lunes, 23 de enero de 2012

Bolas

                                                  Imagen de internet




Como cada año, al llegar la Navidad, se ponían a engalanar la casa, para  recibir a la familia en la comida anual y celebrarlo con la casa alegre.

Subieron al altillo donde se guardaban cajas conteniendo bolas, cintas, figuras y abalorios varios. Una vez con ellas en la sala, se dispusieron a preparar la decoración navideña.

Mientras contemplaban las bolas, recordaron como reñían a los niños, cuando les ayudaban, por romper alguna jugando.

Ahora se quedaban con la mirada perdida, sin tener a quién alertar, salvo a sí mismos, temerosos ante sus temblorosas manos, sin hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario