lunes, 14 de marzo de 2016

NUBES

                           Foto del autor


La luz de la mañana empezaba a encenderse. Una ligera neblina ascendía por los prados buscando las laderas de las montañas para ascender hacia las nubes.

El color plomizo del cielo empezaba a reconvertirse en azul, con el beneplácito del verde omnipresente en todo el valle.

Las amapolas que salpicaban los prados, bailaban al son de una ligera brisa que para nada anunciaba el despliegue de una fuerte tramontana.

De pie en la terraza, con la mirada perdida tras un pensamiento fugaz dedicado a tú recuerdo, observo distraído como se inicia un nuevo día.

No es muy diferente al anterior, aunque no tenga constancia, por no estar presente en este paisaje y si en otro diferente, ruidoso y lleno de seres apresurados, nerviosos, pensativos y dudosos.

El hecho de poder estar en esta dualidad, ciudad/campo, gente/soledad, ruido/quietud, me es motivo de agradable sorpresa suertuda.

Podemos vivir aislados, pero no mucho tiempo, al final agradeces el ruido del vecino, su molesta radio y el llanto de un niño reclamando su alimento. Incluso ahora perdono al aprendiz de pelotari en la pared contraria de la sala.

Porque aquí, a medida que el viento arrecia, ni los pájaros se atreven a cantar, solo el ligero chirriar de una veleta con forma de gallo introduce un ruido disonante.

Las nubes se van agrupando con ganas de hacer un aquelarre, en el que se pueda corear con gran fuerza su poderío y rayos, truenos y centellas nos alumbren el camino.

Añoro el azul del cielo que en la mañana se vislumbraba, Pues ahora este cielo entristecido me repliega al origen de mis pasos, donde da igual el día que haga pues la actividad es la misma y hay que hacerla de la misma manera.

Empiezan a caer gotas, como un ligero aviso para que me resguarde, pues la cosa va para largo, ya el cielo es toda una inmensa nube ennegrecida con ganas de descargar su contenido, para aligerar culpas de los pecadores que en el cielo haya y tengan que llorar sus malas acciones.

¿Cómo me atrevo a pensar en estas cosas de un simple hecho meteorológico? Porque escribo mis sueños en voz alta.


46 comentarios:

  1. atreverse a soñar con la naturaleza
    a dejar que las letras fluyan como la brisa

    Me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonito tu comentario, me gusta.
      Gracias!

      Eliminar
  2. Desde una nube que bien se está, además de tener unas vistas estupendas, también puedes recostarte y soñar. Y la suave brisa que no deja de mecer tus sueños para poder deleitarnos luego con tus bellas letras.

    Un abrazo amigo mío con mi cariño, pasa una bonita semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si claro desde ahí arriba las vistas son mucho mejores :)
      Muchas gracias por los piropos.
      Un abrazo con mi mejor deseo para esta semana.

      Eliminar
  3. Es precioso disfrutar, soñar, contemplar la naturaleza, respirar aire puro,y cuanto más lo disfrutas más fantástico es. me gusta tanto la naturaleza, aunque esté tan solitaria como la que muestras.
    Con tu relato he recordado, que de niña cuando llovía fuerte me decía mi abuela que eran los angelitos que lloraban, y cuando la tormenta arreciaba me tranquilizaba diciendo,tranquila que en el cielo están de fiesta y todos bailan. Jajajajajaja, mentijillas que aliviaban el momento.
    Bonito relato y preciosa imagen.

    Besos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa anécdota la que cuentas, las abuelas tienen respuesta para todo :)
      Besos Daphne.

      Eliminar
  4. Pues unos sueños encantadores que me han hecho visualizar todo el paisaje que has dejado, lo mismo en la tierra que en el cielo, porque si bello es lo que vemos de frente, bellísimo es cuando arriba se viste el cielo de diferentes nubes que bailan al compás de los truenos.
    Un placer la lectura.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos día que ves como va cambiando el tiempo y nos obsequia con una buena tormenta de las que hay de todo, estando protegido ;)
      Gracias!
      Abrazo.

      Eliminar
  5. Muy bien escrito. Yo también creo que hay que tener tiempo para un aislamiento y alternarlo con el de una multitud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es una dualidad que buscamos todos los urbanitas.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te levantaste poético.
      Gracias por compartir tus latidos.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por escucharlos.
      Saludos.

