lunes, 12 de septiembre de 2016

La confesión


                              Foto del autor




La inmensa sala está muy oscura, sólo al cabo de un rato de adaptación, empiezas a poder ver gracias a la poca luz que unas velas  encendidas de las puestas en varias mesas de rogativas pueden dar.

Las columnatas impresionantemente altas, magnifican la iglesia, con una nave central a cuyo alrededor se sitúan varias capillas menores dedicadas a diversos santos y vírgenes.

En un rincón una pequeña caseta de madera llamada confesionario, acoge al sacerdote oficiante y a los penitentes que acuden por turnos a confesarse de sus pecados.

Alejados están los bancos, en el que estos feligreses esperan su momento para acudir ante el sacerdote y pedir la absolución, tras la confesión de sus faltas.

De esta forma, nadie puede escuchar ni interferir en los diálogos entre sacerdote y feligrés.

Cada vez se repite el mismo saludo y respuesta, luego  el desgranar de aquellas pequeñas faltas cotidianas, algún pecadillo juvenil y las miserias de los mayores.

El ambiente invita al recogimiento y a presentarse con humildad ante el oficiante del sacramento, que no deja de ser un rito para tranquilizar la mala conciencia.

 - ¡Ave María Purísima!
 - ¡Sin pecado concebida!
 - De que te acusas, hijo mío.
 - Padre vengo a confesarme de un crimen horrible, que  mantendrá manchadas  de sangre mis manos, durante  mucho, muchísimo tiempo.  Me he creído superior a      otros  seres  pretendiendo imponer la justicia como nuestro Hacedor, con equidad, para salvaguardar el bien.
           
    ¡Cálmate chico! Te veo muy azorado.
-         Es que padre, es muy gordo y no podré vivir con ello si no me absuelve.
-         Cuál es tu abominable crimen. Cuéntamelo ante el Señor y en su Nombre te perdonaré.
-         La muerte de un santo padre, profesor de este sacro lugar, muy querido por la comunidad cristiana.
-       ¡Hijo! ¿Cómo es eso posible?
-        Era un ser que bajo su noble apariencia, de santo varón y respetuoso mentor, escondía bajo su sotana, símbolo de sus votos, el más innoble de los comportamientos.
-        Por más ignominioso que fuera su comportamiento, todo hombre merece su perdón si se arrepiente de sus actos y hace votos de mejora.
-          No padre, ese sacerdote no hacia ningún gesto     de  arrepentimiento, pecando y corrompiendo cada vez más.
-          No veo tus manos manchadas de sangre.
-         Aún no he empezado. (Saca una navaja).

Los gritos de socorro se acallaron demasiado pronto, para desgracia del confesor, ahogándose en su propia sangre, sucia para los criterios de pureza del atacante, que rápidamente se retiro no sin indicar antes al siguiente penitente que el padre estaba indispuesto y necesitaba descansar un tiempo.


Un rayo de luz se colaba por el rosetón de la fachada principal iluminando de colores la escena y dándole a toda la zona un aire de renovación primavera.


76 comentarios:

  1. Conmueven tus palabras
    Me he quedado impactada por una realidad que apena totalmente al ser
    Cuantos niños , cuanto dolor
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema que nunca se acaba de cerrar, la iglesia católica tiene mucho que hacerse perdonar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Si hay una cosa que me de asco,repugnancia, que me cabree sobremanera, que haga que salga mi instinto animal, es precisamente esta.

    Uffffff, lo siento Alfred, pero es superior a mis fuerzas..

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo y cuesta mantenerse sereno ante eso.
      Besos.

      Eliminar
  3. La zona oscura de la Iglesia, con crímenes que no tienen perdón, porque jamás regresa el bienestar emocional y psicológico a sus víctimas. Qué fuerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema que se esconde y no se soluciona y como bien dices provoca un daño irreparable.
      Un abrazo Sara.

