miércoles, 18 de noviembre de 2015

LA LLAMADA




LA LLAMADA


Una sala discretamente decorada con lo justo, visillos en un gran ventanal que da a una ajardinada terraza, unos cuadros con motivos diversos, con pinta de ser originales, un reloj de pared con un péndulo cansino, el omnipresente sofá con sus dos acólitos sillones individuales a los lados y su mesa acristalada entre ellos con algún libro de hacerse notar encima, junto a una tabaquera y un cenicero impolutos, señal de que se utiliza poco o nada.

Las paredes son de un suave tono crema tostada con un reflejo asalmonado, que combina muy bien con el verde esmeraldoso intenso de las piezas que componen el tresillo.

Una pared recubierta por unas estanterías de madera, en el que se hallan en un incomprensible orden, cantidades ingentes de libros de todo tipo y naturaleza.

También se encuentra el omnipresente televisor de plasma y un equipo de música, con telarañas adosadas, en la supuesta entrada del Cd.

Todo destila orden y limpieza, más por falta de uso que por dedicación profiláctica.

Suena un teléfono, que está en una mesilla redonda de madera, de esas auxiliares que sólo sirven para eso y una lámpara de sobremesa, con una pantalla floreada, en la que quedan disimuladas las cagaditas de las moscas, con su correspondiente pie de porcelana estilo Sèvres.

La llamada, impersonal, sin ningún tono distintivo, de esos que ahora están tan de moda, es un vulgar ring-ring, que suena sin interesar a nadie, pues no hay nadie en la estancia.

Al final el teléfono, se conecta para recibir la llamada entrante.

-      - Buenos días.

-      -¿Sí? ¡Buenos días señor! Hablo con el Sr. Atiel Guzman.

-     - Si.

-  -Buenos días señor, de nuevo señor, mi nombre es Griselda de Bluetelecom, y le llamo señor para una oferta que es de gran interés para usted.
¿Usted es el titular de la línea señor?

-    -  No ya no. En realidad ya no soy titular de nada.

-    -  Perdón señor. ¿Cómo dice señor?

-      -Que ahora ya no soy titular de nada, estoy muerto.

-     - Perdone señor, no lo entendí bien señor.

-      -Que ahora estoy muerto, tendrá que hablar con mis herederos, si es que se ponen de acuerdo.
Yo estoy muerto, soy un alma camino de la perdición, voy hacia el infierno. Además firme un contrato de por vida con una compañía de cobertura total, incluso fuera de mi residencia habitual, en cualquier parte del sistema.

-      Perdone señor, gracias por atenderme señor, disculpe las molestias señor, que tenga un buen día señor.

   Se corta la comunicación, sin que la voz un tanto cavernosa, pueda
   despedirse de la supuesta señorita tan amable, que había llamado a
    una hora tan imprevisible de la madrugada.
   
   Un silencio sepulcral invade la sala, donde solo unas motas de polvo bailan en el ambiente, dejándose deslizar por un aire espeso, como si hubiera algo en él.


   La luz empieza a clarear por el amplio ventanal, ofreciendo una agradable vista, de una ciudad siempre desconcertante, donde sólo las cotorras empiezan la jornada temprano.



44 comentarios:

  1. Alma solitaria, duele vagar_ entre tanta indiferencia
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terrible estado ser alma en pena, solamente atendiendo llamadas de telefonistas.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Tal vez porque poco sembro no???
      Saludos y gracias por siempre estar

      Eliminar
    3. Gracias a ti por la visita y por lo que escribes en tu blog, siempre muy interesante.

      Eliminar
  2. Inquietante, pero al mismo tiempo muy buena excusa para librarse de indeseados.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Entre espiritista y cómico, me ha hecho pasar un buen rato.

    Un saludo, desde una densa atmósfera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo! Estoy un poco desconcertado con tu comentario, como puedes reírte de una situación tan trágica.:D

      Eliminar
  4. No respetan ni a los muertos...
    Estos comerciales son inasequibles al desaliento.

    Saludos.

    El primer párrafo me aparece repetido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Glups!!! Solucionado, gracias!
      Estas telefonistas son tremendas.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Qué bueno!!

    Estoy por decir lo mismo cuando me llamen,porque la mayoría de las veces una respuesta educada no sirve para nada y vuelven y vuelven...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser una buena solución no?, algo brusca pero bueno.
      Besos.

      Eliminar
  6. Sí, creo que después de muertos nos seguirán llamando...
    Abrazos, Alfred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo se, pero es como una maldición esa insistencia en las llamadas.
      Abrazos Alicia y gracias por pasarte por aquí y comentar.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. De alguna forma se han de defender los difuntos para estar tranquilos.
      Saludos.

      Eliminar
  8. El sistema y sus incoherencias ... somos letras en un listado infinito ... la tecnología nos hace inmortales .. tremenda ironía no ?

    y ahora en risa .. pobre chica .. se le quedarían los pelos como escarpias y la lengua adormecida jajaja


    besos y buen jueves ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos y buen jueves Piel.
      Si pobrecilla, pero se lo había buscado, no?

