domingo, 16 de febrero de 2014

Carta de bienvenida

                      Acuarela de Mª José Gaya                     



Aleix
¡Hola! Tú aun no lo sabes, eres un recién llegado, somnoliento y con los ojos semi cerrados, pero está amaneciendo, la ciudad se llena de luz poco a poco, los colores afloran en toda su intensidad, el calor del sol también despierta los olores que las calles encierran.
El movimiento  empieza a notarse con la circulación de vehículos, las tiendas empiezan a subir persianas, por donde entran, de momento las mercancías, es pronto para los clientes.
Has llegado en momentos convulsos, pero en esta sociedad nuestra, casi siempre lo son. Al final te acostumbras y no pasa nada. Mejor no hacer caso de dioses y banderas, qué sólo sirven para dividir a la buena gente.
Quizás  a una de las ciudades más bonitas, escogiste bien el destino, pero con los padres que tienes, era lo normal. Hay quién dice, que no se escoge, que es cuestión de suerte, en cualquier caso seas bienvenido.
La cuestión es que estás aquí, en una antigua villa, absorbida por la gran ciudad, la del anillo olímpico, el barrio gótico, las ramblas, la Sagrada Familia, qué igual ves como se acaba, y un montón de cosas más, que con el tiempo iras descubriendo.
Aun estando en pleno invierno, el sol se hace notar, está avanzando el día, la gente empieza a moverse y todo coge vida.
Hasta las flores que esperan ser compradas nos sonríen, Incluso los titulares de la prensa expuesta en los kioscos parece menos insultante, hoy tendremos un buen día.
Pareces un tipo tranquilo, claro que son tus primeras horas y estas bajo el efecto del jet-lag de la llegada, que sin ánimo de ofender, duró lo suyo.
Nos tenías a todos en ascuas, sin atrevernos a decir nada, no fuera caso que despertáramos el nerviosismo general, como si no estuviese tu padre sin uñas ya.
Lo de tu madre no se comenta, simplemente ya se ha ganado el cielo.
En fin, a medida que te vayas afianzando y encontrando tu lugar aquí, te irás dando cuenta, superado el trauma del resto de familia que te ha tocado en suerte, que no es un mal sitio para instalarse.

 ¡Te gustará!

6 comentarios:

  1. Una bienvenida muy cálida y tierna, como las hospitalidad de tanta gente, que acoge a los recién llegados, con los brazos del alma abiertos.

    Un beso para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Cálida, sentida, y emocionante manera de dar la bienvenida a un nuevo miembro de la familia.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Alfredo, eres un poeta, tenemos que guardarlo para que Aleix lo lea cuando sea el momento adecuado y seguro que le gustará y notará todo el cariño que desprende y esperemos que piense que ha acertado CUANDO y sobre todo DONDE nacer.

    ResponderEliminar