jueves, 28 de enero de 2016

Bariloche


San Carlos de Bariloche


Hemos dejado atrás las tierras de los glaciares con el Perito Moreno invadiendo nuestras retinas, es demasiado espléndido para olvidarse de él en poco tiempo. Después de despegar desde el aeropuerto de Calafate, nos quedan 1400 km hasta Bariloche, aquí todas las distancias son enormes, para hacer un poco del país comparado con el nuestro haría rato que estaríamos fuera de campo.




Cuando llegas te sorprende lo grande que es, una ciudad en toda regla, tiene una poblacioón aproximada de ciento cincuenta mil personas, esta llena de movimiento, con mochileros y jadeantes rastreadores de maletas por todas partes.


Y un inmenso lago dominando toda la escena. Toda la ciudad está encarada a él, haciendo del lugar una preciosa vista.




Justo frente al puerto o casi, se erige una iglesia clásica, construida en los años cuarenta que domina la escena en la orilla del súper lago, pues es inmenso con profundidades máximas que rozan los quinientos metros.





Dentro del barullo se está bien, pues todo el mundo va a lo suyo y prepara sus actividades, para no perderse las múltiples actividades de montaña, en invierno domina el eski evidentemente, que pueden hacerse.




Bariloche, enero 2016.

2 comentarios:

  1. Ahora están asfaltadas y estas últimas son rutas nacionales de un carril por sentido de marcha con algo de arcén. Por el sur y en el parque del Paine, es tierra apisionada.

    ResponderEliminar