sábado, 6 de diciembre de 2014

DESOLACION


Volví a contemplar aquella ausencia  de materia renovable, que nos permitía una digna subsistencia.

No podía ser que en tan breve espacio de tiempo, las fuentes de energía se hubieran agotado sin piedad.

Los estantes lucían empolvados con las marcas de los antiguos inquilinos, algunos círculos  marcados nos recordaban pasadas noches, alegradas con cerveza.

Recordaba vagamente una araña, refugiada en verano del calor ambiental, haciéndose fuerte, en un paquete de hierbas para el caldo, recuerdo del invierno anterior.

En una caja de plástico, unas migajas secas de jamón, nos retraen a esplendidas sesiones, de familiaridad compartida, con un pan con tomate.

Los cajones de las verduras, manifiestan una ausencia de materia, propia de un agujero negro, que se ha ido comiendo todo lo introducido, mano incluida.

Ni siquiera el consabido yogurt caducado, ha permanecido en su puesto para recordarnos, el vencimiento de nuestros días.

Una corteza de queso parmesano, reconvertida en cabrales, espera con parsimonia manifiesta, su pase a la reserva.

Un antaño espléndido limón recién cogido del árbol, nos contempla envejecido, seco y encogido con cara de ninguna gota poder soltar.

La botella de leche, manifiestamente engordada, nos indica que su silueta no es fruto de ningún esplendido embarazo y mejor no gozar de la alegría de su perfume.


 Unas botellas, a las que se les cayeron las etiquetas en algún otoño, son testigos presenciales de mi cara atónita ante tanta...
 ¡ Desolación !




                     foto obtenida de internet

10 comentarios:

  1. Bueno, la improvisación al poder!, pero arañas no se ven..que a la plancha o fritas...vaya a saber si están buenas. Pero hoy estaba abierto el Mercadona, me creo.

    Buen post, muy divertido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad del interior de una nevera, puede afectar hondamente la autoestima personal, por eso es mejor exteriorizar las sensaciones.
      Muchas gracias, un abrazo.

      Eliminar
  2. Por un momento me ha parecido que relatabas en una novela, una casa abandonada, desolada, pero llovía y el mal menor, era la desolación, porque llevabas un hambre de lobo y la comida la llevabas en la mochila y...

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es más sencillo que todo eso, lo del hambre si es real, le nevera desguarnecida también, encima en un día festivo...ni te cuento!
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  4. Estaba pensando en alguna excusa, para no aceptar tu invitación a comer, amigo me lo has puesto a huevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sufras, los grandes plato surgen de la superación, en la escasez de medios.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Alfred, reflejas muy bien esa sensación de haber perdido todo y esa desolación es un fiel reflejo de la situación en la que se encuentran algunos en estos tiempos de crisis donde ya nada queda. La escena está muy lograda . Enhorabuena, es muy bueno.
    Creo que hay un pequeño error donde pones " ni cara atónita " me imagino que querrás decir " mi cara atónita" . Te lo digo con cariño y respeto.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Puri, por tus amables palabras, corrijo el error de inmediato.
      Besos.

      Eliminar
  6. Es la primera vez que paso por aquí y me encantó la facilidad para relatar algo tan cotidiano y aparentemente simple, y por eso complicado, como una nevera vacía.
    Tienes un seguidor más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Bienvenido y gracias por tu grato comentario.
    Se aceptan sugerencias para llenarla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar