lunes, 18 de julio de 2016

Cosas del verano

                      Campo de amapolas de Van Gogh




El estruendo producido por la actividad de un martillo pilón, se cuela  con alevosía por el balcón cerrado, recordándome que ya estamos en verano.

No llega el verano a una gran ciudad hasta que no estallan con gran profusión sonora, el levantamiento de su asfalto y sus aceras.

Para disfrute de jubilados aburridos, niños traviesos  y obreros sudados, recogidos en un batallón de inmigrantes con pocas reclamaciones sindicales.

El calor es un añadido a la exaltación ruidosa de la estación en la que nos hayamos, estando al lado de nuestro querido Mediterráneo, se nos muestra un tanto pegajoso, fruto de la alta humedad ambiental.

El haber salido de casa, camino de un lugar supuestamente más tranquilo, no me ha servido de nada, sigo estando tras un balcón, cerrado, escuchando como levantan otra calle, para mejorar, se supone, los desagües, cableado, o lo que se tercie, da igual estamos en verano y hay que aprovechar el buen tiempo para la cosa de la obra pública y callejera, que sea bien transversal, es decir en todo tipo de barrios, céntricos o marginales, burgueses o populares, sensibilidad política aparte.

De tanto en tanto se produce una pausa, supongo para que podamos deleitarnos mejor, cuando reanudan su estruendo.

Los compresores expulsan un humo pestilente, cargado de partículas dañinas de esas que no pasarían un control en un automóvil amañado, pero aquí, a pie de calle, eso no cuenta y a cada arrancada, nos tumba de espaldas con su obsequiosa nube tóxica.

Me hubiera gustado hablar, mejor dicho escribir, sobre los campos dorados, cargados de mies, las amapolas rojas destacando sobre ellas, con pájaros lanzados en escuadrilla, intentando hacerse con unas cuantas provisiones. Unas nubes perezosas paseando por un cielo súper azul, en el que un sol esplendido nos muestra su cariño, ofreciéndonos todo su calor sin recato alguno.

Pero con este ruido ensordecedor, es imposible imaginarse una estampa idílica, pues rompe con la calma y el silencio que se respira y siente en la campiña.

Hay momentos en que tengo que reescribir las palabras al saltar mis pobres dedos sobre el teclado de forma inadecuada, por los temblores producidos por el retumbe de las máquinas.


He aporreado veintitrés veces una maldita cucaracha que se ha interpuesto en mi camino hacia la gloria literaria, cuando en situaciones normales, la hubiese acompañado amablemente hacia el exterior del recinto, lanzándola al vacío de una calle desolada y atrapada por el frío invernal, como antesala de una muerte digna.

Se me acusará de exagerado y desleal, contrario a la causa de la modernización de las estructuras metropolitanas, en suma en un mal ciudadano y lo soy, soy un egoísta capaz de bendecir unos minutos de paz en la vorágine de las obras no siempre justificadas pero siempre rentables para algunos.

Tal día como hoy, el país saltaba por los aires, en un encadenamiento de hostilidades y desencuentros, que un estado de derecho no pudo hacer respetar.


A saber cuánto tuvo que ver, ese estallido de odio descontrolado, para unos ciudadanos desesperados,  la invasión acústica descontrolada y poco respetuosa con la pacífica vida deseable para toda la población.

42 comentarios:

  1. Bueno bueno, tu malestar es evidente con esos maltratos que recibes a tus oídos, y de lo cual ha resurgido una buena entrada de recordatorio por estos trabajos que ciertamente son bien molestos, pero supongo que necesarios para mejorar el transito, o para lo que sea... pero lo bueno es que sobre ese particular, hay unos cuantos puestos de trabajo (miremos el lado bueno).
    Ya sabes, aprovecha para hacer un descanso en algún lugar perdido donde solo haya vegetación y silencio.
    Me gusta también Van Gogh, en realidad toda la pintura impresionista.
    Un abrazo y que se acaben pronto las obras, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elda por tu comprensión, en momentos así, es reconfortante tener a alguien que nos haga ver el lado bueno de las cosas ;)
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. La semana pasada me quejaba de lo mismo aquí. Parece que da igual el país , les da por ponerse a hacer obras callejeras en pleno verano. Aquí por lo menos no tenemos cucarachas, en su lugar hay arañas a punta pala...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que es un mal de verano común en muchas poblaciones, no importa estado, país, religión o creencias e incluso diría más, cultura. Lo de la cucaracha era una licencia que me he permitido para poder manifestar un alto grado de enajenación transitoria por el malestar causado por el exceso de ruido, en dos puntos distintos de la ciudad, frente a mi casa y en la biblioteca del Ateneu, donde me refugio a escribir.
      Besos.

      Eliminar
  3. Yo no aguanto tampoco los ruídos así. Te entiendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son muy persistentes y estruendosos.
      Gracias por entenderme, me siento acompañado :)
      Besos.

      Eliminar
  4. Pues mira, a mí me ocurre lo mismo.
    Suerte que aún estoy trabajando y me libro de gran parte de ese ruido infernal.
    Lo de "descansa en paz" debe ser porque ya no se oyen más compresores, ni taladradoras...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Celia, es una plaga que se propaga durante todo el verano por las principales ciudades europeas. Dichoso tú que al estar trabajando te pierdes tamaña algarabía ambiental en nuestra querida ciudad. De momento, sino te importa, prefiero pasar del tema del descanso eterno :)
      Saludos.

      Eliminar
  5. Te queda el consuelo de pensar en un otoño mas tranquilo
    Eso si , me dan lastima los jubilados aburridos.
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejando a los pobres jubilados distraídos con las obras, que al menos gozan de tu lastima, aquí soportaremos las obras estoicamente :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Pobrecito! Te comprendo, es muy fastidioso.
    Concéntrate en el campo de amapolas o similares, hasta que las obras terminen... No se puede ser leal a la modernidad así, jaja.
    Un abrazo silencioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Sara! Hay alguien que me comprende. Gracias.
      Un abrazo, aquí muy ruidoso :)

      Eliminar
  7. No sabes como te comprendo a mi me pasa lo mismo. Espero gozar pronto de unos días de cierta tranquilidad.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comprensión, me hace sentir más acompañado mientras espero poder irme unos días de esta vorágine ruidosa.
      Besos.

      Eliminar
  8. Hola Alfred
    Podría empezar diciendo que te acompaño en el sentimiento, sentimiento de frustación e impotencia. Nunca he entendido porqué las obras públicas tienen que ser ejecutadas en época de vacaciones estivales.Espero que sean cortas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enric!
      Que sean cortas las obras o las vacaciones ;)

      Eliminar
  9. Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Apúntate a la fiesta. Haz ruido tú también. Opina por dónde tiene que ir la zanja. Critica los martillazos mal dados. Participa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intentaré, aunque las cosas ha empeorado, pues acaban de empezar la reparación de las barandillas de las terrazas del edificio, con lo cual hay que añadir el bello sonido soprano de la radial haciendo mella en el viejo y oxidado hierro.
      Gracias por tu consejo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Vengo a agradecerte tus visitas a mis últimas entradas y tus palabras de ánimo y apoyo para con mi persona, y a decirte que por fin veo la luz del pozo oscuro que me ha tenido prisionera y tanto dolor ha causado a mi cuerpo y a mi alma.
    También vengo a decirte que ya he vuelto con mis amigos blogueros, a los que tanto quiero, y que me perdones por los últimos meses de silencio por mi estado de salud y de ánimo, espero no volver a hacerlo y visitarte, como hacía antes, con todo el cariño que te tengo, he vuelto con nuevas fuerzas después del periplo por el que he pasado y que gracias a Dios estoy superando con fuerza y entereza, espero volver a ser la misma de antes y no retroceder en mi camino.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo mucho que me alegro de esto sea así, tu mejoría es una gran noticia y me enorgullece que quieras compartirla aquí conmigo.
      No tengo nada que perdonar, ven cuando te apetezca y pon todo cuanto te apetezca, siempre serás bienvenida.
      Imagino y conozco por referentes de personas cercanas, lo que debe ser el tránsito por ese túnel que parece no tener fin, pero qué sí lo tiene.
      Un beso y una muy feliz semana!

      Eliminar
  11. Hola Alfred, tienes razón en lo que dices de ponerse hacer las obras en verano que es cuando mas molestan, ya que es cuando tenemos las ventanas abiertas y se supone que es un tiempo mas tranquilo, pero los que mandan se ve que no les importa el molestar a la gente y así va todo, espero que pronto acaben y así poder estar mas tranquilo y si no, si puedes irte unos días de vacaciones a un lugar tranquilo y poder disfrutar de la tranquilidad y librarte por unos días de ese infierno, consuélate que el año que viene no tendrás este jaleo:)
    Lo del estallido de odio hace años, fue bien triste y esperemos que no se vuelva a repetir ya que es algo muy lamentable y doloroso, ten paciencia amigo que todo pasa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que es herencia de cuando la climatología condicionaba más la cuestión callejera de las obras de carácter público.
      En todas las decisiones tomadas por nuestros mandatarios municipales, la cuestión del bien, sosiego y tranquilidad de sus conciudadanos se las trae al pairo, como vulgarmente se puede decir por utilizar un termino marinero más acorde con la buena educación que otras expresiones igual de contundentes pero más malsonantes.
      La derecha es más pragmática a la hora de repartirse el poder y administrar sus intereses, por eso los herederos de aquellos golpistas están ahora a punto para hacerse otra vez con el mando del país, mientras la izquierda, en pos de la pureza ideológica ombliguista, se divide y subdivide, cual ameba descabezada, en pos de llorar en la cuneta, la perdida del autobús que lleva al paraíso prometido.
      Besos.

      Eliminar
  12. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero, te cuento que mi calle después de asfaltarla y adoquinar las aceras (22 días), han levantado una de las aceras para meter tubería de desagüe de mayor diámetro (8 días), y desde ayer una compañía telefónica, abre un canal sobre el asfalto para meter un cable de fibra óptica; y yo de reposo absoluto por un accidente que tuve, sin poder moverme de casa. Así que te entiendo perfectamente que no puedas escribir sobre amapolas, pajarillos, etc. Paciencia, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte me puedo mover e intentar buscar zonas donde el ajetreo de obras no haya llegado aún.
      Lo malo es cuando tras los de las canalizaciones de agua, vienen los de la luz, la fibra óptica, la luz, e incluso los desagües sin olvidar el cableado de los semáforos.
      De esta forma se mantienen ocupados y a nosotros entretenidos, sin pensar lo bien que iría reunir todo lo posible en un tunel de servicios.
      Espero que tu recuperación vaya por buen camino y te permita salir a la calle cuando todos recojan sus bártulos por fin de obras :)
      Un abrazo Manuel.

      Eliminar
  13. Este verano aún no he sufrido el ruido de obras,esperemos que siga así porque otros años...ufff

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen se fuerte, todas las obras tienen un principio conocido y un fin probable, o eso ponen en el letrero ;)
      Besos.

      Eliminar
  14. Hay ruidos bastante molestos sobre todo cuando se hacen obras en las viviendas o arreglan las calles y utilizan esas máquinas que taladran hasta los oídos, y bien cierto es que parece que se ponen de acuerdo para hacerlo en verano y cuando más calienta, y es que no se dan cuenta que el verano, que es cuando más calor hace, es para descansar de todo, hasta de ruidos, y es que el cuerpo pide relajación total con este calor, en fin, habrá que aguantarse, no queda otra.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo después de comer...con el calor...te viene esa modorra...aprovechando un poco de corriente de aire...y de golpe se ponen en acción, el taladro ataca las baldosas de la acera y en los descansos se activa el compresor para recargar el aire comprimido y volver a atacar con nuevos bríos y energías, quedándote con una cara abotargada y una sensación de odio profundo contra la sociedad en general y el ayuntamiento en particular.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Vaya, la entrada es del 18 de julio... mal día fue.

