sábado, 4 de mayo de 2013

Panetone

                                                         Foto tomada de gastronomía.com

El Panetone en un dulce tradicional navideño originario de Italia, que como es común en todos sus gustos culinarios, han sabido exportar a todo el mundo.

Los más optimistas de sus defensores, fechan su origen en la época de los romanos, cuando mezclaron el pan con miel y frutos.

En cualquier caso, es suave, agradable de comer, y ha sabido imponerse como complemento ha regalar, en las fiestas de navidad.

De todas formas, dado que ahora estamos en primavera, no vendría a cuento hablar sobre él, pero la vida siempre es más curiosa de lo que parece.

Pero resulta que estoy comiendo a estas alturas del calendario, de manera asidua y con fruición, por las mañanas, a la hora del café.

En la empresa, un proveedor quiso promocionar su producto, haciendo una campaña en la que se obsequiase con un panetone, al realizar una venta.

A nadie amarga un dulce, pero el disfrute rutinario, quita placer al acto espontaneo y muy centrado en unas fechas festivas.

Ni que decir tiene, que el obsequio no llego a salir de los almacenes en la cuantía, que los estudios previos habían considerado,

Todo ello dio pie a múltiples  bromas entre el personal, y la parte responsable del producto en cuestión,
que supo tomarlo con filosofía y buen humor.

Ahora, que se ha ido de la empresa, hacia un destino con mejores perspectivas de futuro, y con un trozo de panetone en la mano, recuerdo su risa cantarina, sus frases determinantes, su razonamiento contundente.

Y pienso que es una mujer de una pieza, que le ira muy bien, y que aún nos queda panetone para recordarla,
con un abrazo!





4 comentarios:

  1. Me gustó tu panetonne.
    Me guardas un poquito, para cuando el futuro nos traiga de vuelta las grandes mujeres que amasan los bellos ratos?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A mí también me gusta el Panetone. ¡Hasta de un dulce haces un buen escrito! Bien, prueba con más dulces.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! la próxima tendré que hablar del turrón.
      Un saludo cordial.

      Eliminar