miércoles, 22 de abril de 2015

DESPAREJADOS








DESPAREJADOS

Nos conocimos un sábado, cómo no, de esos interminables en que toda la casa se pone patas arriba.

Solíamos ir cada cual con su pareja habitual, aunque fuera algo sosaina, pues  dentro del habitáculo festivalero, el desmadre era total y cada cual se juntaba con quien quería o podía.

Allí dentro pasaba de todo, los ritmos variaban, ora frenéticos y descabezados ora más lentos y anegados, solían remojarnos hasta la saciedad, con lo cual algo  cargaditos quedábamos, eso sí, perfumaditos también.

En el frenético baile sincopado, lo normal era perder la pareja de turno y no verla hasta el final de la sesión, lo cual no siempre se daba, pues algunas aprovechaban para ir a por tabaco, pues desaparecían sin más.

Ahora cuando conocías a alguien que le iba la marcha del mismo modo que a ti, la diversión estaba asegurada y no querías dejar de dar vueltas, cuanto más frenéticas mejor, hasta acabar metido dentro de sus pliegues más íntimos.

Salimos tan juntos, tan unidos, tan compenetrados, que estaba convencido que esta vez había encontrado la pareja de mi vida.

No nos parecíamos en nada, nuestros colores divergían totalmente, pero a la luz del sol se complementaban igual de bien.

Era cuestión clara, de que nuestras almas estaban hechas, una para complementar a la otra.

Una vez fuera, amontonados, mojados y retorcidos, nuestros compañeros festivaleros, nos miraban sonriendo por lo bajini, seguro que pensando, tenemos pareja nueva, veremos cuanto duran.

Normalmente una manos cariñosas, nos colocaban al borde del abismo, en una última pirueta festivalera, que no todos aceptábamos por igual, pues más de uno había caído al vacio y nunca más se supo de él.

Estábamos tan requeteunidos, que nos consideraron una unidad, y así fuimos expuestos al mundo de la luz, sol y aire.

A medida que mi color iba clareando y mis rombos luciendo seductores, también mi apego disminuía, quedando en una situación cada vez más precaria.

Tenía algo de miedo, hay que decirlo, la mano de nuestro destino, no siempre viene en el mejor momento, a veces este ya ha pasado.

Por si acaso le dije a mi compañía de jolgorio que lo mío sería eterno mientras durase.




8 comentarios:

  1. Me parece que los calcetines se han puesto de moda:-)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A qué sí! Tal parece, que uno ve los calcetines perdidos, mostrando una vida propia por otros lares.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Este jubilado me parece muy joven, pero me parece bien, la juventud es corta y tiene sus cosas, como las que explicas. Me ha gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un joven jubilado, tiene la suficiente perspicacia, para dado el caso observar el comportamiento de los bienes materiales que pululan por la casa, con (parece ser) algo de vida propia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. El desparejado siempre esta buscando el origen de su situación, pero seguro que al final encuentra su compañero aunque no sea el que piensa.
    Un abrazo Alfred.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro! la cuestión esestar en buena compañía.
      Un beso Puri.

      Eliminar
  4. Muy bueno, Alfred, me gustó. Se perciben, a través de la pantalla, las ganas de vivir del protagonista.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, es un canto a la vida, compartida.
      Un saludo!

      Eliminar