    Un abrazo y un cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día que se desencadenaron todos los odios en las españas.
      Un abrazo y gracias por el cafelito, le pondré hielo :)

      Eliminar
  16. Alfred, son molestas este tipo de obras, perforan los tímpanos y aumentan el estado de nervios. El verano es para descansar, pero veamos la parte positiva de esta historia, esa gente tiene un trabajo, y seguro que algunos le tienen envidia por ese hecho.
    El 18 de Julio pertenece a la historia de España, lo que queda es la paga extra y por muchos años.
    Besos y un abanico.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejemos la parte positiva de la historia como válida para aceptarla.
      Fue una forma de comprar voluntades populares, engañar con una paga extra que ya está en el computo general de la retribución anual. ;)
      Gracias por el abanico.
      Besos Puri.

      Eliminar
  17. Pues no se sí te lo creyeras pero entre las obras que hay en mi ciudad y para colmo de males en mi edificio en el 6 y 10 están también en obras y dentro de un as semanas vendrá mi vecina de arriba que le gusta mucho arrastrar muebles y más sí llega a las 5 de la madrugada , y no es la primera vez que lo hace , así que ya somos dos no sabes cuanto te compadece amigo Alfred , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las obras en verano es un clásico que no se salva nadie. Pero lo de tener vecinos con veleidades decorativas a altas horas de la madrugada, creía que era una exclusiva mía. (Ver post al respecto) :)
      Besos Flor, piensa que seremos recompensados en el cielo, por nuestra santa paciencia.

      Eliminar
  18. Quizás las obras estén todo el año, lo que ocurre es que nos damos más cuenta cuando nos molestan más.
    Yo cuando voy a mi pueblo en verano me encanta dar un paseo en bicicleta cuando no hay nadie por el campo, y a veces alguien me pregunta ¿ se le ocurre a alguien más salir con esta temperatura? , la verdad que a muy pocos, pero a mi me da paz, porque el calor si no es muy extremo no hace ruido. Y si es primavera puedo observar las amapolas y si es verano los girasoles
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es verdad, pero en verano son realmente molestas, tenemos las casas con ventanas abiertas y los ruidos pueden ser insoportables.
      Bonita estampa la de los paseos en bici disfrutando del tiempo primaveral o veraniego.
      ;)
      Besos.

      Eliminar
  19. Las obras, los gritos de los vecinos que machacan sin comprender que han dejado sus ventanas abiertas de par en par, el calor insufrible, no... de verdad paro poquito en casa por problemas de trabajo, pero a veces es insufrible la noche en verano y la dificultad para conciliar el sueño. No me gusta el verano. Te entiendo muy bien.
    Me alegra estar en tu bloc y gracias por tu visita al mío.

    Esos girasoles...me gustan.

    Besos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, es un placer visitarte :)
      Con el calor nos volvemos más quisquillosos, con lo que nos molesta todo.
      Esos girasoles son... Fantásticos!
      Besos Daphne.

      Eliminar
  20. Te entiendo, así es el verano en las grandes ciudades: caluroso y ruidoso. Mi barrio también está en obras. En cuanto al 18 de julio, mala fecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por entenderme, me siento más solidario para con los que sufrimos en silencio. Fue una fecha trágica y que vista la historia, aún está por superarse.

      Eliminar
  21. Cuanta razón llevas, las ciudades en el verano siempre están llenas de obras y ruidos. Y ante esto nos queda la impotencia de no poder hacer nada para evitarlo. Y que me dices de los sufridos obreros trabajando de sol a sol? Saludos desde ésta calurosa tierra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si vives en una ciudad más cálida ni te cuento lo que podéis llegar a pasar. De los obreros no digo nada que parece que ahora no tienen derecho a quejarse ya que tienen un trabajo, ni que sea por obra ;)

      Eliminar