      Eliminar
    3. He tenido que reproducirlo por un problema técnico.
      Disculpa Toro :)

      Eliminar
  7. Nos gusta la naturaleza, a fin de cuenta venimos de ella. Pero creo que nos gusta más la naturaleza como espectadores de ésta, más que para vivir inmersos en ella.

    Bonita entrada, muchas imágenes, muchas sensaciones placenteras.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es así, nos gusta la naturaleza como quien observa un cuadro. Muchas gracias!
      Saludos!

      Eliminar
  8. El recuerdo te elevó por encima de las nubes y te acercó al cielo, verdad?

    ResponderEliminar
  9. Mucho debe afectar el aislamiento para echar en falta la radio del vecino, al niño berreando y al aprendiz de pelotari dando el coñazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca estamos conformes con nada, cuando tenemos paz añoramos el follón :)
      Saludos.

      Eliminar
  10. Aún un tanto disconforme con la naturaleza hallé gran belleza en la forma de describir la formación de la tormenta. Un placer conocer tu obra, pasé a agradecer tu visita y dejarte un abrazo desde Uruguay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y espero verte por aquí a menudo :)
      Un abrazo desde Barcelona.

      Eliminar
  11. La placidez de los cielos, a aveces, nos lleva a estados de ánimo entre reflexivos y soñadores. Como algunas piezas musicales, si te fijas. Es muy bonito, y es de agradecer que te tomaras el tiempo y las fuerzas para podernos acercar a tu contemplación

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Observar los cambios en los estados de ánimo de la naturaleza, te lleva a ciertas comparaciones, no siempre como tales, odiosas ;)
      Un beso.

      Eliminar
  12. Sensibilidad a flor de piel... A veces esa fusión de sueños y naturaleza es nuestra salvadora... Me ha encantado Alfred.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sofya! Son impresiones que te quedan grabadas y salen.
      Besos!

      Eliminar
  13. Maravillosa ensoñación como musa ese bien tan preciado
    la naturaleza

    besos y buen día ¡

    ResponderEliminar
  14. Si la lluvia lava lava lava, pero el hombre pertinaz, ensucia ensucia ensucia
    Me quedo con el trabajo de la lluvia
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Porque las nubes perfilan los sueños dormidos que nos acompañan y brilla cuán sol la luz del alma

    Mi abrazo ✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza nos despierta los sentidos y a veces nos adormece el alma :)
      Abrazo también!

      Eliminar
  16. Me gustan mucho estas letras poéticas. He podido imaginar todo ese panorama.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, un placer hacerte "ver" ese paisaje. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Somos seres sociales pero tambièn almas emotivas. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuan acertadas son tus palabras, gracias.
      Besos!

      Eliminar
  18. Hola paso de visita por tu blog me encanta todo lo que escribes es como poesía. Saludos sigue soñando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, gracias por tu visita. Eres muy amable para con mis palabrejas :)
      Saludos, seguiremos soñando.

      Eliminar
  19. Hola, gracias por tu comentario. Me gusto tu blog y esta entrada es muy linda. Espero seguirte leyendo
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que estés mejor :)
      Seas bienvenida, pondré más cosas.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Tu entrada es dulce y pausada, Alfred. Digna de un buen relato a solas para leer en días de lluvia o en noches desesperadas de insomnio y de tristeza.
    Te felicito en este amanecer que me hace feliz con tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tecla, tus palabras son de un gran elogio para mi, pues es muy importante hacer feliz a los que te rodean.
      Un abrazo!

      Eliminar
  21. La paz que trasmites con esta entrada es propia para la reflexión, las nubes amenazan con llorar a tu lado por aquello de sumarse al momento de congoja que describes. El sumergirse entre la naturaleza tan sumisa al viandante es algo para disfrutar a solas.
    Me gustó mucho este texto Alfred.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Puri, es un punto de reflexión facilitado por la contemplación de la naturaleza en su estado más libre.
      Besos!

      Eliminar
  22. La naturaleza es bella, generosa y sabia, te avisa para que te refugies y a la vez te inspira muy bien,
    Es bueno soñar en voz alta y dejar asil lo que el alma guarda.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza tiene provoca una inspiración más sosegada, en medio de ella te encuentras en tu real pequeñez, pero puedes expresarte.
      Feliz semana para ti.
      Un abrazo Ambar.

      Eliminar