domingo, 5 de abril de 2015

BEGUR, COSTA BRAVA












Begur, Costa Brava , vista del Castell y Las Medas





Pasear por tan bello pueblo de la costa Brava, en Girona, Catalunya, es siempre una buena actividad para un día festivo.

Aunque eso lo piensen una multitud de gente y te encuentres pidiendo permiso para poder avanzar por una calle.

Es lo que tiene la globalización  galopante que nos invade, todos lo compartimos todo.

Es una villa, en la que los indianos, señores que emigraron a las Américas, hicieron fortuna allí y regresaron a su pueblo, manifestando tal hecho, construyendo mansiones de auténtico lujo.

La mayoría han están en buen estado, o bien han sido restauradas, o están en ello.

Son palacetes, se podría decir, que actualmente están dedicados a actividades lúdicas, hoteles y restaurantes, principalmente.

Todos ellos están documentados, con unas placas informativas, explicando sus características y las de sus propietarios originales.

Dado que son edificios caros de mantener, sus paredes están decoradas con bellos frescos, algunas galerías, abiertas al exterior en unas arcadas, permiten verlas desde las calles posteriores.

Pasear contemplando esas fachadas, puertas artesonadas, barandillas en los balcones con motivos forjados, es un deleite para la vista.

Si tienes la suerte, de ser acompañado por unos buenos amigos haciendo de cicerones, la visita es súper agradable.


Foto de C.H.

Lo cual no quita , que el hecho de hacerte subir hasta un torreón de vigilancia, que domina todo el pueblo y que ofrece unas vistas espectaculares, le pueda quitar tal trato por llegar desfondado, con un palmo de lengua fuera como un vulgar can.

Recuperado el aliento, agradeces la excursión y reconoces entre dientes que ha valido la pena, aunque las Islas Medas, las veas igual de lejos que cien metros más abajo.

El descenso, por calles escalonadas, hasta la plaza del ayuntamiento, por calles recovecas, con pequeños jardines, imposibles de imaginar sin haber sido vistos en estas casas digamos normales, en las que cada una tiene un encanto particular, fruto del deseo de sus dueños.

En la población existen cantidad de buenos establecimientos, dedicados a la gastronomía con buen hacer y distintos presupuestos.

Nos acogimos en uno, de reciente inauguración, en un caserón en vías de rehabilitación, en el que se conservaban, las diferentes estancias con sus pinturas originales, algunas protegidas con cristal del posible roce de los comensales.

Con una atención jovial, pero no carente de profesionalidad, fuimos atendidos a las mil maravillas, de lo cual dejo fe y constancia.

Convenientemente reconfortados en el aspecto de la ingesta alimentaria, acompañados por una luna en todo su esplendor, salimos de la localidad, sabiendo de nuestro regreso en futuras ocasiones.


                                 


                                                     Foto del autor

8 comentarios:

  1. Muy bonitas las fotos y el artículo sobre esta preciosa villa, gracias por compartirlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu grata visita, un placer.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Un pasea dominical de gloria, con sabor a sal y resol de luz.

    Gracias por dejarnos pasear por ese bello lugar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasear por nuestros pueblos costeros, reconvertidos en escenarios de la avidez del descubrir humano, en buena compañía, es un gran placer.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me has hecho volver a hace muchos años.
    A un tiempo que ya no existe más que en mi memoria.
    Begur....

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero te haya resultado un viaje en el tiempo, con un resultado agradable.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Es que estas en un lugar muy bonito. ¡Disfrútalo!

    Un saludo

    ResponderEliminar