sábado, 2 de enero de 2016

SISTERS


                        Imagen de un montaje teatral de Yerma (Internet)

Sisters

Damián está cansado, ha sido un largo viaje desde su lejana ciudad de las luces, llega a la portería indicada en el mensaje, que va leyendo desde que bajó del taxi, que le ha traído del aeropuerto a esta ciudad de clima estival pegajoso.

Es un tipo alto, a pesar de su edad, se nota que sobrepasa los cincuenta, se le ve con aspecto deportivo, nada de barriga y del polo color malva, surgen unos brazos que tienen que haber hecho remo o algo por el estilo. Un poco paliducho para la época estival sí que está, lo cual no casa con una vida al aire libre, quizás debe ser un producto de gimnasio.

Mientras iba en el coche, recordaba su última estancia en la ciudad olímpica, donde un ligue nocturno en una fiesta de presentación comercial, dio pie a una semana loca con una de las azafatas. Recordaba  una urbe más animada que ahora, será cosa de la crisis.
Llama al piso indicado, tras varias insistencias, da por hecho que nadie le espera, entonces sigue las instrucciones, en caso de no estar, su amiga Sonia le emplaza a llamar a su vecina del ático, Maite, para que se pueda esperar allí, ella ya está avisada. Dicho y hecho, llama al ático.

-      ¿Maite?
-      ¿Sí, quién es?
-      Damián, el amigo de Sonia.
-      ¡Ah sí! ¿Ya estás aquí? ¡Sube!

Se oye el chasquido de la puerta al ser abierta, empuja cargando con la maleta de ruedas y la mochila a cuestas. Mientras sube en el ascensor se mira en el espejo, para deducir que su estado no es el más presentable, tiene la cara, muy  pálida para la época, va sin afeitar y lleva el pelo despeinado, con una combinación de polo y pantalón imposible de ser aceptada en la ciudad del diseño.

-      ¡Hola  Maite ¡
-      ¡Hola! … ¡Damián! …Me dijiste…  ¿No?

Mientras, se intercambian unos falsos besos en las mejillas, que apenas llegan a su destino, pues más bien sólo se encaran.

-      ¿Qué tal el viaje?
-      Bien… muy bien.
-      ¿Así que eres amigo de Sonia no?
-      Bueno, lo fuimos hace un montón de años y ahora que pasaba por aquí, pensé en venir a verla.
-      ¡Ya!
-      ¡Oye! ¿Hablas muy bien el español?
-      Bueno, mis padres lo son, son de Pamplona.
-      Ah vale, eres un gabacho de circunstancias.
-      Perdón ¿Soy qué?
-      A los vecinos del norte, les llamamos gabachos, no es nada.
-      Ah bien. ¡Vale!
-      Ven, pasa,  por aquí, ¿Quieres tomar algo?
-      No gracias, muchas gracias. Me gustaría ir al baño, a poder ser.
-      Si claro. es la última puerta a la derecha.

Se lo mira  mientras ve como se dirige al baño, tiene buena planta, le pasa una cabeza, tiene el tipo de hombre mayor, deportista sin barriga cervecera.

El entra muy decidido con cierto apremio y mientras tras la descarga aliviadora, se lava las manos y refresca la cara, observa a su alrededor. Todo pertenece a un ambiente femenino  de una sola persona.

Su anfitriona, cincuentona, morena, entrada en carnes, y muy maquillada, en busca de su último tren, que puede pasar en cualquier momento. Va con una camiseta de esas anchas que permitirían ver el sujetador en caso de que lo llevara y unos pantalones cortos, dos tallas inferiores a la que necesitaría.  Damián no ve el momento de salir corriendo.

-      ¿Tardará mucho Sonia?
-      Suele venir pasada la una, trabaja cerca.
-      ¡Vale! Cómo son las doce, mejor me voy a dar una vuelta y te dejo con tus cosas.
-      ¡No!... No me molestas, iba a preparar algo de comer, si quieres me ayudas.
-      Gracias, pero soy muy malo para eso, no soy del todo francés, ya sabes.
-      ¡Jajaja! ¡ Claro!...Como quieras.
-      Vale, volveré a la una, te dejo las maletas, ahí en la entrada
-      Ok. Tranquilo.

