lunes, 13 de marzo de 2017

Cuento postnavideño





         Local abarrotado (foto de BcnRestaurantes)


Cuento postnavideño

Ponga un pobre en su mesa


Al salir de trabajar, tuvo la suerte de que un compañero se ofreciera a llevarla en coche. Eso le hizo ganar un tiempo precioso, que dio como resultado esta linda historia.

Nuestra heroína, mujer de buena semblanza y mejor corazón, trabajaba en eso de la sanidad pública, con lo que veía a diario, lo que se ha dado en llamar, miserias humanas.

Despedida de su acompañante, tras dejarla en el centro urbano, gozaba contemplando los escaparates, mientras andaba por la calle más pronto de lo habitual,  bien iluminados de las tiendas abiertas.

En condiciones normales, pasearía por calles donde el cierre ya estaba echado y el personal corría apresurado hacia sus casas, acuciados por el hambre.

En esto pasó por una oficina expendedora de la Lotería Nacional. Se le encendió la bombilla interna, avisando de tener en el bolso números del Gordo de Navidad por cotejar.

¡Ah  sí! Ya se sabe qué nunca toca nada, pero hay que mirarlo.

Entró decidida, asombrada de hacer cola, pues a las únicas tiendas que solía ir, eran esas regentadas por pakis, en las que no hay nadie y la única espera es por si aun no ha acabado la partida del solitario, el cobrador del súper.

En esto ante el mostrador, con sus números en la mano, fruto de diversas aportaciones, piensa en: ¿Si por una vez no le podría tocar algo? Ni que fuera un reintegro de esos, que en Navidad hay tantos.

Su sorpresa es mayúscula, cuando la amable señorita parapetada tras el cristal antibalas, le comunica por el altavoz, para que se oiga bien por todo el  local:

-        -- Suerte que se ha pasado por aquí hoy. Este estaba a punto de caducar y      tiene premio.
-       - ¡Ah! Pues no lo sabía.
-       - Pues sí, son tropecientos euros. ¡No está mal eh!
-        -¡Caramba! ¡Qué buena sorpresa!
-       - Aquí tiene.
-        -¡Muchas gracias!

Cogiendo los billetes nuevos y relucientes, piensa mientras los guarda en el billetero, en que puede hacer con esa paga extra.

En realidad, en casa no me falta de nada y tiempo para irme por ahí no tengo. Reflexiona para sí.

En esto ve, al pie de la escalera que baja al metro, un hombre mayor, de esos con pelo cano, barba y cabellos mal cuidados, con ropas desgastadas, pero que aun conservan la antigua dignidad de lo bien hecho, ofreciendo unos papelitos, a los que entran y salen de la estación, sin hacerle mucho caso.

 Le llama la atención y se acerca con curiosidad reporteril, el hombre le sonríe y ofrece un papel, en el está escrito un tierno poema, pasado de moda,  lleno de ripios y palabras edulcoradas.

-        - ¿Cuánto pide por esto?
-       -  La voluntad Srta.
-        - Póngase gafas, qué no me ha visto bien.
-        - Sí, la veo muy bien y muy bonita.
-        - Que zalamero es usted.
-        - De verdad qué está muy guapa, demasiado para ser una señora.
-        - ¿Cómo he de tomarme eso?
-        - Por el lado bueno, como todo en la vida.
-        - Eso es fácil de decir, pero viniendo de usted, me sorprende un poco.
-        - No me puedo quejar, los hay que están peor que yo, al menos no duermo en la calle.

Entonces se le encendió una lucecita interior; lo invitaría a cenar, una cena de esas que tenía pinta de no poder probar en toda su vida, tenía dinero suficiente y le apetecía indagar un poco.

-        Le propongo que me acompañe, quiero cenar por aquí y no me apetece hacerlo sola.

-        Será un placer, no puedo negarme a ninguna de las dos cosas, poder acompañarla y cenar con usted.

Se encaminaron por el paseo, desde donde estaba la estación, cómo dirigiéndose hacia la parte alta de la ciudad, donde el sol empezaba a ponerse tras las montañas.

Al  ser relativamente pronto, las terrazas del paseo, estaban atestadas de turistas hambrientos captados por  camareros voceando las excelencias, de cada uno de sus locales respectivos.

El público nacional se reservaba para más tarde. Algunos como ella, estaban acostumbrados a cenar a altas horas de la noche, después de una larga y extenuante jornada, tras unos desplazamientos, la mayoría de las veces, en caso de ser en los flamantes transportes públicos, totalmente aventureros, al no saber que sorpresa les depararía la ruta, ni el tiempo para disfrutar de ella.

Así qué a sus indicaciones, ella se dejó llevar, por el simpático vagabundo, rambla arriba.

