viernes, 22 de enero de 2016

Montevideo

Pleno verano, en un tranquilo domingo se nos muestra una ciudad sin apenas coches en las calles, ni recorriéndolas ni estacionados, solamente los viejos vehículos  a punto de acabar sus días, se nos muestran en ellas.





Una anciana apoyada en una escoba, trata de recoger con ella la hojarasca caída de los plataneros, compañeros de viaje en esta vida con los que comparte generación.
Da la sensación de ver un gesto inutil, que cualquier golpe de viento, trastocará su labor dejando el suelo alfombrado nuevamente. Pero ella insiste en su lenta labor de barrer la acera.



A parte de nuestros ojos curiosos no hay nadie más para mirar su gesto de respeto por cuidar su ciudad. En las puertas de un comercio cercano, aprovechando que está cerrado, unos hombres duermen en su entrada.
Las calles rectilíneas y totalmente arboladas, crean unos túneles verdosos por los que puedes andar con mejor ánimo ante el calor sofocante propio de la época.




La sensación de soledad en una población importante te desconcierta aún más de lo habitual en estas situaciones. La poca gente con las que nos hemos cruzado, a parte de un par de borrachos, ante los que hemos preferido cambiar de lado en la calle, han sido contemporáneos de la fantástica barrenderas.

En el centro histórico la afluencia era mayor, no mucho más, pero si lo suficiente para dejar de pensar en una ciudad encantada.

En la plaza de la Independencia las parejas se arrancan a bailar un tango, agarrados y desafiantes los mayores arrancan sonrisas de los viandantes, los turistas nos páramos a ver como se mueven al compás cadencioso del acordeón.



Estuvimos recorriendo su frente marino, contemplando los cuatro valientes adentrados en unas aguas chocolateadas.

Un mercado al aire libre, reunía en su batiburrillo de ofertas, a una muestra variopinta de mirones, paseantes, turistas y despistados.




Subidos al autocar, camino del ferry para cruzar el Río de la Plata, la sensación de desconcierto nos acompaña. Está claro que nos hemos perdido algo importante, no hemos sabido captar el espíritu de esta ciudad.


Fotos del autor



23 comentarios:

  1. Son bonitos los instantes, saboreando cada lugar, cada momento, disfrutando de la estancia de allí.

    Gracias por compartir estos maravillosos momentos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ciudad plácida, tranquila, dejándose mecer como los árboles que delimitan sus calles.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Gracias por las sensaciones,Das vida a las imagenes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Realmente estás en otra época y en otro lugar, Montevideo es algo diferente, tiene algo de lisboeta para entendernos.

      Eliminar
  3. Parece que te hayas adentrado en uno de mis sueños recurrentes.
    Sueño una ciudad fantasma con antiguos edificios de piedra, completamente vacía y algún perro merodeando por allí. Silencio.
    Después levanto el vuelo y planeo sobre esta ciudad dormida, vuelo a lo más alto y cuando descubro el peligro de caer al abismo me despierto.

    Después de leerte he buscado Montevideo en la wikipedia Montevideo capital de Uruguay. Pero no he encontrado sus calles solitarias.
    No obstante, te felicito por esta entrada en la que me he sentido identificada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Montevideo que narró aquí, es el que me encontré en un cálido fin de semana de enero, días estivales por antonomasia por estas zonas. Calles desiertas, silenciosas, sin tráfico rodado y apenas algún viandante. El domingo un poco más de actividad por el mercado y el lunes aún un poco más, sin excederse demasiado.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
    2. Es cierto, en verano las calles suelen quedarse desiertas tal y como describes. Solo que a mi me vinieron a la cabeza las ciudades perdidas de mis sueños.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias! Un simple paseo es una distracción llena de matices.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Debe de ser fantástico pasear por estas calles solitarios.
    Qué lejos vive el mundo.

    ResponderEliminar
  6. Es una sensación curiosa, más cuando vienés de un sitio tan populoso como Buenos Aires, Montevideo es una ciudad más recogida en lo personal y más abierta en su frente marino.

    ResponderEliminar
  7. Tus viajes Alfred, siempre son muy agradables y nos haces sentir esa sensación de vagar por las calles de forma tranquila en buena compañía
    Las fotos están muy bien y ayudan mucho a disfrutar del paseo.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta perderme por las calles y caminar sin un rumbo definido, sólo una vaga idea de adonde no quiero ir.
      Con lo que te llevas todo tipo de sorpresas, unas más agradables que otras pero todas interesantes.
      Un beso.

      Eliminar
  8. ¡Que bien Alfred, qué maravilla de viaje!...

    Besos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo estamos disfrutando :)
      Besos!

      Eliminar
  9. Uruguay, capital Montevideo. Domingo. Te imaginas que este país, es modesto y las fotos lo dan a entender. Ves Viquipedia, y te hace el efecto de un país con una cierta actividad económica con una capital bastante grande. Pero lo realista es lo que el turista ve con sus propios ojos.
    Me creo lo que dices.

    Un saludo, desde nuestra península.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande si es, la actividad no debe de ser desmesurada dado el tipo de locales que vi, pero lo mío sólo es una impresión muy personal, sin rigor científico.
      Un saludo viajero.

      Eliminar
  10. Ese vacío coyuntural que agrada a los residentes intimida a los visitantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno más que intimidar desconcierta.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Los fines de semana la ciudad se vacia , corren a traves de la Interbalnearia a la Costa de Oro a disfrutar de la arena dorada y las hermosas aguas
    Se equivocaron de dia je je
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Sí que parece chocante que una ciudad tan importante tenga tan poco ajetreo.
    Estupendo viaje el que nos compartes.
    Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno estuvimos en el centro histórico y la parte del frente al río de la Plata en un fin de semana vacacional. Pero nos sorprendió mucho la verdad.
      Besos.

      Eliminar