      Eliminar
  4. Buenísimo y real como la vida misma.
    Ahora que no nos escucha nadie, te voy a contar que hace exactamente cuarenta y nueve años, un cura de una parroquia sevillana, me dijo al confesarme, cogiéndome de la mano de forma sospechosa, que lo que le contaba, ya no eran pecados, que eso eran cosas de niños. Cuéntame, me dijo, si has estado con putas o con hombres, le dije que no, y ante mi sorpresa, volvió a insistir diciéndome, que a mi edad estar con hombres era lo normal. Me entró tal pánico que me levanté, y salí corriendo y llorando de la iglesia. No se lo conté a nadie pero, me hizo reflexionar y madurar.
    Jamás he vuelto a pisar esa iglesia, ni ha confesarme.
    Cuando salen casos de éstos, no te puedes imaginar el asco que me producen este tipo de persona
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Explicas una vivencia muy fuerte, por desgracia todos conocemos acciones de ese tipo y peores incluso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me pasa como a Prozac,este tema me saca de mis casillas.
    Tanto cerdo encubierto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen! Es un tema muy desagradable, pero del que todavía hay que hablar mucho desgraciadamente.
      Besos.

      Eliminar
  6. Cuánto daño han hecho estos malnacidos y cuánto quienes en vez de denunciarlos se han hecho cómplices de sus asquerosos comportamientos limitándose a quitarlos del medio para ponerlos en otro sitio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el quid de la cuestión, el traslado como único castigo para un comportamiento deleznable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Un relato muy bueno y muy real , y yo me pregunto cuántos niños habrán enterrados entre algun conbento , por que también los a habido y habrá , pero no lo dicen tan a las claras .
    Sabes te recomiendo que veas está pelicula " el crimen del padre amaro " seguro que no te dejara indiferente ; besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Flor! Los casos de los que desconocemos que existieron tienen que ser innumerables y atroces. Es un tema horripilante.
      Buscaré la película, no la he visto, si vi una americana donde unos chicos víctimas de abusos cuando son mayores se vengan y un sacerdote los encubre ante la ley.
      Besos de Alfred.

      Eliminar
    2. Hola de nuevo , se me olvido comentarte ayer , que mirando ahora la foto , la verdad es que la escultura impone un poco , no ? .... A mi como que me da un poco de miedo , a ver si sueño con el esta noche y es el tío del saco , jajajajajajaj besos de flor.

      Eliminar
    3. Hola otra vez :)
      Es una escultura, que está en una de las capillas de Sta. Mª del Mar, está dedicada a San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, que durante un tiempo estuvo pidiendo caridad en dicha iglesia. Una obra de Lau Feliu.
      Un poco tétrica si qué es.
      Besos!

      Eliminar
  8. Si al justicia Divina y la humana no funcionan creo que hay que tomar las riendas del asunto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente no creo en "tomarse la justicia por su mano", aunque literariamente me funcione para mis intereses de denuncia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Qué buen relato. Me gusta cómo describiste el ambiente y el crimen, con palabras justas sin abusar de los adornos poéticos. Nos llevaste el meollo del asunto sin tanto preámbulo. Y, aunque culpable, me pongo en la piel del victimario, quien tiene que haber sentido un terror tremendo a medida que la confesión se desarrollaba... Solo espero que lo que le pasó lo tenga más que merecido.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que es merecedor de la ira divina. Muchas gracias por tus elogiosas palabras.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Un relato que me deja impactada por su crudeza, real como la vida misma. Indudablemente encarrila a la reflexión: ¡Magnifico!
      Amistosamente.

      Eliminar
    3. No es un tema del que se pueda hablar con circunloquios.
      Muchas gracias por tu apreciación.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Realmente hay mucho pecado por el mundo sin confesar y así va todo.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que confesarse teinen que hacer un acto de arrepentimiento y de mejora.
      Besos.

      Eliminar
  11. Hay muchos pecadores en el mundo, bastaría con mejorar las actitudes de algunas personas, pero desgraciadamente muy pocos son los arrepentidos.

    Besos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosana! El mundo está lleno de pecadores, pero algunos dan mucho asco y las consecuencias de sus actos son dañinas.
      Besos amiga.

      Eliminar
  12. no es el pecado en si , si no todo lo que el acto conlleva
    terribles y desgarradas historias bajo el amparo de algo que para muchos es sagrado

    genial relato , Alfred

    y tb me revuelve las tripas, se por desgracia de amigos que lo han sufrido y los he visto llorar 40 años después , porque la herida jamas se logra cerrar del todo


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MaRía! Tienes razón, la mayoría de casos no logran superarlo y quedan marcados de por vida.
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  13. Sin entrar en calificaciones, el relato me ha gustado mucho. Me ha interesado desde el principio y aunque no soy muy lista, lo veía venir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay! Qué miedo me dan las señoras que se autocalifican de no ser muy listas, lo sois más que el hambre :) Dejando las connotaciones al margen, es un tema muy delicado y poco bien tratado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Totalmente real. Lo has reflejado de manera brillante.

    Estos casos son indignantes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Amalia, es algo indignante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Bufme realmente me ha impactado ese final no me lo esperaba Alfred, eres un genio escribiendo relatos.

    Yo desde niña que no me confieso ante un cura, si quiero confesarme lo puedo hacer ante mi misma reflexionando mis pecados aunque... A que se considera pecado? Lo que para ti es quizá para mi no, eso es muy relativo no?

    Un besazo sin pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Es mejor la autoconfesión :)
      Todo es muy relativo, pero hay cosas que están muy claras y los abusos de niños lo están.
      Un besazo!

      Eliminar
  16. Chulísimo el relato! :) .. Y desde luego un tema delicado y espinoso en el que se debería intervenir drásticamente.

    Besos ,Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sofya! Muchas gracias :)
      Es un tema en el que aun hay demasiados cosas pendientes y exigen una respuesta drástica, no se si tanto como en el relato pero casi.
      Besos.

      Eliminar
  17. Hola Alfred!

    Un poco bestia, aunque no descarto que haya podido ser real. Este tipo de personas, es lo que se merecen, aunque hay otros procedimientos. Como escrito me parece bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que puede acercarse a algo un tanto real o posiblemente verídico. El autor se ha tomado las licencias pertinentes en aras de crear un relato dramático en pos de denunciar algo tremendo que aun corre por la indignada memoria de muchas víctimas.
      Me alegra que lo apruebes, como escrito claro!
      Adeu Enric!

      Eliminar
  18. Ufff!, cuesta, amigo, mantener la serenidad ante estos actos y personas, pero pienso que hay formas y formas...
    Besos Alfred.
    Feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Carmen, cuesta mantenerse sereno y acometer su conocimiento con la frialdad necesaria. pero esto no deja de ser un relato.
      Besos y feliz jueves :)

      Eliminar
  19. es una trampa moral, ambos se creían instrumentos de Dios. Uno para ser su brazo ejecutor y otro para ser perdonado porque, al fin y al cabo, sus pecados fueron puestos ahí por su creador...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante propuesta, ambos lados de la moneda.

      Eliminar
  20. Quizás el relato se parezca a lo vivido.
    Un abrazo, Alfred. Gracias por estar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia! El relato es un aldabonazo contra algo que clama al cielo, pero solo eso.
      Un abrazo y gracias a ti.

      Eliminar
  21. Cualquier acto que daña a otros es vil y odioso pero encima cuando lo comete alguien en quien se confía, por su ascendencia, por su sotana, por su edad, por su profesión, por lo que sea... es aún muchísimo más repugnante y se entiende que algunos quieran tomarse la justicia por su mano, ya que la divina a veces tarda o no llega.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, lo peor es cuando gente a la que se supone puedes confiar los hijos, resultan ser el principal peligro. La justicia divina solo funciona para algunos.
      Un saludo.

      Eliminar
  22. Fantástico Alfred, un final inesperado e impactante, con tu buen hacer para los relatos.
    Un tema fuerte y siempre en actualidad desgraciadamente.
    Me gustó mucho como lo has llevado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elda!
      Es un tema muy delicado y en le que a vece te gustaría un final drástico con los culpables que se escaquean.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Te he liado ¿verdad? Dirígete a este correo porfa.
    carmenrdzn@gmail.com

    Gracias Alfred.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, para nada, tranqui.
      Te he enviado dos correos?
      Gracias a ti.
      Besos.