Mientras caminaba a su lado, donde le iba explicando las curiosidades de los edificios modernistas que engalanaban tan bello paseo, se lo miraba con curiosidad.

No era el tipo clásico de hombre de la calle, sus raídas ropas y sus cabellos mal cortados, estaban limpios, su sonrisa era noble y por lo que decía, hasta parecía una persona culta.

A pesar de sus intentos, nunca entró en hablar de cosas personales, no soltando prenda, de el por qué estaba en esa situación, vendiendo poemas en la calle, como forma de percibir propinas, que no limosnas, eso sí se lo dejó muy claro.

Caminaban juntos pero manteniendo las distancias, él se reía de los locales repletos y de la invasión foránea que sufría la ciudad, además los turistas no le compraban ningún poema.

Nuestra heroína se mantenía atenta a sus explicaciones, acostumbrada por su trabajo a escuchar a todo tipo de personas de cualquier condición y trabajo o estado social no se le hacía extraño pasear a su lado.

Ella le propuso un lugar que se hallaba relativamente cerca, casi al final del paseo, pero que era más de cocina local, platillos y tapas básicamente, normalmente atestado de gente joven o de costumbres juveniles.

Él acepto de inmediato la propuesta, llevaba varios días sin tomar nada caliente, la luz y el gas estaban muy caros, y se limitaba a tomar ensaladas o legumbres, con sardinas o atún en lata.

El sólo hecho de la propuesta, ya le hizo salivar, como el efecto Pavlov puso de manifiesto en su momento.

Llegados al lugar,  un buen grupo de gente se mantenía a la puerta, apurando los cigarrillos. Ellos se deslizaron escaleras abajo, el local era un semisótano, donde un atento camarero enseguida les dirigió hacia una de las antiguas mesas de mármol, abarrotada de platos, de donde se acababa de levantar una pareja  de chicas cogidas de la mano, de unos taburetes estilo thonet.

Una vez limpiada la mesa con total prontitud, instalados ante ella, observando una carta, ante la cual los ojos de él, empezaban a marearse ante tanta belleza conceptual, ella le recomendaba lo más señalado de la cocina, por su conocimiento en estancias previas.

En la espera, él contemplaba el local abarrotado de todo tipo de gente, con sus paredes colgadas de historia en forma de viejos anuncios cerveceros, cuadros de dudoso gusto y carteles de turismo pasados de moda. Con unos estantes saturados de botellas de todo tipo de buenos vinos y conservas.

A medida que fueron trayendo la comanda, los ojo de él entraban en un estado de emoción, sólo comparable al hecho de ver a un recién nacido en la maternidad.

Ella más puesta en su papel de anfitriona, sonreía al verlo con tanta impaciencia por probarlo todo de inmediato y a la vez.

Croquetas de "escudella", huevos estrellados con jamón ibérico, ensaladilla rusa, pulpo a "feira", alcachofas rebozadas, chocos a la andaluza, pescadito frito, queso manchego…Todo acompañado de unas buenas jarras de fresca cerveza.

Los ojos alegres por ver aquella generosidad alimenticia, se giraban hacia su amable y fortuita compañera de mesa, mostrando toda la gratitud posible, sin dejar de saborear y dar cuenta de todo lo ofrecido.

Ella se limitaba a picotear, cual pájaro ciudadano pendiente le pillen en falso, contemplando con una amplia sonrisa, el desespero de aquel hombre por comer sin ser mal educado.

Cuando ahíto de comer, se relajó un poco, se dedicó a complacer a su anfitriona, contándole las mil anécdotas de su prolongada vida.



Sarrià, 10 Marzo 2017.

54 comentarios:

  1. Existe la bondad en el ser humano. Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Buen cuento postnavideño ;)

    Nunca se me hubiese ocurrido llevarle a comer, darle el dinero sí, eso muy posiblemente y mira que en el albergue donde colaboré aprendí mucho de aquellas personas, sobre todo del protagonista de mi cuento de Navidad. Aprendí a tratarles como lo que son, personas, a no pasar por delante de ellos y no mirarles como si fueran escoria, pero sinceramente no creo que me lo llevaría a un restaurante, después de invitarle a comer, ¿qué?

    Me crea dudas esto, de verdad.

    Besines.

    * Imposible no incluir dos o tres toquecitos irónicos, eh?



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! :)
      El verdadero acto de solidaridad, es acercarse a una persona vulnerable y hacerle compañía. Después nada o todo, con cuantos amigos, familiares, compañeros de actividades o trabajo, nos juntamos a comer y luego cada uno a lo suyo...
      Besines.
      Es inherente al autor.