      Eliminar
    2. Mira que les tengo tirria a esas llamadas

      pero pobrecita ella que tiene que buscarse así el pan

      y no es su culpa ... conozco un poco ese mundillo y te aseguro que no es grato venderSE así .. .. Hace años me tocó por el azar ser cordinadora un mes de un grupo de ventas la presión es terrible : unas 300 llamadas automáticas que las realiza un programa ( en una mañana) y se escucha de todo .. y si no vendes : ya sabes ... a la colita cola

      besos

      Eliminar
    3. Me imagino, pero es bueno hacer un poco de broma desde el punto de vista del sufrido consumidor. :D
      Besos!

      Eliminar
  9. el escribir nos limpia el alma y tu lo haces muy bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, realmente escribir nos trae una tranquilidad muy buena para nuestra mente.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Una mezcla se sensaciones me ha invadido.
    Buen relato sin duda :)

    Beso Alfred!

    ResponderEliminar
  11. He imaginado la escena, Alfred, muy bueno tu relato.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pero le falta es toque mágico que pones en los tuyos.:D
      Un beso !

      Eliminar
  12. Te luciste, Alfred. Te quedó genial. Esas compañías son tan molestas, que no respetan ni a los muertos. Más fácil que los muertos hablen a que ellos cambien sus estrategias. Una gran sátira!!!
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara, La lástima es que ahora no me llaman.:D
      Un abrazo!

      Eliminar
  13. Las llamadas en la madrugada, ni a los muertos respetan. Preciosismo en tu escenario, calidad en tu diálogo más que improbable, posible :-)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albada, Un divertimento, ante la insistencia de esas llamadas intempestivas que llegan a causar cierto agobio por lo reiteradas en el tiempo.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Me ha encantado el relato y la buena excusa para deshacerte de una llamada comercial insistente, no obstante como yo tengo que hacerlas con frecuencia te diré que muchas veces el problema está en que los llamados no saben decir "No me interesa". Si supieras la de veces que tengo que apostillar "No puede atenderme en este momento o no le interesa. Si no lo interesa dígamelo y no vuelvo a llamarle".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno este es el punto de vista del sufrido consumidor, asediado en horas de lo más peregrinas, doy fe, que sí ha dicho reiteradas veces que tal o cual oferta, hecha por un compañero o compañera, que no le interesa cambiar de compañía telefónica, o suscribirse a una revista o....
      Tendré que hacer otro relato desde el punto de vista que tú me indicas, para ser ecuánime y mirar de hacerlo también en plan jocoso.
      Saludos

      Eliminar
  15. ¡Que bueno ...!
    Me ha encantado tu post Alfred, en realidad es para reír o llorar, porque este tipo de llamadas es ya son un acoso.
    Yo he optado por no contestar a ninguna cuyo número no pertenezca a familiares o amigos, o desconozca, y cuando por despiste lo he llegado a coger, contesto... Se ha confundido, esto es un Psiquiátrico".
    Acaso eres Decorador? Lo digo por la minuciosa relación y detalles de la casa. Buenísimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Daphne, no , no soy nada de eso, ni decorador ni operador telefónico, solo un sufrido receptor de llamadas.
      Besos.

      Eliminar
  16. Que bueno Alfred, en casos como el que nos cuentas hay que optar por una respuesta tajante, así desconciertas al que está del otro lado. Como siempre Alfred describes muy bien la escena y eso le da la relato mucha verosimilitud.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Puri! Agradezco tu comentario, creo que es bueno cambiar de guión en las respuestas, a este tipo de llamadas, al menos les desconciertas un poco.
      Besos.

      Eliminar
  17. Ohhhh, la pesadilla del teléfono huyó despavorida, eh?
    Por una vez deja su verborrea incansable dejando al pobre muerto con la palabra en la boca, ufff y jajajaja
    Me río, pero me da repelús, no creas
    Muy buena la descripción creando el ambiente idóneo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son una pesadilla en todo momento, gracias por comentar.
      Besos.

      Eliminar
  18. Muchísima imaginación, Alfred, genial.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Jajajajajaja. No sé que me hace más gracia si la ocurrencia de decir que se está muerto o la reacción de la telefonista; perdone señor no le entendí bien (leñe, debía haber interferencias astrales) Y fue muy educada, señor, si señor, disculpe señor.

    Hubiese sido un puntazo que la conversación hubiese sido:

    ¿Usted es el titular de la línea señor?
    - No ya no. En realidad ya no soy titular de nada.

    - Perdón señor. ¿Cómo dice señor?
    -Que ahora ya no soy titular de nada, estoy muerto.
    - Fíjese yo también, porque me acaba de matar. Si quiere le puedo contratar una nueva línea de teléfono en el más allá.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No! En el más allá no! Sería terrible abandonar este valle de lágrimas y seguir aguantando esas impertinentes llamadas.
      Jajaja!
      Besines.

      Eliminar