sábado, 25 de julio de 2015

SUEÑO DE UN NINOT DE NEU



                                                Autoretrato



Calor, mucho calor, exagerado calor el que me acucia, me atosiga, me exaspera, me posee y hace de mí una esponja goteante.

A medida que pierdo liquido, dejando un rastro sobre el suelo, de mi transformación en nada, intuyo que no saldré del parque donde me  hallo.

Puestos a perecer, mejor hacerlo de una forma ecológica, convirtiéndome en un bonito y sucio charco.

Del cual puedan abrevar las palomas  ratoniles y los papagayos inmigrantes, nuevos dueños del espacio aéreo, desde la atalaya de las palmeras enfermas, con su penacho guerrero en horas bajas.

Si dura lo suficiente, igual engendra un renacuajo con posibilidades de ser una rana que a su vez, gracias a un grácil beso, obsequio de una egoísta y ambiciosa princesa, con ganas de mejorar su triste situación de soledad, leyendo libros de horas y demás misales lejos de los best seller  del momento, con y sin sombras engendrados, se convierta en un príncipe que tendrá que enfrentarse a los enemigos de su señora.

Un dragón malicioso, con un aliento braseado, impecable recaudador de impuestos, injustos como todos y además en beneficio propio, sin dejar peaje alguno por su recorrido por tierras  principescas.

La leyenda dice que la brillantez de la testuz del nuevo príncipe es debido a su enfrentamiento contra el susodicho monstruo capitalino, el cual con un golpe de mal aliento, le dejo desprovisto de su manto capilar en un momento.

Más las crónicas no están de acuerdo, pues es evidente que de cualquier historia pueda haber más de una versión, según la pluma que la escriba y de quién la remunera.

En estas tesituras lo mejor es reunir al coro, para poder con una buena aclamación manifestar el sentir del pueblo llano, que en esto de mostrarse festivalero siempre está presto y mejor si es en verano, que el calor levanta el ánimo.

Aunque evaluar a los valientes desafiantes  de la canícula, enrevesado es, por no parase quietos mientras los cuentan, e ir vestidos con los mismos colores para dificultar más la visión de los observadores asombrados desde lo más alto de la meseta, de tanta gente sin hacer nada.

Ofertados en ponerse en fila india ante una caja transparente, para poner su opción de color, los admirados visionarios, consideran que es mucho trabajo para tan poca información,  que a ellos no les viene a cuento.

Con sacrificar al grupo del faro andante, tienen suficiente labor, para con su hidalguía natural, poner el suficiente orden para tranquilizar a sus mesnadas.
Otras princesas vendrán que a otras ranas besaran, siendo mi destino ver desde el fondo de un antiguo charco, donde  partió en busca de un destino diferente  un renacuajo saltarín, que quiso ser príncipe en un salto de rana con beso, modalidad no olímpica, según la reglas del juego, impuestas evidentemente desde las lejanas alturas. 

Encogido de ánimo, busco un algarrobo, a fin de que en su cobijo pueda rehacerme para evitando un charco, poder ser persona que no príncipe de semejante algarabía, que la insensatez de una faz en plasma presentada promociona.



20 comentarios:

  1. Muy bien llevado y encajado, genial! ... Me ha gustado mucho Alfred :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofya! Estamos en épocas de preservar el agua que alimenta nuestra fauna.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me gusta. Bien urdido, bien resuelto. Cascabelero.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de fiestas, hay que celebrar Sant Jaume!
      Un beso!

      Eliminar
  3. ¡¡¡¡ Muy bueno Alfred!!!!, te ha quedado redondo, un llamamiento al ahorro del agua de una forma muy original.
    El autorretrato no está muy logrado jjjj.
    Besos Alfred, y a llevar el calor como resignación.
    Puri

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Puri, Lo llevaremos con estoicismo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. De éste mal momento, has sabido sacar la parte positiva y en concreto la creativa, con un relato que nos ha divertido a todos y por cierto, muy bien escrito.

    Un fresco saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Espero poder durar un poquito más.
      Frescos saludos.

      Eliminar
  6. Me ha encantado tu texto.sobre autoretrato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. buenisimo tu texto personalmente prefiere el aire central acabo de gstar 3000 dolares para reemplazar el viejo que tenia
    Mi casa es un paraiso ahora besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por ti y que puedas disfrutar de una casa fresquita, personalmente soy más de las opciones naturales, son más ecológicas.
      Besos!

      Eliminar
  8. Charco o cenizas...
    El final a todos les llega.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos encontramos ante una buena tesitura.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Qué bien lo has dicho, Alfred.
    En lo personal, disculpa, me parezco a las aves, en julio en el sur y en enero emigro al norte, pero no sé si soy muy ecologista en eso.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Fijaros en los pájaros : ni siembran, ni siegan, no tienen despensa, ni granero, y sin embargo Dios los alimenta. ¡ Y cuanto más valéis vos que los pájaros ! Mateo 6, 19-21
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. El calor que aturde el cuerpo y la mente... No te impidieron hilvanar con bellas palabras este mes caluroso... Genial! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enca, julio se acaba y el calo parece que aprieta menos, pero fundido en un charco espero resultados.
      Saludos!

      Eliminar
  11. Y que bueno y bien está, un gusto de la verdad que no deja mal sabor...
    un placer leerte.

    Besos

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tramos, me alegra saber que no te dejó mal sabor y te produjo un cierto placer.
      Besos.

      Eliminar