      Eliminar
    2. En eso estamos de acuerdo los dos, Alfred. Con el después me refería a que ser bondadoso un día está bien, muy bien, pero intentar serlo más días quizá esta mejor, no sé explicarme.
      En mi caso no le llevaría a un restaurante precisamente porque me daría vergüenza,le llevo un día a comer bien, que me cuente cosas y después si te he visto no me acuerdo. Como si fuera la buena acción del día y chau. A eso me refería con las dudas, me parece genial personas así bondadosas, que conste.

      Pero bien sabes que cualquier acto de bondad por pequeño que sea me parece chapeau.

      Es inherente, sí :)))

      Besines.

      Eliminar
    3. Estamos de acuerdo Livy.
      Cualquier acto es mejor que ninguno.
      Eso creo ;)
      Besines.

      Eliminar
  3. Precioso cuento Alfred, eso si, aquí no hay tiendas de pakis ¿ cómo son? ( la curiosidad mató, al gato mejor no me contestes)
    ¿Cómo se escriben las cosas ? ¿Cómo se leen?
    Me ha parecido un cuento muy tierno y muy bonito, para que luego digan que la navidad mejor pase de largo, y cómo iban a surgir estos cuentos sino es por la llegada de la navidad.
    Un abrazo y buena semana, aquí con lluvia, pero es lo que tiene el mes de marzo en el Norte, lluvia, sol, viento, niebla (vamos, el mismo tiempo que en el resto del mundo mundial), al final todos somos tan iguales y nos vemos tan diferentes, que por eso se crean cuentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marijose! Aquí proliferaron con mucha rapidez por todos los barrios, tanto que ahora las compañías grandes, están instalando pequeños super por todas partes, con cierre a medianoche.
      Creo que el espíritu de la Navidad tendría que durar todo el año, mejor nos iría a todos.
      Un abrazo y feliz semana. Aquí anunciaron lluvias para ayer y hoy todavía no han llegado y no tiene pinta.

      Eliminar
  4. La bondad y generosidad son del ser humano, el que no las posea, no forma parte de lo humano. A mi tampoco se me hubiese ocurrido llevarlo a mi mesa, eso sí, siempre suelo dar dinero o una bolsa de comida.
    Me ha gustado mucho este post y como lo has narrado.
    Feliz día, aquí muy mojadito, llueve...
    Bss, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen! aquí fuerzo la cosa, al proponer algo más que el gesto de la limosna callejera o el recoger comida para alimentar a los necesitados. Hablo de tratarlos como iguales en todas las consecuencias. Suavizado al ponerlo como alguien un poco cercano por ser de trato educado y culto.
      Feliz lluvia, besos.

      Eliminar
  5. A veces, cuando la diosa fortuna nos visita nos entra la generosidad de regalarle al mundo.
    Triste lujo que no nos podemos permitir en el día a día.
    Un relato muy entretenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tecla! La diosa fortuna es caprichosa y premia al azar. Lo que haga el premiado ya no es asunto suyo.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  6. Hola Alfred!
    Original y muy bien explicado. La solidaridad no acostumbra a abundar, es más bien escasa. Alguna vez, todos lo tendríamos que hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Muchas gracias!
      Cuesta practicar la solidaridad.

      Eliminar
  7. Qué interesante debió ser esa conversación.
    Me ha gustado mucho este cuento postnavideño.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celia!
      La verdad es qué hubiera estado bien poder escucharla ;)
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  8. Hola, vaya relato nos has dado hoy, si hicieramos todos lo que hizo la Sra. el mundo sería distinto.
    Dices en tu comentario Preciosa, me imagino que será la poesía, y que me envias la tuya, no te comprendo.
    Un abrazo, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demo! Creo que sí, sería mucho mejor.
      Preciosa tu poesía loando a tu ciudad, te envié un post con una muestra de unas vistas de la mía ;)
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. A ella algo si, y de rebote al pobre poeta también.
      Besos Amapola.

      Eliminar
    2. Yo me refería al poeta. Pero tienes razón , a ambos.

      Nesos.

      Eliminar
    3. Aquí, los dos ganan algo y no es económico.
      Besos.

      Eliminar
  10. Saber compartir!!!!!!!
    Cariños y buena semana

    ResponderEliminar
  11. Entre que ha nevado y tu relato parece hemos vuelto a la navidad jajaja.