Ha podido salir en retirada, de una forma más o menos digna, pero se sentía acorralado, embriagado por aquel perfume que de tan potente, le estaba eliminando sus neuronas olfativas.

En casa de Maite, suena el teléfono, sale de la cocina.

-      ¿Sí?
-      ¿Maite, vendrás a comer a casa de mamá hoy?
-      No, tengo en casa un amigo de Sonia, un tipo muy majo. ¡Me quedo!
-      ¿Ah sí? ¿Cuéntame?
-      Bueno,  es un chico francés, guapetón, altote y fornido, un poco paliducho, pero nada fondón, debe de tener mi edad o poco más  y… ¡Sin barriga!, ¡Jajaja! Tendré que ponerme  a régimen enseguida.
-      ¡Jajaja! ¿Te ha hecho tilín eh?
-      Que va, yo ya paso de esas cosas, además es amigo de Sonía, supongo que habrá algo entre ellos.
-      Ya, ya,  cómo si eso fuera un inconveniente para ti.
-      ¿Qué quieres decir con esto?
-      Nada, nada, que si hay hambre, todo es pan, jJajaja!
-      Que tonta que eres. Ven a tomar café y si está por aquí, lo conoces, ahora ha salido, creo que le doy miedo, ¡Jajaja!
-      ¡Jajaja! ¡Lo ves! Vale como rápido y me paso.

Maite, empieza a trocear una cebolla, en la cocina, ha cambiado de planes, piensa que una triste ensalada será poco para un mozo también puesto, le prepara unos espaguetis, con una buena salsa boloñesa,  la Sonia tiene buen gusto, siempre ha tenido amigos interesantes y con dinero. Lamenta interiormente no haber entrado en la “pelu”, ayer al pasar por delante. Si es una historia antigua igual…
Suena otra vez su móvil,

-      ¿Sí?
-      ¡Maite! Soy Sonía, ¿Ha venido Damián?
-      Si ha estado aquí, pero se ha ido a dar una vuelta, solo debe querer estar contigo
-      No digas tonterías entre nosotros no hay nada, te llamo por qué tendrás que atenderlo tú, estoy en el hospital, a mi padre…le ha dado un infarto… y está muy grave, mucho…no saben seguro… si se saldrá (sollozos entrecortados).

   Tranquila chica, para eso estamos las amigas, cuando venga miraremos como instalarlo.
-      Pero tu ático, es muy pequeño, puedes venir a buscar las llaves de mi casa.
-      No te preocupes, atiende a tu padre estate por él y ya hablaremos, yo atenderé a tu turista.
-      Gracias Maite, te debo una.
-      No digas tonterías, no me debes nada, ahora vendrá Sandra y ya me echará una mano.
-      Estupendo. ¡Las hermanas al ataque! Te dejo.
-      Tranquila estate por tu padre y no sufras. Animo besos
-      ¡Besos!

Se oye cómo se cierra la puerta de entrada, de un sonoro portazo.

-      ¡Hola!
-      ¿Ya estás aquí?
-      Mujer, ver un chico extranjero con buena planta, te hace comer ligero y rápido.
-      ¿Por eso te pusiste mi vestido floreado?
-      A mí me queda mejor, te lo dejaste en casa.
-      ¡Ya! y mama como está.
-      Bien la he dejado en la cama, para que haga la siesta, ya le he dado las gotas. Pásate tú luego.
-      Vale, miraré de pasar antes de la noche. Ha llamado Sonia que no podrá venir, tendremos que colocar a su amigo, Su padre está grave en el hospital.
-      ¡Ostras, qué mal!
-      Si chica. Tengo que alojar a Damián
-      ¿ Dónde?... ¿Aquí?... ¿Cómo?... ¿Le harás dormir en el sofá? ¿Oh ya te lo llevas puesto a tu cama?
-      Como eres,
-      Mira ya está aquí. ¿Puedes abrirle?
-      Voy volando.

Se dirige corriendo por el pasillo, con su morena melena suelta, haciendo bailar su mini vestido del que asoman sus torneadas y tostadas piernas.

-      ¡Hola!
-      ¡Hola! Soy Damián,
-      ¡Si hola! Soy Sandra la hermana de Maite, amiga de Sonía.
-      Caramba cuanta mujer suelta,
-      Si ya ves, y todas disponibles.
-      ¡Heps! sí claro, pero porque queréis. ¡ Claro!.
-      Pasa,  pasa.

Sandra observa mientras lo tiene por delante, admira su trasero bien ajustado, en unos vaqueros de marca, es una manzana muy apetecible.

-      Hola Damián, hay malas noticias, Sonía está en el hospital, tiene a su padre ingresado y no puede venir y no tenemos las llaves de su casa, tendrás que quedarte aquí.
-      ¿Qué dices? ¿Es grave?
-      No lo  sabemos, algo de un infarto.

Da una rápida mirada, a su alrededor, donde entre su estancia anterior y su observación actual, es fácil deducir que es un piso de un solo ambiente con una habitación y un baño.

-      ¡Ostras! Pues me iré a buscar un hotel no hay problema, solo vine aquí porque ella insistió mucho, pero no pasa nada, de verdad tranquilas, yo me espabilo, ya conozco la ciudad.

Rápida de reflejos Sandra interviene.

-      No te preocupes, en casa tengo sitio de sobras, tendrás una habitación con baño para ti solo y mañana podrás hablar con Sonía y todo arreglado. Venga te llevo,  que tengo el coche abajo, te podrás dar una ducha y todo, y cuando salga del trabajo quedamos.

El cruce de su miradas verde con gris combinan perfectamente. Damián ve una puerta abierta para escaparse, además muy atractiva, así que no se lo piensa dos veces.

-      Ok me parece muy bien, cojo mis cosas y bajo contigo, a si no molesto más. ¡Gracias por todo Maite,  ya nos veremos!

Le va a dar un beso cuando se encuentra con una mano estirada y una fría mirada. Damián sigue los pasos de Sandra, que parece balancearse más de lo natural.

-      ¡Adiós Maite! Dale besitos a mama de mi parte está tarde, cuando vayas
-      ¿No te pasarás?
-      ¡No! Esta tarde cuando salga estaré ocupada, le enseñare todo esto a Damián.

Aguanta la mirada gélida de su hermana, cuando se lleva la  presa a su redil.  Mientras esta se deja hacer, cargando con su maleta con ruedas y su mochila al hombro.

Maite rencorosa, con la mirada perdida. No oye el pitido del tren, que se aleja de su estación.





43 comentarios:

  1. ufff pobre hombre ....
    .. una historia que supongo que se da muchas veces cuando se esta a la espera de tal vez, el último tren para "montarse" pero me temo que el prota es más de volar que de ir sobre vías

    besos y buen inicio d año ¡:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si, que el pájaro acabará volando en cuanto le abran la jaula :)
      Feliz Año Nuevo!

      Eliminar
  2. Joder... Damián huye!!!!!!.... corre!!!!!! antes de que sea tarde!!!!!

    Menudas víboras...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que...no es tan fácil huir de los encantos...
      Saludos.

      Eliminar
  3. El relato "Super".
    ¡Pobrecillas ellas, se sentían tan necesitadas!!! Pero el tal Damian...tampoco se iba a perder, menudo elemento.
    Es lo que hay, poder tener opción a elegir.
    :P

    Besos Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que hay, las relaciones humanas pueden ser incompatibles entre hermanas cuando hay alguien en disputa.
      Besos Daphne.

      Eliminar
  4. Es una historia de soledades, que el azar pone en escena. las hermanas con sus equipajes y el viajero con la necesidad de seguir volando solo.

