martes, 1 de enero de 2013

Fotografía (I)

Era muy buena con la cámara, sus fotografías gozaban del reconocimiento público, con el tiempo y las exposiciones, sus retratos fueron haciéndose casi  más famosos que los modelos victimas de sus flash.
Hasta que un buen día, desapareció del mundo periodístico, del de la moda, y del circuito internacional de las galerías de arte moderno.
Al principio se hicieron mil conjeturas, un accidente, maternidad, agotamiento, pero el tiempo todo lo relativiza, y se produjo el olvido.
Revisando el archivo de la hemeroteca del periódico, encontré una serie de retratos hechos por ella, de una calidad extraordinaria, por las fechas tenían que ser de los últimos que realizó, para un trabajo que no llegó a publicarse, cosas de la corrección política.
Eran unas fotos en blanco y negro, retratos en la que los personajes parecían traspasar con su mirada, más allá de la cámara que la fijaba.
Quede tan impresionado, qué solicité permiso para poder dedicarme a su búsqueda y realizar un reportaje sobre la autora.
Cuando inicié las investigaciones, pude comprobar que su desaparición coincidía con el declive profesional de la mayoría, por no decir todos, sus clientes.
Actrices, pintores, literatos, gente de la cultura y la ciencia, se suponía que por edad o falta de aportaciones nuevas, ya no estaban en el candelero informativo, ni en ninguna otra parte.
Me intrigó relativamente, una generación desaparecía y se imponía otra, pero tan de golpe y todos, era un tanto extraño.
Aprovechando unos días de vacaciones, con mi desvencijado coche, me traslade hacia el norte, donde los pasos de mi heroína desaparecían entre la niebla.
Era una zona de volcanes, con valles mágicos y lagos que desaparecían, en el tiempo de hacerles una foto, una zona donde aún se creía en hadas y brujas.
Me instalé en un vecindario relativamente cercano a la capital de la comarca, por tranquilidad y precio, me resultaba más gratificante.
Podía acudir a los museos, registros y centros administrativos en busca de información, con relativa facilidad, pues a pesar de la red, hay cosas que exigen la visita personal, los matices de una respuesta vis a vis, internet aún no los capta.
Pero nunca pensé, ni por el más mínimo asomo, lo que al poco tiempo me encontraría, haciendo buena la frase, que la realidad supera la ficción. O era que la realidad no te estropee un buen articulo?


2 comentarios:

  1. Me aficioné a la fotografía por amor a la colección de instantes que atesorar.
    Comencé haciendo retratos de personalidades, en sesiones de unos veinte minutos como mínimo. No me interesaban sus facciones, ni sus siluetas. Me interesaba únicamente su alma. Que acababa por captar a través de mi objetivo.

    A raíz de ser fotografiados por mí, esas personas eran puras sombras de lo que habían llegado a ser, pasando su energía a mi propia personalidad, que iba ganando en conocimientos en diversas materias. Cuando me cansé de ser una acumuladora de almas, armada con mi nikon, me dejé resbalar al precipicio de mi derrota final.

    Mi cadáver despeñado está en unas rocas de A Coruña.

    Si me permites. Me gustó. Un abrazo y feliz año!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una muy sugerente puesta en escena, gracias!
      Un abrazo y muy feliz año nuevo!

      Eliminar