domingo, 6 de marzo de 2016

Lecturas y otras comilonas


                 Aquí estoy un poco camuflado (autorretrato)


Por todos los caminos acudían cientos de hormigas hacía mi, o mejor dicho a mi tostada con miel.

No sé de donde podían salir tan prestas y orientadas, con tanta rapidez, de todos los rincones de aquella enorme mansión, en donde me había instalado por un pequeño lapso de tiempo.

Calculaba que en unos tres o cuatro años, podría tener listo un primer borrador para poder empezar a definir los grandes trazos de un pequeño libro, más bien una guía para poder moverse por este mundo tan desconcertante de los humanos.

Ellos van muy apresurados con respecto a los tiempos de todos los seres que les rodean, necesitan un montón de años para pasar sus sucesivas etapas de aprendizaje.

Comparados con un simple perro, dedican siete veces más tiempo y muchos de ellos mueren sin recordar nada de lo aprendido.

Así que se van, sin enterarse y teniendo que empezar otra vez desde cero, Encima se creen los reyes del reino animal, será por lo  mucho que pierden el tiempo en auténticas tonterías.

Aunque hay que reconocer que algunas son hermosas, como la música, ese llevar lo que estamos acostumbrados a notar cuando el viento circula por todo tipo de cavidades, modulando en cada una tonalidad distinta, ellos lo hacen con tubos de madera o metálicos.

O se entretienen mucho más que los pájaros en construir sus refugios, siendo mucho más sólidos y grandes, como este en el que me hallo.

Sus presas en los ríos son de dimensiones enormes, no como las de los humildes castores, que con pequeño dique tienen suficiente, ellos no, cortan el paso de un río hasta convertirlo en un lago.

¡Ah! Y dejan constancia de todo lo que hacen, llenando paredes con una especie de quesos, pues lo de dentro es más suave y tierno, con unos signos que son diferentes según la zona geográfica donde los hagan, igual que los quesos, que tienen sabores distintos en función de lo que coman y beban las vacas.

A mí me gustan prácticamente todos, al menos los que he ido probando hasta ahora, pues siempre aparece uno desconocido y de distinto maridaje. ¡Se nota que ya me he tomado unos cuantos eh!


28 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Lo enlazo con una entrada que hice a raíz de una lectura que me encantó.

      Eliminar
  2. Es un ratoncillo de campo?
    Bueno, eso me parece.
    Que disfrute de los quesos.
    Además son gratis.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, por supuesto.
      Te parece bien, fue cazado en un paseo, cuando iba acompañado.
      Espero que tuviera suerte y disfrutara de buenos quesos y libros.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Veo la foto en chico porque estoy en el tf. Yo veo dos animales.

    Por una parte el que ha dicho toro y luego me parece ver una oveja oor ahí escondida.

    Pero bueno, es que tengo mucha imaginación.

    Besos.
    Es verdad lo que dices de los humanos en tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ratoncito de campo, en un ancho campo de Castilla, no hay nada más, pero puedes poner lo que tu imaginación prefiera.
      Gracias, veo que coincidimos.
      Besos.

      Eliminar
  4. Debemos ser los únicos seres vivos que se creen mucho más listos que todos los demás. Así nos va.

    ResponderEliminar
  5. Es gracioso...camuflado pensando que nadie lo ve.

    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está, al acecho, mirándonos mutuamente, a ver que hacíamos cada uno.
      Un abrazo Rosana.

      Eliminar
  6. Jajajajaja... Que gracioso y que lindo por dios... el parece feliz, con mucha miel, mucho queso, pero... él siempre ojo avizor, ante la incertidumbre de ser alcanzado por el gran depredador :)
    Buen sitio para trabajar en la escritura del libro.

    Lindo el ratoncito y el relato.

    Besos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno un ratón tiene que estar súper alerta a todo lo que le rodea, mientras si puede disfruta de lo que puede, e incluso escribe pequeñas cosillas.
      Besos Daphne.

      Eliminar
  7. Aquí uno va leyendo y leyendo, se mete en las letras, y entre hormigas, pájaros y castores, se camufla contigo, al final comeremos queso.
    Muy bueno y entretenido relato.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal un poquito de queso para entretener el estómago mientras leemos un poco :)

      Eliminar
  8. Dulce roedor entre insectos. No sé si siempre quieren quesos, pero con sus dientes, hacen maravillas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno esa es la fama que tienen y no lo voy a discutir, no crees?
      Un beso.

      Eliminar
  9. Ingenioso y muy atinado con nuestra especie ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, somos una especie muy a temer. ;)
      Besos!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Espero que sea uno positivo y que disfrutes con el. ;)

      Eliminar
  11. Bien está la comparación. A veces el inteligente ser humano parece tonto. A veces las hormigas parecen tontas y no lo son. Pero también es cierto que somos lo mejor y a veces lo peor de la raza animal.

    Un saludo filosófico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de lo mejor...no se yo que decirte :)
      Un saludo animal.

      Eliminar
  12. Qué pensarán los ratoncitos. Algo así. Qué pensarán todos los animales de nosotros. Quizá sientan pena por nosotros. Somos menos que ellos y nos creemos más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que piensen, si piensan, por que nosotros se lo negamos, no será muy agradable.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Presas que a veces provocan desastres ecologicos
    Prefiero los castores
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, los castores son animales simpáticos.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Una buena foto. Como mirando sin mirar, castor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Un ratón escondido, delatado por el ruido y fotografiado a tiempo.
      Un abrazo!

      Eliminar