domingo, 5 de julio de 2015

EL PALO







EL PALO

El hombre, la mujer también, se supone, pero utilizaba la palabra para abarcar a toda la humanidad, sin distinción por sexo o razas, se ha ayudado de un palo para diversas funciones en su evolución.

Una forma de prolongar sus manos, para poder desarrollar mejor algunas actividades, como cazar al hacerle una punta afilada,  o simplemente apoyarse para poder desplazarse.

He leído en la prensa, que en el torneo de tenis sobre hierba, más prestigioso del mundo, requisan los palos que los espectadores llevan para auto fotografiarse.
Deben de considerar que el palo en cuestión, puede representar un arma peligrosa, en malas manos.

Ahora estamos en una época, en la que gracias a los artilugios tan completos, que usamos para comunicarnos, nos hacemos una foto con la que poder mostrar en todo momento, en que evento estamos, con quién y muy importante, hacerlo saber al instante.

No tenemos tiempo ni de pedir a alguna de las personas que nos rodean, que nos hagan la foto de marras, esa que antes pedías con rubor y agradecías con una sonrisa.

Podemos comunicarnos en la distancia, hacer llegar nuestra felicidad, por estar con alguien en concreto en un sitio determinado, pero somos incapaces de intercambiar unas palabras, ni siquiera protocolarias con el vecino.

Estés en un concierto, un acto deportivo, un local de moda, una playa salvaje, un mirador impresionante, sino lo haces saber enseguida, parece que sea como una flor mustia, no puedes esperar el regreso al hogar.

Lejos quedan los tiempos, en que se aprovechaba una reunión familiar o una cena de amigos, para encasquetarles las diapositivas del último viaje, el vídeo del último partido del hijo o peor aún, la película de la boda.

Te jugabas el quedarte hablando sólo, en la sala de tu casa, en la que ni siquiera tu fiel pareja, se quedaba  haciéndote compañía, con la excusa de que tenía que recoger.

Con el tiempo aprendías, que como mínimo, servía para deshacerte de invitados gorrones, que no respetaban ni una sola de las botellas, que con tantos cariños íbamos coleccionando en el mueble bar.

Pero ahora, todo se basa en poner un me gusta, en la cantidad ingente de auto fotos, de amigos, conocidos, parientes, saludados, seguidores y a todo aquel que se precie de tener contacto en la red social.

Cosas del avance de la civilización, se supone claro, no podemos dar la espalda a las nuevas costumbres… ¿Oh Sí?





12 comentarios:

  1. Me enternece confirmar que a muchos nos suena a moda banal eso de coleccionar autofotos, que demuestren¿? que estuvimos allí. Los palos son armas, como las escobas. Los primeros con mil usos posibles, las segundas para, entre miles de otras cosas que barrer, dejar limpia la mente de la certeza de haber estado. De haber vivido tal experiencia viajera.

    Ya puestos, yo compraré una escoba plegable,, no para autoimmortalizarme, sino para barrer tanta necedad ruidosa, molesta, absurda, vanidosa y estúpida que rodea esas visitas maratonianas a lugares de turismo invasivo e intrusivo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, son los tiempos que corren, hay que hacer saber al instante, donde estamos y con quién, para qué no lo sé.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Cuantas razón lleva, cuando dices "somos incapaces de intercambiar unas palabras, ni siquiera protocolarias con el vecino".pero... Gracias a las nuevas tecnologías también podemos contactar con personas de diferentes culturas, países y lenguas,en este mundo globalizado...Compartiendo vivencias, emociones y sentimientos a través de la palabra escrita. Mil gracias por tu visita y comentario!! Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón cuando das gracias a las nuevas tecnologías, pero eso no nos ha de hacer renunciar al trato con el vecino, por decir.
      Un saludo y felicidades por tu blog.

      Eliminar
  3. Bueno, todo son avances de la técnica i el comercio, pero siempre se puede formular una pregunta: Con tantos medios para comunicarnos, somos más felices?.

    Un abrazo:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si somos más felices, pero sí que llegamos más lejos y a más gente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. YO LO ENCUENTRO BASTANTE RIDÍCULO, TAL VEZ PORQUE SOY DE OTRA GENERACIÓN, PERO COMO BIEN DICES, SON LOS NUEVOS AVANCES Y LA COSA SIGUE Y SIGUE.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es cierto, somos de otra generación, pero es una actitud que no me convence, esa necesidad de hacerse ver tanto, estamos conectados a todo el mundo, pero desconectados de lo que nos rodea, es una sensación extraña.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Curiosa evolución del llamado género humano, subespecie sefie-virtualis: ya no importa fotografiar cuánto de belleza o recuerdo hay en el exterior, lo único que sirve para volcarlo en la red, es nuestro estúpido rostro ocultando el paisaje. Me alegra conocerte.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba el otro día por una parte turística de mi ciudad, en la que por todas partes, había personas ofreciendo los dichosos palos, para que la gente los usara y eso me hizo pensar en que dejaremos en las próximas excavaciones.
      Gracias por tu visita.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Curiosa evolución del llamado género humano, subespecie sefie-virtualis: ya no importa fotografiar cuánto de belleza o recuerdo hay en el exterior, lo único que sirve para volcarlo en la red, es nuestro estúpido rostro ocultando el paisaje. Me alegra conocerte.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu comentario, rezuma socarronería, que es lo que no consiguen fotografiar.
      Un abrazo.

      Eliminar