    Buena situación, pausible. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien cierto, es una historia de soledades, de perdedora en este caso, buscando una última oportunidad en una quimera, que su hermana le desbarata.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Todos compartiendo soledades. La urgencia de encontrar y ser encontrado por alguien que no es a quien se busca, los hace huir. Todos solos all final

    Tuuuuuu tuuuuuuu

    Chucu chucu chu cu chucu chuncu...

    ¡Vámonos!

    ResponderEliminar
  6. En cuestión de ligues, no hay nada escrito, pero siendo dos hermanas, es bastante feo. En la vida, hay de todo.

    El primer saludo del año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay lazo familiar que valga.
      Cierto, primer saludo anual, habrán más!

      Eliminar
  7. El trío lalala...en fin que mejor solo que mal acompañado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si seguramente, pero aquí opta por dejarse llevar por la hermana joven.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Yo no sería tan romántico: no diría que las hermanas se lo disputan por "amor". Más bien me huele a calentura, lo que no tiene nada de malo. De que están necesitadas, al parecer, lo están, pero de sexo. Asi que la situación no es tan grave, Damian: sientate, relajate. Disfruta de tu suerte, maldito suertudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que están necesitados todos de tener una relación.
      Aunque él realmente es un suertudo, como tú dices.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Eso pasa de cuatro veces, tres.
    La próxima, que ni sea tan ingenuo y ...mejor solo en soledad que mal acompañado.
    Pobrete, me daba penica!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Cuanta razón tienes. Dan bastante penica.
      Besos.

      Eliminar
  10. Aquí el que no corre vuela. Qué bien descrita la situación.
    Buenos Reyes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Macondo. Felices Reyes! El tren para muy poco y hay que estar alerta. :D
      Saludos.

      Eliminar
  11. Vaya con las hermanas...no pierden el tiempo eh?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No están los tiempos para desechar nada. :D
      Besos.

      Eliminar
  12. No es buena cosa un tercero, menos entre hermanas.
    Me gustan tus relatos. Mucho.
    Abrazos, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un trío es multitud, en estos casos lo mejor es esconder los cuchillos. :D
      Muchas gracias!
      Abrazos Alicia.

      Eliminar
  13. Aquí hay mucho avispado, y como se suele decir" el que no corre vuela,"
    cuanta necesidad junta, mejor compartir que cuando hay confianza ya se sabe....
    Alfred,Una historia con muchos aires de realidad.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente hay avispas y moscardón, uno se deja hacer y las otras se pelean.
      Besos Puri.

      Eliminar
  14. Me ha encantado tu relato, aunque me parece un poco machista, poniendo a las mujeres tan deseosas por un tipo. En fin será que mi época ya no tiene nada que ver con esta, jajaja.
    Pero me centro en el desarrollo de la historia que me parece estupendo como lo has escrito.
    Un abrazo Alfred, y que tengas un buen año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elda, estoy de acuerdo contigo, es una visión un tanto machista, pero en negativo, al fin de al cabo el florero es él.
      Un abrazo y un año espléndido para ti.

      Eliminar
  15. Hola, Damian!

    Gracias por tu visita y comentário.

    Un texto extenso, una história muy interessante, k puede muy bien ser real. Un hombre francês, da cidad das luzes, Paris, merece "cosa"/mujer buena, elegante y chic.

    Los diálogos son muy naturales y nos prendemos à tus palabras, facilmente. Entendi todo lo k escreveste.

    Enfin, le parisien, hombre muy guapo, nos cinquenta anos mas ou menos, elegante, charmoso, desejava mirar y conversar con Sónia, pero, ela estava trabalhando. Entonces, en vez de una, surgiram mas duas. Ahora, era solament escolher. Espero k ele y Sandra, tengam aproveitado el tiempo. Maite ficará para la próxima vez.

