domingo, 3 de noviembre de 2013

Zapatos de ante azul





A veces, a pesar de la precaria economía doméstica, y aprovechando las consabidas épocas de rebajas, que ventas obligan, hacen que sus campañas de una u otra forma, cada  vez duren más.
Aprovecho para entrar, en locales comerciales de esos que te ofrecen la posibilidad de mirar y remirar, sin que te salte nadie al cuello, para darte la paliza, con el ¿Le puedo ayudar en algo? Quedándose a tu lado, con lo qué dejas de interesarte por nada y te vas a otra parte.
Soy poco sociable, y no es cosa de la edad, es simplemente una característica de auto defensa, desarrollada desde pequeño, cuando vi qué en el gregarismo, suele destacar el más alto y fuerte, no el más válido.
En esto, estaba como digo en un local de una conocida firma, extendida en todo el territorio nacional actual y parte del extranjero, vaya uno de esos embajadores, qué si hacen destacar nuestro país y ponerlo por bandera en algo concreto y tangible.
Perdón por la supuesta discreción mía, digamos simplemente qué es una cadena con una implantación comercial importante y sus productos suelen atraer la atención de mucha gente, del mio a veces, los gustos mayoritarios no suelen ser preferencia de los individualistas.
Paseando ante sus expositores, mirando, tocando, oliendo, entre miles de prendas a cual más dificil de definir, supongo que de un exquisito diseño actual, los ví!
Eran unos zapatos, cosa rara dado que la firma en cuestión está centrada en el diseño, producción, logística y venta de ropa, con algo de complementos y poca cosa en zapatera.
Estaban ante mi, en unos bajos de un expositor, algo hizo que me fijase en ellos, supongo que me  silbaron,
de alguna forma, un poder atrayente me obligó a cogerlos, eran unos llamativos mocasines azules, dada mi edad y mi probada característica vestuaria, que no suele destacar por llamativa, sino mas bien por discreta,
era un acto de rebeldía institucional que tan siquiera me los mirase y perdiese el tiempo con ellos en mis manos.
Pero la vida tiene esos golpes de efecto, un día te ves mirando unos aparatosos zapatos de ante azul, qué encima están a un precio razonable, contemplando la posibilidad de probártelos y qué te lo están pidiendo a gritos.
Y uno se los prueba, admira lo bien que se siente con ellos puestos, contempla su bella estampa ante el espejo del probador, y sin ser ni moderno ni gay, dada las características generacionales, se va  a la fila de caja con los zapatos acomodados en el regazo, cual felino acomodándose en su  nuevo dueño
Ni que decir tiene, que busque la aprobación a mi compra, enseñándola a una amiga, cuya espera hizo que entrase a mirar la tienda, para obtener un aprobado, de esos que definen la relación calidad precio  es correcta, el gusto es cosa tuya, y a tu edad te puedes dar algún capricho.
Ahora, que nos hemos hecho amigos y me sacan a pasear por mi nuevo barrio, de una forma cómoda y ágil. sólo tengo el problemilla de qué me hace ir deprisa cuando pasamos por delante de una zapatería

6 comentarios:

  1. Esa nueva compañía está en mejor forma que tú.
    Las náuticas de ante son muy bonitas. Suerte que te animaran a comprarlas si te resultan cómodas.

    Va caminante, que no hay camino, se hace camino al andar., Machado

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no se en mejor forma, pero me prporcinan una buena comodidad al hacer camino.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los mocasines de ante azul son para personas muy especiales, con mucha personalidad...
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, me los pondré con mayor interés, gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Aunque no suelo fijarme mucho en unos zapatos, reconozco que están muy bien, pero lo más importante es que su propietario se encuentre feliz con ellos y ande, se inspire, y nos cuente más historias.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que sean cómodos y nos lleven por buen camino, aunque su compra se deba a un impulso irrefenable.
      Saludo cordial.

      Eliminar