    Me gustó tu relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo tiene estas locuras y los humanos ya se sabe.
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  12. Qué poco se conjuga y qué bonito es el verbo "compartir".
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir suena bonito.
      Gracias Chema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Sabes en cierta ocasión conocí a un mendigo que a la mimada hora venía a comprame algo de comer , se sentaba en un banco frente al mar , a contemplar las puestas de sol al atardecer.
    Una vez me contó que en la otra vida ( antes de ser mendigo) fue un profesor de historia en la universidad , pero por cosas de la vida su familia y mujer lo dejaron , y perdió su trabajo , y se vio obligado a mendigar , pero el me contó que con la ayuda del paro y con lo que se sacaba pidiendo le llegaba para pagarse una modesta pensión , y cuando se cansaba de estar en un sitio , recogía sus pocas pertenecía y se marcha a otra ciudad .
    El decía que era un mendigo bohemio , las últimas noticias que tuberías del me dijeron que estaba en bilbao , y de verdad te digo que era una persona muy interesante y muy culta .
    Bueno te deseo una feliz semana amigo Alfred , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor!
      La tuya si que es una historia interesante y encima real.
      Besos.

      Eliminar
  14. Cualquier gesto,cualquier ayuda,se agradece cuando uno está en esa situación.
    Normalmente se sienten maltratados y humillados.

    Besos.
    Buen día,Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo Carmen, hay que tratarlos como personas que son.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  15. A veces un pequeño gesto hace que sea un gran regalo de la vida.
    Bella tu historia.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con pequeños gestos se hace un mundo más justo y mejor :)
      Muchas gracias.
      Besos Ilesin.

      Eliminar
  16. El buen hombre necesitaba comer y tener una charla con alguien como nuestra heroina, lo fácil relativo es dar dinero, pero no son muchos los que están dispuestos a dar su tiempo y escuchar al otro. Simplemente genial, Alfred, gracias por la entrada...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maricarmen, lo fácil es dar, lo difícil compartir, sobre todo si es tiempo, compañía, conversación.
      Muchas gracias a ti.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Alfred, cada vez me gusta más este cuento, lo que muchas personas desconocen o desconocemos es que si escucháramos más no necesitaríamos ni jugar a la lotería ( yo casi nunca juego) porque escuchar a las personas es el mayor premio que nos da la vida.
    Un abrazo, amigo ( en mi vida tengo amigos reales que me quieren y me odian, y sin esa mezcla, creo, que no serían mis amigo).Lo son porque nos escuchamos mutuamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno tener conversaciones con todo tipo de gentes. A algunos caeremos bien y a otros no tanto, o nada ;)
      Me alegra que te guste tanto.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  18. no hace falta esperar a las navidades para hacer ciertas cosas... el problema son los miedos, miedo a las personas, por supuesto, pero también al que dirán si me ven hacer esto o aquello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no, se puede mejorar la sociedad en cualquiera de nuestros actos cotidanos.

      Eliminar
  19. Suelo charlar con los indigentes cuando tengo ocasión y desgraciadamente la mayoría de las veces sus conversaciones son inconexas, como si hubieran abandonado este mundo en el plano sensorial y emocional. Muy triste. Una vez un jovencito me ofreció una poesía como tu personaje y fue muy bonito. Ojalá la vida le haya dado una oportunidad. Me ha encantado este relato Alfred, mucho.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, has de tener en cuenta que no suelen estar en su mejor momento, e incluso muchos tienen cuadros de dependencias severas.
      Muchas gracias lopillas.
      Besitos.

      Eliminar
  20. Se me ha quedado corto ¿Es que va a continuar? Por si acaso seguiré en contacto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María De Los Ángeles!
      De momento es todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Me ha gustado mucho el relato, cuanta generosidad… Pero porque le tocó la lotería, en otras circunstancias quizás no hubiera sido tan amable.



    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sneyder! Me da la impresión, de que es un tipo de persona, a la cual la generosidad le viene por naturaleza propia y no por estímulos exteriores. :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  22. Muy probablemente en esa experiencia, ella fue quien recibió más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara! No lo sé, quizás si, pero es algo complementario y los dos salen ganado, eso espero o creo ;)
      Un beso.

      Eliminar
  23. Me ha encantado.

    Como bien dices lo bonito es el gesto, la intencion, el tiempo y el interès... el dinero es algo necesario para muchas cosas en estos dias...sociedad de la prisa... pero precisamente el vivir asi de apurados le da un valor al tiempo que no siempre apreciamos.

    Mi abrazo☆

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias AtHeNeA. El dinero es un instrumento nos puede hacer felices o no y podemos ayudar con el, pero lo importante es el tiempo, nuestro tiempo compartido.
      Un abrazo luminoso.

      Eliminar
  24. De momento los dos salen ganando, porque ella está que se muere de ganas por saber algo sobre él. Me da que no va a ser la última conversación entre ellos.
    Un abrazo, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Pilar! Pues la verdad es que todo es posible y en otra ocasión sea él, quién quiera saber de ella :)
      Un abrazo.

      Eliminar