le dificultaba algunas cosas, como el acceso a  material de primera mano, en cuanto al estudio de la anatomía humana.

Pro ella no era de las que se dejaban amilanar por pequeñas dificultades.
Había descubierto que con una buena sonrisa se ganaban muchos cuerpos para su causa. Sobre todo por la noche y de los pobres diablos que sólo saben hacer tiempo en los trenes urbanos, para mantenerse calientes por más tiempo.

Mientras acariciaba con suavidad su bolsa, calculaba someramente, cuanto podía pesar el pobre diablo que tenía enfrente.

Lo que le molestaba de las muestras, así obtenidas en plan callejero, era que normalmente había que lavarlas a fondo, pues su estado dejaba mucho que desear.



Barcelona, 31 Marzo 2017.

44 comentarios:

  1. ¡Que gore! Jajajajaja.

    La verdad es que me has tenido enganchada hasta el final.

    Aunque no es real, alguna vez no creas que no he pensado si estas prácticas para surtir de cuerpos a la facultad de medicina no se practicarán ;)

    Me ha gustado :)

    Buen fin de semana.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco si...:)
      De eso se trataba.
      Que cosas tienes en pensar.
      Muchas gracias!
      Feliz semana!
      Besines.

      Eliminar
  2. Ostras qué fuerte!!!
    Daría para desarrollar un buen guión de suspense.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...no tanto ;)
      Estaría bien :)
      Besos.

      Eliminar
  3. Nada cuesta la vida. La vida es siempre nuestra pasajera. Si un día viajo si mi vida alguien puede preguntarme , fuego o tierra? Quizás en ese momento resucite. Que mal escribo con tanta plaga suelta..
    Lo siento no estoy inspirada.
    Felices sueños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranqui ya te inspirarás.
      Que descanses.

      Eliminar
  4. Yo también me había cargado a la chica guapa.
    Muy bien traído y muy bien llevado.
    Muy bueno.
    Un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
  5. Estudiar por libre siempre ha sido más dificultoso, pero con ingenio se solucionan todos los problemas.
    Un mujer muy lista y muy práctica.
    Espero no encontrármela nunca.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estudiar por libre te quita algunos medios, pero se pueden reemplazar con ingenio :)
      Mejor no.
      Saludos.

      Eliminar
  6. He leído atenta hasta el final,muy bueno!
    Es lo que tiene estudiar por libre...que hay que ingeniárselas para practicar...jajajajaj

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, de leer hasta el final :)
      No sabes lo dificultoso que puede ser eso de estudiar por libre.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  7. Caray...se me ha puesto la piel de gallina.
    Lista ella que lo tenía todo aprendido...para sus necesidades de estudio.
    Ayns...no pienso viajar cerca de una mujer u hombre con una gran bolsa al lado jamás de los jamases.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes la piel sensible :)
      No viajes cerca, si con el vaiven oyes entrechocando ruidos metálicos, saliendo de una gran bolsa.
      Besos.

      Eliminar
  8. He sentido la explosión del tren quedaron restos de sus cuerpos sólo polvo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, aquí la cosa no llega a tanto ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Y dices tú que mi entrada es negra ¿ Y esta que es eh , en blanco y negro como los primeras televisiones del nodo ? Jolin pobre hombre , caro va apagar el quedarse con la atractiva chica del tren , eres un maestro en esto de los relatos de suspense , me a gustado mucho , te deseo un feliz fin de semana besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Sí, muy negra ;)
      Eso le pasa por creerse lo que no es.
      Muchas gracias.
      Feliz semana. Besos.

      Eliminar
  10. Hola Alfred.
    Tragedia. El ser humano a veces muestra su peor lado y a veces me pregunto como los psiquiátricos no están más llenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Por falta de presupuesto para ampliarlos y crear más centros.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Muchas fracias!
      Gracias otra vez :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Estudiar por ibre es una experiencia que a veces nos puede provocar hacia desviaciones poco o nada aconsejables.
    Buen relato Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tiene la dificultad añadida, a la falta de medios, de un dirigismo docente.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  13. Inteligente la chica, el estudiar por libre y sin barreras puede llevarte a conclusiones contradictorias.
    Un relato que engancha al lector, te felicito Alfred.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la chica va por libre, salta a la vista ;)
      Muchas gracias Puri.
      Besos.

      Eliminar
  14. no logro aún decifrar el poder de una sonrisa
    y si mueres por ello o vivirías

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira tú, la cantidad de teorías que esconde, la de La Gioconda :)

      Eliminar
  15. A medida que leía me iba convenciendo de que esta historia trataba más bien de un encuentro romántico, pero hacia el final dio un vuelco macabro que me sacó de esa inocencia amorosa jaja

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que fiarse de las apariencias :)
      Muchos saludos.

      Eliminar
  16. Me gusta ese puntazo que le da al final a tu relato, magistral Alfred. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Hay que mantener la tensión narrativa :)
      Besos!

      Eliminar
  17. Qué sería de la historia de la humanidad sin esos emprendedores que no se dejaron vencer por la falta de medios, ni la precariedad ni, ya puestos, la legalidad o la decencia :)

    Muy bueno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de la humanidad se hace a pequeños saltitos, a veces por gente con poca conciencia moral, como describes ;)
      Muchas gracias!

      Eliminar
  18. Que groso este relato, muy bueno. Todos tenemos un lado bueno y otro menos bueno, y el menos bueno, abunda más, como yo digo, hay más fuera que dentro.
    Me ha gustado este relato.
    Feliz tarde y semana, amigo Alfred.
    Besosss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del lado bueno y el malo, no se anda parejo. Aquí al menos ;)
      Muchas gracias!
      Buena semana amiga!
      Besos.

      Eliminar
  19. Hola, Alfred!

    Una historia genial, real ou no, pero las munecas k sorriem, tal vez sejam las mais complexas. O final es surpreendente.

    Besos e te aguardo. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Ceu!
      Muchas gracias, totalmente inventada, por supuesto ;)
      Besos.

      Eliminar
    2. Certamente k si, Alfred!
      Tienes una imaginação mto fértil.

      Tengo olvidado de te dizer k tengo nuevo post en mi blog. Gracias, desde ya!

      Besos.

      Eliminar
    3. Paso a verlo ;)
      Gracias a ti.
      Besos.

      Eliminar
  20. Ah... me he quedado en suspenso
    No puedo negarlo.... me impacto
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, son cosas que pueden pasar ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Madre mía yo si que he perdido el tren en tu blog, pues no se como me he despistado tanto, tendré que coger el AVE para otra vez.

    Este relato tiene un aire diferente a otras veces, eres un genio, consigues siempre sorprendernos.

    Besos enormes y mil perdones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Qué exagerada eres ;)
      Muchas gracias.
      Besos, no tengo nada a perdonar.

      Eliminar