martes, 7 de julio de 2015

SAN FERMIN



                                                    Foto de internet



SAN FERMIN

Una retransmisión impresionante, la cobertura que hace TVE, del acontecimiento del año en Pamplona, el primer encierro de los toros, por las fiestas del santo patrono.

Un evento seguido por una multitud ingente, de todo tipo de personal, venida de todas partes y de etnias muy diversas.

El espectáculo  apenas dura dos minutos, en los cuales se sueltan a unos toros bravos, acompañados por otros mansos, llamados cabestros, por una calle en bajada hacia la plaza de toros, donde se encierra a los toros en los chiqueros.

En el trayecto, todo tipo de gente se agolpa por la calle para verlos pasar, mientras otros intentan acompañar a los toros en su recorrido o en parte de él.

Los balcones, ventanas y cualquier tipo de plataforma que permita la observación del fenómeno, está ocupada por ojos ansiosos de ver el acontecimiento, pagando por ello cantidades a todas luces desorbitadas.

La gracia está en correr lo más cerca de los toros, durante el mayor tiempo posible, sin sufrir ningún percance en el intento, para llegar hasta la plaza.

Lo cual no suele ocurrir, los toros en su alocada carrera, asustados por verse siempre rodeados de gente vociferante, apestando parte de ella al alcohol excesivamente ingerido, con los cencerros de sus compañeros mansos resonando continuamente, corren hacia adelante, atropellando y corneando a lo que se les ponga por delante.

Los corredores, la mayoría mozos aunque poco a poco, a esta locura también se van incorporando ellas, con un periódico enrollado en la mano, a modo de bastón de mando, intentan situarse delante para darles en la testuz, máxima gozada, o en los flancos, para decir que lo han tocado y dirigido hacía su destino.

Supongo que sin la literatura del señor Ernest Hemingway con su libro Fiesta, no habría coartada cultural para este acontecimiento impropio del siglo XXI.

Una vez finalizado el corto espectáculo, toca dar el parte de incidencias, con recuento de heridos y gravedad de los mismos.

Para ello la televisión pública, la que ha de velar por la veracidad y equidad de su información, nos muestra a través de varias repeticiones, desde cámaras estratégicamente situadas y desde planos cenitales, todos y cada uno de los incidentes ocurridos, si hace falta ralentizando la toma, para poder observar en toda su plenitud, como rasga la ropa de la víctima y se introduce en su cuerpo, una asta española.

Luego una pizpereta presentadora, irá deleitándonos con las colaboraciones de los expertos en el acto, comentando como han ido las jugadas.

Y las entrevistas con los famosos de turno que puedan estar por ahí viendo el espectáculo.

Todo ello en un vivo y en directo, real como la vida misma, para gozo de todos los telespectadores.


Esto es cultura, dicen.    

26 comentarios:

  1. Una desafortunada costumbre que en mayor o menor medida afecta a todas las autonomías. Se lo tendrían que hacer mirar. Muy bien escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia es algo común en muchos pueblos y culturas.
      Muchas gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Se dicen países desarrollados y actúan como animales incivilizados.
    Tomándolo desde el punto de vista que el hombre elige arriesgarse e incluso atentar contra su propia vida, lo podríamos tomar como un acto de suicidio y con ego mezclado un suicidio "heroíco" al menos eso es lo que pensaran en sus limitados e insensibles cerebros.
    Ahora el punto es...quién defiende a esos animales que luego les entierran esas estocadas y todos gozan y aplauden mientras los toros se van desplomando en el suelo muertos, sin poder defenderse ni opinar, eso es CRUELDAD, lo otro enfermedad mental si se quiere ...
    Estoy en contra de todo tipo de crueldad.
    Un abrazo para ti, muy bueno tu post!
    Poca gente se atreve a tocar temas que no van entre algodones, y esta es la pura realidad, me gusta!
    mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar, rompamos una lanza por la sensibilidad, respetemos a los animales y no los utilicemos para diversión cruel.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. gracias, desde su sitio web que tengo un montón de conocimientos.
    No es la falta de capacidad que debilita la vida, sino la voluntad suficiente para utilizar las capacidades existentes.
    continuar con el espíritu de alcanzar un sueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por tu reflexión.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Me parece un dispendio absurdo. Sin negar que tenga su atracción para muchos, como el número de visitantes deja claro...que no.

    Será una tradición para los pamplonicas, pero no lo veo un espectáculo para tamaño alarde de medios para cubrir sus dos minutos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone que se hace en aras de culturizar a las tiernas mentes de nuestros niños y para atraer a los turistas con tan bello espectáculo.
      Ahora solo falta que el toro y el turista accidentado sonrían a cámara.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Impactantes imagenes las gráficas y las implícitas. Realmente a mi me late el corazón demasiado a prisa para soportar tanta adrenalina.

    Saludos y un placer.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre en nuestra querida nación, una desmesura de medios para la retransmisión de un acto, del todo punto ignominioso.
    El placer es mio, un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Es como bien dices un acontecimiento impropio para el siglo XXI, el reflejo puro y duro de la anti-cultura en España, porque obviamente la cultura no puede albergar tradiciones tan patéticas y cruentas como ésta.
    Muy bien, recordar con tu entrada esta "animalada humana".

    Un abrazo Alfred!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, en pleno siglo XXI, estaría bien que nos replanteáramos muchas cosas acerca de los supuestas tradiciones con carácter cultural.
      Un abrazo Sofya.

