viernes, 13 de noviembre de 2015

LA AZOTEA





                                  El autor en una azotea hace unos añitos (foto MªCGF)





No le importaba subir por la estrecha escalera que ascendía a la azotea, cargado con un cesto lleno de ropa mojada, siempre que fuera detrás de ella y pudiera admirar esas piernas que asomaban por unas faldas, en las que jugaban a no enseñar.

Cuando llegaban arriba y salían al exterior, una luz cegadora los deslumbraba con su intensidad  bajo un cielo espléndido, con el sol restallando sobre las ardientes baldosas de arcilla cocida.

Al colgar la ropa de la cuerda, las gotas que caían se evaporaban casi instantáneamente, siendo un espectáculo ver los pequeños cercos que quedaban por unos instantes.

Acarreando el cesto, seguía obediente los pasos de ella, mientras colgaban paredes de sábanas, haciendo de habitaciones donde luego habitaban blusas, camisas, camisetas, calcetines, bragas y calzoncillos.

Le daba cierto rubor que se viera su ropa interior a lo que ella no le daba la más mínima importancia, aunque las ponía juntas.

Verla con la bolsa de las pinzas, colgada del antebrazo cual bolso de señorita rica, paseando por la rambla, le atraía por la feminidad del gesto cada vez que cogía una pinza.

Siempre era así, el embobado en la contemplación de una silueta que se movía por entre las piezas como una bailarina jugando con los pretendientes del ballet, hasta que aparecía el príncipe y se iniciaba la danza del cortejo.
Aunque no tuviera ojos para otra cosa, era consciente del paisaje, de ese mar que se entreveía entre otras terrazas, algunas también habitadas por ropa en plan bandera.

A medida que el peso disminuía y las paredes de su inventada casa se definían, se sentía feliz pensando en habitar en ella, con esa vecina con la que compartían lavadero.

Pero ella se escapaba por entre  esas  telas blancas, resplandecientes gracias al azulete en las que generosamente se habían aclarado, jugando con él a no encontrase.

Y así persiguiendo sus ensoñaciones de hacerse un hueco entre sus brazos, acaba bajando derrotado entre las risas de ella.

Hasta que un buen día, una madre protectora, viéndolo más crecido, le dijo que no hacía falta que subiera el cesto, que ya lo llevaba ella.

Ese día el sol no lució tan espléndido, la ropa no era tan blanca, su ella no se movió como una paloma blanca y él se entristeció en sobremanera.



40 comentarios:

  1. Vecina imaginaria o no, le permite vivir una vida que le sería imposible de otra manera, Alfred.
    Me gustó encontrarte y poder leerte.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hallarme, lo que me permite encontrarte, me gustó tu búsqueda.
      La cosas imaginarias bien pueden ser ciertas en alguna otra dimensión.:D
      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Qué belleza, Alfred!
    Me has conmovido, qué ternura. Tus escritos son realmente encantadores.
    Feliz fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Rud!
      Feliz fin de semana para tí también!
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Esa mamá apareció en escena en un momento inoportuno, para entristecer al chico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe que la autoridad ahoga la libertad y con ello la posibilidad de continuar la historia personal. :D
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Aun recuerdo a mi madre cuando colgaba la ropa al viento
    Ahora la secadora nos deja sin sueños
    Bello texto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay! Esas secadoras tan cómodas pero que nos dejan sin sueños al sol.
      Muchas gracias!!!

      Eliminar
  5. Un día las cosas cambian y ya nada es como antes, terrible y cotidiano.
    Un abrazo, Alfred.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paso del tiempo nos castiga en nuestros sueños, dándonos altas dosis de realidad.
      Un abrazo Humberto.

      Eliminar
  6. Has descrito muy bien el encanto y desencanto de unos jóvenes, que sencillamente, viven la vida.
    Un saludo, pensando en la picaresca juvenil, que es encantadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices la picaresca juvenil es encantadora.
      Un saludo alegre.

      Eliminar
  7. Un día se rompe la magia y nos hacemos adultos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece, pero siempre nos queda el síndrome de Peter Pan.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Guau! que belleza, sugestivo, sugerente y elegante relato. La fotografía es muy bonita :)

    Besos Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! La foto me la hicieron con mucho cariño.
      Besos Sofya!

      Eliminar
  9. Ilusionante. Cualquier situación a cierta edad, mueve las tripas y da alas a la imaginación jugando a mariposas...
    Es precioso el relato, hasta el desencanto del final se queda arropado en el alma.
    Por cierto, vaya lugar más bonito el de la foto en la que estás!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus alabanzas! La foto está hecha en Porto Petro (Mallorca). Un lugar precioso.
      Besos!

      Eliminar
  10. Que manía tenemos los adultos de matar sueños ¡¡

    Excelente relato .. sabes? te leo y has pintado una escena de una película de Fellini ... tan mediterránea , tan sensual y ensoñadora ..

    besos y buen domingo ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi lloro de emoción por la comparación que haces, nada menos que con un gran maestro como Fellini...
      Besos para ti y feliz semana.

      Eliminar
    2. jajaja exagerado

      ea ... te traigo un pañuelito de lino blanco lavado con azulete y con olor a lavanda :P

      Eliminar
  11. Una escena muy propia de una película, el protagonista se recrea en el pasado y con el nos lleva a todos.
    Muy bueno Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, es un paseo por una azotea en un tiempo ya pasado, ciertamente.
      Besos Puri!

      Eliminar
  12. La madre quiere adelantarse al irremediable desengaño, antes de que las ilusiones lo hagan demasiado doloroso.
    Qué bien contado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macondo, las autoridades, ya sean familiares, civiles o militares, siempre acaban coartando l libre albedrío.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Exhala ternura a punto de naufragar en la adultez.

    Muy buen texto Alfred. Encantador. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la ternura está la medida de todas nuestras cosas.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Delicioso y enternecedor relato.Y preciosa vista al mar.
    Por aquí me quedo Alfred.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida seas, paseate por la orilla del mar, o toma el sol en la azotea, mientras el sol y el viento juegan con las sábanas, entreteniendo a los chicos.
      Un abrazo!

      Eliminar
  15. La memoria siempre nos hace recordar aquello que de alguna manera nos impactó en su día... Este hermoso relato que has escrito, tan cotidiano, tan autentico, me ha trasportado al Sur, a una azotea blanca, luminosa con sabanas blancas danzando en el aire... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guardamos multitud de imágenes, en nuestra cabeza que a veces se activan por cualquier pequeño detalle que se nos presenta de sopetón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Un relato precioso con todo detalle, tanto, que he visualizado la escena como si estuviera viendo una película.
    Me ha gustado muchos Alfred, realmente encantador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, era un poco la intención, verlo, sentirlo, disfrutarlo y ...
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Que grato leer recuerdos que aun acompañan, que nos lleva a momentos que de alguna forma nos cincelaron
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tiempo pasado que aún tenemos muy vivo en nuestra cabeza.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Tu protectora madre, se dio cuenta de que en esa azotea "hay ropa tendida", para disgusto tuyo.
    Bonito y tierno relato.
    Un abrazo, Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel! Siempre hay una persona encargada de velar por el orden y las buenas costumbres. :D
      Un abrazo.

      Eliminar