      Eliminar
  24. a veces uno quiere tener fe, afanarse en que nada tendria que ver con los actos de los hombrespara no perderla...

    sin embargo ellos se esfuerzan tan poquito para dejar de creer....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto no tiene nada que ver con la fe, sino con el mal uso o el abuso que los hombres de la iglesia han hecho de sus prerrogativas.
      Un saludo Jo.

      Eliminar
  25. Seguramente Alfred, como poeta y ser sensible e inteligente le debe causar desagrado o más el plagio. esta persona:daphnelaluna.blogspot.com plagia desde siempre. Plagia de otros blogs mechando aquí y allá, partes, copia mezcla de uno y de otro, o copia entero a escritores con derechos reservados o partes de escritores con copyright. El plagio es un delito, pero también es una burla a personas inocentes que la siguen y elogian lo que creen que es de su autoría. Le escribí y le dije que estudie, que se forme y que escriba lo suyo. Me eliminó y ahora pone su blog privado y comenta que alguien le quiere hacer daño.Ella es la que daña a quienes confian en ella.
    Copia debajo la poesía que publicó como suya de este poeta, en su penúltimo post.Creo que este crimen debe ser difundido. Y también quienes se consideran sus amigos le aconsejen.
    Mi saludo cordial y gracias.

    NOCHES ETERNAS DEL POETA…
    Cual es mi destino…?
    camino por los senderos de mis sentimientos,
    huyendo… sin volver la vista atrás,
    quiero ir a ese lugar donde desaparece el sol…
    No busco ser poeta,
    simplemente, voy por la vida tratando de aprender…
    escribo frases unidas, desunidas,
    y en mis días oscuros soy lágrima perdida.
    En estas noches eternas…
    quisiera desnudarte bajo la luz de mi mirada,
    y ardientemente amarte
    entre las sábanas ocultas de mi alma.
    Nunca busqué ser poeta,
    escribo frases al llegar la noche,
    para olvidar miedos…
    y a fuerza de versos llorar melancolías,
    amar con el alma, con los dientes,
    besar un recuerdo, cantarle a la luna,
    y danzar sobre tu piel, al alba.
    Bajo las estrellas destaparme,
    y al amanecer, abrir murallas,
    dejar que la brisa me acaricie,
    y abrigándome con mil de gotas de lluvia...
    morir en un sueño desesperado..
    Quiero huir de todo aquello que me evoca nostalgia…
    te desnudo... suelto uno a uno todos tus lazos,
    quiero vestirte con mis deseos…
    Cuando llegue la luna y se pose en mi almohada,
    arderán las antorchas al paso…
    como éxodo de amor encendido
    y te traerá de nuevo a mi cama.
    Tiempo… más tiempo…
    las agujas del relog avanzando,
    Tic…tac, tic…tac,
    y yo inconscientemente esperando…
    Verte vestida, me agita,
    Desnuda, te espero...
    y de este momento hago poesía.
    Autor: Jordi Pou Panyella. (Georgeus, Art Cat.)
    Barcelona, Catalunya. Spain.
    Reservados los derechos de autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No considero adecuado que dilucide sus cuitas con otra persona, por cuestiones que desconozco y en las que no intervengo para nada, en este blog, que no está hecho para ningún tipo de discusiones. Como tampoco me parece elegante que ponga un texto suyo, en discusión con otra autora, aquí.
      Es por ello que me tomaré la libertad de considerar si borro todo esto para eliminar de mi blog, todo vestigio de una confrontación ajena y no deseada.

      Eliminar
  26. Son los mayores pecadores y encima a si favor llevan la palabra equivocadas.
    Me dan asco que salgan impunes, y no haya paz para quienes han sido marcados.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen llevar la palabra, pero por sus obras los conoceréis.
      Besitos.

      Eliminar
  27. Por desgracia es el "pan nuestro de cada día" no dejan de salir casos. Parece que el Papa Francisco mira el problema gravísimo de frente. ¡Veremos si lo consigue! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que haya casos es inherente a la mala naturaleza humana, el encubrimiento no debe ser tolerado, parece que ahora vienen tiempos con comportamientos algo más transparentes, esperemos.
      Saludos Mara.

      Eliminar
  28. Casos de estos los hubo y por desgracia los habrá, es un tema odiado por la iglesia pero que los persigue desde hace años.
    Ese niño se tomo la venganza por la mano,harto estaría de esos abusos.
    Besos Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha habido muchos casos que han quedado impunes y cuyos autores han sido protegidos y ocultados por la mis jerarquía eclesiástica. La venganza no esta justificada, hay que hacer justicia.
      Besos Puri.

      Eliminar
  29. OMG!!! Que juzgue Dios! Porque El tendra Misericordia, el hombre no. Muy bueno su escrito. Gracias por compartir. Buen dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios está demasiado ocupado para juzgar ciertas cosas, por lo que parece. Gracias a ti. Buen día!

      Eliminar
  30. Alfred. A veces me siento fuera de todos los dogmas religiosos.

    Veo tan humano al ser humano que no sé por qué tiene que utilizar la religión ni para perdonarse a si mismo ni tampoco para perdonar a los demás.

    Al final cada uno tiene su propia fe en algo , ya sea en los políticos en ideas o incluso en no creer en nada.

    O será que tengo un día excéptico y poco espiritual.

    Besos.

    Nunca he visto ningún halo a los curas ,me tesultan tan humanos que a vecrs siquiera entiendo pur qué don intermediarios.

    Pero bueno , alguno bueno habrá como irremediablemente habrá buenas personas entre en resto de los demás mortales.

    Besos.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que en todas partes hay gente buena, sino la vida sería insoportable. En cuanto a los intermediarios, digamos que son meros comisionistas.
      Besos.

      Eliminar
  31. Pero es verdad wue "confesarse de lo que sea" y a " quien sea " que medianamente escuche y compranda libera la conciencia.

    Y eso es maravilloso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede servirte soltar confidencias al compañero de viaje en un tren o avión. O confesar como planear un crimen :)
      Ciertamente libera conciencias.
      Besos.

      Eliminar
  32. Perdona. A veces cuando escribo desde el tf móvil me como la mitad de las letras o las cambio.


    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Bueno... En este caso la penitencia llegó antes de la confesión, muy bueno Alfred. No es mala forma de cometer un pecado comenzar confesando. Original tu relato, me gusto mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yashira. Es triste hablar de cosas así.
      Besos.

      Eliminar
  34. En esta vida hay de todo, gente buena y menos buena, y gente indeseable, que sale impune de todo, y la justicia no funciona del todo bien.
    Yo creo que somos nosotros mismos los que deberíamos juzgarnos y enmendarnos, el ser humano tiene capacidad para ello, digamos que podemos ser el bien y el mal, en nosotros está la decisión.
    Que tengas un feliz jueves querido amigo Alfred.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente indeseable, que se libra de las penas correspondientes a sus culpas, por encubiertos y protegidos por los suyos.
      Todos henos de hacer el correspondiente examen de conciencia, intentando mejorar en todos los aspectos de nuestro comportamiento y por supuesto no juzgar a los demás, dicho esto, que la justicie juzgue y aplique lo que considere oportuno, a la medida humana, que el dios de cada uno ya actuará en consecuencia.
      Feliz jueves también pata ti, querida amiga Carmen.
      Un abrazo!

      Eliminar
  35. Todo hombre peca precisamente por ser imperfecto como hombre. Aunque quizá el peor pecado pueda ser el considerarnos jueces de la verdad absoluta. La justicia no es de la tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo hombre es imperfecto y todo hombre peca, pero hay la toma de conciencia de lo qué está bien y lo que no, y el deseo de enmienda y no perjudicar.
      La justicia si es de esta tierra, es un marco que nos damos para controlar el comportamiento y el trato entre los seres humanos, para no ser una selva en la que prevalezca la ley del más fuerte y ni así se consigue del todo.

      Eliminar
  36. Hola la me entusiasma tu blog por eso Anna de poemias
    http://anna-historias.blogspot.com.es.
    me paso tu blog es fantastico
    Besos.

    ResponderEliminar