    No entendes muy bien lo Português, pero yo te vou a resumir lo poema k tu has tentado ler en mi blogue. Una mujer, na noche de consoada, se coloca sobre la mesa y oferece su cuerpo à su amado. Ele coloca sobre ele muchas iguarias y la besa, la acaricia, et. Ela, despois, se muestra difícil y se tranca no WC, onde toma banho, se maquilha e se veste de encarnado (rouge). Quand tenta abrir la puerta, siente los brazos de su amado no la deixando salir. Despois, hacem amor y todo termina muy bién.

    Bon fin de semana.

    Abrazôs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por devolverme la visita y hacer tan grato comentario.
      Al menos el tuyo acaba bien, en el mio también, pero sólo para dos. :D
      Abrazos!

      Eliminar
  16. Mirando el título de tu entrada, sonri para mi mesma. Sisters, but when the matter is men, theres isn't "family".

    Bye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, ante una situación de esta envergadura, no hay familia que valga.
      Besos.

      Eliminar
  17. Quien alguna vez en la vida no ha perdido ese tren. En tu relato sucede todo de forma tan trepidante, que Maite no tiene tiempo de reaccionar; y más si llega a esa estación una "locomotora" como Sandra, capaz de arrollar hasta su propia hermana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, la vida es arrolladora y hay que estar al quite, como aparece aquí, ni que sea entre familia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. No se debe llamar al enemigo en ninguna competición...
    opino que si no hay tren, puedes buscarte otro modo de viajar y ser selectiva con tu compañía.
    Percibo la batalla y la falta de respeto dentro de una historia que puede parecer simple.
    ¡te felicito¡
    Besos muchos,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Complicado viaje, cuando la compañía para el mismo, no está por la labor, seducido por otra oferta, supuestamente amiga.
      Gracias por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  19. ¡Cielos, qué situación, Alfred!
    Una historia interesante para comenzar el año viendo atentamente a cada lado :)
    Recibe mi cordial saludo de año nuevo con el sincero deseo que te vaya muy bien, que tengas maravillosas propuestas, dulces encuentros, bellos momentos, encantadores atardeceres y luminosos días.
    Un abrazo lleno de alegría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rud, con todo lo que me deseas, me espera un año maravilloso, que espero empezar con muy buen pie.
      Alegremente abrazado, te dedico unos besos muy sentidos.

      Eliminar
  20. Hola, Alfred!

    Como estás? Aqui, en Lisboa, está chovendo.
    Passando para ler tu respuestas, te desejar un maravilhoso domingo y te avisar de k tengo nueva entrada. Cuando, pretenderes, espero tu cordial visita. Se no entenderes muy bién lo k escrevi, mi blog tiene tradutor na lateral dta, arriba.

    Yo tengo aprendido tanto con los blogs de Língua espanhola y também comprei un dicionário de Espanhol- Português e Português-Espanhol.
    Mi gusta hablar y escrever (escrivir? Despois, me ensinas) con todos vós.

    Bom domingo, querido amigo.

    Beso, con estima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muy bien!
      Leí tu post traducido, aunque la verdad es que no le hace la justicia que se merece, ya sabes traductor = traidor. :D
      Insistiré por eso, en comprender tus bellas palabras.
      Buen domingo, apreciada amiga.
      Un beso con todo el cariño.

      Eliminar
  21. Ufff, he sentido hasta estrés psicológico sintiendo el tejemaneje de las hermanas.
    La soledad es lo que tiene...convierte en lid cualquier atisbo de alejarla.
    No sé si me explico ;)
    Siempre buenos tus relatos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te entiende perfectamente, ante la soledad puede haber la desesperación de echarse en brazos de cualquiera o pelearse de forma fratricida. :D
      Muchas gracias!
      Besos.

      Eliminar
  22. Alfred al paso que vamos un día serán los hombres los que se manifestaran por la dignidad de la mujer.. esta entrada me da un poco de pena, como mujer, esperemos que la que está en el hospital sea un poco mejor, porque sino es para cortarse las venas ( en sentido figurado, que puede que hasta alguna se pusiera a festajarlo :)). Bueno pero todas las mujeres no somos iguales, la mayoría no son como esas dos pecoras

    ResponderEliminar