      Eliminar
  8. cada año cuando llegan esta festividades, me vuelvo a preguntar si lo de "ser una Tradición" es usado como excusa o si realmente alguien con suficiente autoridad dirá "no más, fue la última". No tengo respuestas, obvio y tras cartón me engancho con las corridas de toros...y lo unico que me cape es pensar que estaría bueno que se dejaran de organizar espectáculos tan triste y violentos

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día, en este denostado país nuestro, alguien con la suficiente autoridad y sensibilidad, tendría que decir basta a tanta barbarie.
      Un beso Laura.

      Eliminar
  9. No soporto los toros, ni entiendo este tipo de espectáculo, ni tampoco entiendo como una TVE lo retransmite , deberían estar prohibido este tipo de cosas. No comento nada más porque me pongo de mala leche. De esta forma siempre seremos un país en retroceso, caray que ya estamos en el siglo XXI y las cosas cambian.
    Por otro lado Alfred tu retransmisión de los hechos está muy bien, con todo lujo de detalles, lo malo es que yo soy una defensora de los animales y como comprenderás estas cosas no me gustan y por eso no entre antes a comentar. Me pone de mal genio, todo esto.
    Un beso Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Puri, entiendo y comparto tu postura, pero precisamente por ello, hay que denunciar esta situación anómala, que la televisión pública de alas a estos acontecimientos tan denigrantes.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Un acontecimiento difícil, apreciado Alfred, tanto para los toros, como para los chicos que se atrevan a enfrentarlos.
    Francamente no soy capaz de observar este tipo de evento; sobretodo, me apesadumbra todo tipo de maltrato.
    Ha sido un gusto leerte, espero que pases un inolvidable fin de semana.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay costumbres, arraigadas a través de los años, en los que no se plantean el daño que causan. Darle encima una gran cobertura mediática me parece aberrante. En que valores queremos educar a nuestros chicos, cuando una fiesta consiste en torturar a unos pobres animales.
      Hay que respetar a los animales.
      Un fuerte abrazo, gracias por tu visita Rud.

      Eliminar
  11. nunca vi algo asi
    me abuela me hablaba de eso.
    interesante el texto
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería bueno que solo los abuelos recordaran estas atroces costumbres.
      Gracias por la visita y tu grato comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Pueda pasar por ser un bicho raro. Pero esta Iruña mía en San Fermines me avergüenza. ¡Qué le vamos hacer!
    Esto me hace pensar que la singularidad de nuestra fiesta no esté en la oferta cultural, sino en la capacidad de Iruña en transformarse por unos días en una ciudad sin ley y desata una locura colectiva, en la que se prescinde de las pautas sociales del buen gusto y la corrección.
    Nuestros visitantes, cuando nos abandonan y dejan nuestra Iruña postsanferminera, tan gris, tan triste y enmudecida, ¿se llevan un trocito de nuestra cultura e idiosincrasia?
    Pues no, y una se echa a temblar. Sería tanto como definir a los habitantes de Río por el despelote carnavalero o a los de Munich por el desmadre cervecero.
    Soy joven y me divierto a lo grande, pero ni voy a los encierros, ni a las corridas, y estoy completaente contigo.
    Gracias por tu vista a mi blog. Yo También te sigo, pero no te enfades si me ves aparecer poco... :) el trabajo...la falta de tiempo...
    Me he alargado de verdad, lo siento, casi te copo el blog.

    Un abrazo Alfred.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, puedes explayarte lo que haga falta, nunca es suficiente.
      Tu ciudad, en fiestas, se convierte en un batiburrillo, en el que impera el desmadre. Con la coartada de una fiesta ancestral y el culto a la tauromaquia, la ciudad vive una algarabía cohesionada por el alcohol.
      No te ofendas, pero no todo vale, aunque sea en fiestas.
      Un abrazo Lore.

      Eliminar
  13. Estuve una año y me juré que no volvería jamás.
    No he visto mayor número de borrachos y drogados por metro cuadrado en toda mi vida.
    Tenías que saltarlos intentando no pisarlos ni mancharte con sus vómitos.
    Lo peor del género humano allí se daba cita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo para que no te apetezca repetir, lo malo es que nuestra piel de toro, tiene cantidad de fiestas, en las que el alcohol y el maltrato a los animales, ni que sean de la misma especie, es el plato principal.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Bueno, parece ser que tu artículo va en contra de las noticias que se dan de los acontecimientos ancestrales, como tu dices, y que parece ser que a mucha gente le gusta y disfruta, como le gustan otras fiestas tradicionales, de las cuales vive mucha gente y les proporciona un trabajo, en eso no piensan los que critican.
    Últimamente no se que os pasa a las personas que nada más que sabéis protestar por las tradiciones sean las que sean. Más valía hacerlo por las matanzas que se producen en cualquier lugar del mundo por los terrorista, eso si que es verdaderamente preocupante, no los festejos que tenemos en nuestro país.
    No hacen falta fiesta de toros o cualquier otra fiesta, para ver borrachos y jóvenes atorados en otras sustancias, solo les hace falta una calle respetable en cualquier ciudad.
    Perdona, es que me enerva sentir esa euforia que se ha desatado con quitar las tradiciones... los viejos también somos tradiciones, cualquier día nos queréis quitar del medio, jajaja.
    Gracias por tu visita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hay muchas fiestas tradicionales, en las que se tiene que recurrir al sacrificio de ningún animal, para pasárselo en grande.
    Es cierto que al hacernos mayores nos volvemos un poco más quisquillosos y nos molestan más las algarabías con borracheras incluidas, y alguna violación o comportamiento indeseable por otro lado.
    Tienes razón de que no hace falta acudir a estas fiestas para ver comportamientos desagradables, preferentemente protagonizados por gente joven, pero en nosotros los mayores está el dar ejemplo y fomentar actividades más adecuadas en el ámbito social.
    Agradezco tu visita y tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar