martes, 20 de noviembre de 2012

Camino

                                          Camino en Lluçanes ( Catalunya)

Con el transitar de los pasos de nuestros antepasados, hollando la tierra, hasta hacerla agradable a nuestros andares, se han formado las sendas por donde nos desplazamos en el transcurso de nuestra existencia.
Flanqueado por los arboles como guardianes protectores, brindándonos con su sombra el frescor necesario, para que nuestros desplazamientos se produzcan de una forma agradable.
Dejandonos llevar por la beatitud del paisaje, contemplamos con ánimo, el transitar por él, en busca de nuestro destino desconocido.
Imperturbables ante la meta, la satisfacción producida por el aprendizaje en el transcurso del recorrido, nos llena de sabiduría compartida con los viandantes.
Ilusionados por el desplazamiento, no nos paramos a pensar en el retorno del viaje, ni si se producirá por este camino, por otro, o por ninguno.
El camino nos invita al viaje, ese ir a lo desconocido que nos atrae, nos subyuga por lo que tiene de novedoso, de saber que podemos dejar atrás lo malo conocido y olvidarnos del refrán.